Sofía Chinchilla Cerdas. Hace 6 días
A inicios de setiembre, el ministro Rodolfo Méndez Mata inauguró el nuevo puente del Saprissa, entre Tibás y Santo Domingo. Foto: José Cordero.
A inicios de setiembre, el ministro Rodolfo Méndez Mata inauguró el nuevo puente del Saprissa, entre Tibás y Santo Domingo. Foto: José Cordero.

Rodolfo Méndez Mata utiliza el término “devastador” para describir el impacto de la crisis económica causada por el coronavirus en el presupuesto del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

El jerarca relató este martes, a los diputados que analizan el Presupuesto Nacional del 2021, que las penurias afectarán las tareas de supervisión del transporte público por tierra y aire, así como la construcción y mantenimiento de infraestructura pública.

Méndez Mata les dijo a los legisladores que, para el próximo año, el MOPT prevé contar con ¢52.000 menos que en el 2020.

Según el jerarca, las dificultades de momento se deben, por ejemplo, a que la suspensión de los vuelos desde el extranjero dejó sin ingresos al Consejo Técnico de Aviación Civil.

El Consejo de Transporte Público (CTP) tuvo que hacer arreglos de pago con los operadores de los servicios de movilidad, los cuales tienen menos usuarios, y el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) se vio obligado a recortar su plan de gastos a causa de la caída de la recaudación del impuesto sobre los combustibles.

“Hemos tenido efectos realmente devastadores en el presupuesto y la situación de los distintos órganos que componen el MOPT”, dijo Méndez Mata, durante la audiencia en la comisión de Asuntos Hacendarios.

De acuerdo con el jerarca, la “fuerte afectación de disponibilidad de recursos” no pasará en el corto plazo, sino que afectará las posibilidades de inversión en obras públicas durante los próximos seis o siete años.

“Me refiero a que, por ejemplo, para la construcción de obras viales hemos venido contando con recursos externos, con presupuestos extraordinarios provenientes del BID y el BCIE, y los niveles de deuda del Gobierno apuntan a que será sumamente difícil pensar en poder contraer nuevos créditos hacia un futuro”.

“De manera que el panorama de la posibilidad que tiene el Gobierno a futuro, el próximo año más los que vienen, va a ser un panorama sombrío”, declaró Méndez Mata.

Para el próximo año, los recursos para inversión en obras públicas como construcción de vías, escuelas, colegios, acueductos y áreas recreativas disminuirán en casi ¢240.000 millones, con respecto a la asignación que se hizo originalmente para el 2020.

El decrecimiento es cercano al cuarto de billón de colones.

El ministro de Transportes les expuso a los diputados que las carencias obligarán a realizar transformaciones institucionales y a buscar otras formas de brindar servicios a la población.

“Tenemos que pensar en utilizar de una manera mucho más intensa y eficiente las posibilidades que nos brindan las leyes que regulan las asociaciones público privadas, llámese concesiones o cualquier tipo de asociación, porque las instituciones del Estado van a ser negadas de recursos para mejorar la eficiencia con la que brindan hoy en día los servicios a los cuales están obligadas”, dijo el jerarca del MOPT.

La historia se repite

El ministro de Obras Públicas recordó que una situación similar se vivió en los 80, con la crisis económica que estalló en el gobierno de Rodrigo Carazo, cuando él también fue el jerarca del MOPT.

“Hace 40 años nos tocó, a quienes tenemos edad suficiente para poder recordar, nos tocó vivir una situación muy difícil de carencia económica, una crisis y creo que en aquel entonces no se resolvió oportunamente la necesidad de privilegiar el desarrollo de las obras de infraestructura y mejorar la calidad de servicios a través de mecanismos que no fueran los recursos públicos y de crédito externo; más bien, los recursos al sector se le negaron”.

"Pasamos de tener un presupuesto que tuve en el año 80, de un 13% del presupuesto, a un 3,5%, que fue lo que encontré cuando volví al Ministerio en el año 98 y es el que tenemos hoy en día. Y tenemos que entenderlo por la situación gravísima que vive nuestra sociedad hoy en día, pero a la par de eso tenemos que pensar en el desarrollo de nuevas prácticas.

“Hemos acumulado desde los 80 a la fecha un enorme déficit en la calidad de los servicios públicos y en obras de infraestructura. Este sector no se ha logrado recuperar de los efectos de la crisis de los años 80 y me parece que este nuevo golpe relevantemente nos está llamando la atención de que, en los próximos años, vamos a tener un efecto pernicioso reiterativo de una situación fiscal que niega recurso al gasto público y, por ello, es el llamado que quisiera formular de la necesidad de que se haga el máximo esfuerzo, a la hora de valorar este presupuesto, que ojalá no tenga recortes”, agregó.

¢52.000 millones menos

Méndez Mata defendió ante los diputados un plan de presupuesto por ¢442.148 millones, de los cuales ¢106.000 millones se transferirán al Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), las municipalidades y el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), de la Universidad de Costa Rica.

La novedad en el 2021 será que el plan de gastos del MOPT incluirá, por primera vez, la previsión presupuestaria de siete órganos desconcentrados, como el Conavi.

Aun así, según Méndez Mata, el presupuesto del Ministerio caerá en ¢52.443 millones con respecto al 2020.

El decrecimiento contempla la eliminación de 625 plazas vacantes, que el MOPT cedió para evitar incurrir en gastos adicionales.

“Ha sido indispensable para ajustar las cuentas fiscales del país una enorme austeridad del gasto en general”, dijo Méndez Mata.