Rebeca Madrigal Q.. 14 abril
La expresidenta de la República, Laura Chinchilla, junto al hoy precandidato José María Figueres en una asamblea del PLN. Foto: Mario Rojas/La Nacion
La expresidenta de la República, Laura Chinchilla, junto al hoy precandidato José María Figueres en una asamblea del PLN. Foto: Mario Rojas/La Nacion

La expresidenta de la República, Laura Chinchilla (2010-2014), expresó preocupación por las opiniones negativas de la ciudadanía sobre el exmandatario José María Figueres, quien es uno de los aspirantes a la candidatura presidencial del PLN para los comicios del 2022.

Chinchilla, quien este martes apoyó públicamente la precandidatura del diputado Carlos Ricardo Benavides, dijo que incluso ha hablado con Figueres sobre las opiniones negativas en su contra.

“Tuve conversaciones con el expresidente Figueres, lo aprecio y me une un cariño y afecto importante, y fue parte de nuestras conversaciones para que José María pueda revertir algunas de las opiniones negativas”, dijo la exgobernante a La Nación.

“No importa tanto el reconocimiento como la posibilidad que tienen de crecer. Carlos Ricardo (Benavides) es el que más posibilidades tiene de crecer. Hay otros candidatos que tienen mucho nivel de conocimiento en la gente, pero tienen muchas opiniones negativas y es algo que me preocupa”, continuó.

Consultada puntualmente si, en su criterio, la inscripción de José María Figueres podría afectar a Liberación en las elecciones nacionales, la exmandataria indicó: “Creo que sus posibilidades, a partir de la evidencia que tenemos hoy, sus posibilidades de crecer más allá de la familia liberacionista y de convocar a los costarricenses, insisto a partir de la evidencia que hoy tenemos, son más limitadas”.

Chinchilla reconoció que la insistencia de Figueres en su precandidatura frenó la posibilidad de que los expresidentes promovieran un candidato de consenso para el PLN, tal como lo intentó el exmandatario Óscar Arias.

“No íbamos a poder los expresidentes poner un candidato sobre la mesa cuando teníamos un candidato entre nosotros”, indicó.

Sin embargo, aseguró que, en su opinión, prevalecía la oportunidad de elegir un candidato por la vía democrática en la convención interna del próximo 6 de junio.

“Defendí la posibilidad de que Liberación pudiera escoger democráticamente, no cerraba la posibilidad de un candidato de consenso, pero no podía ser el simple resultado de una cúpula”, externó Chinchilla.

No quiere ‘golpes bajos’

Si bien decidió apoyar a Carlos Ricardo Benavides en la elección interna, la expresidenta adelantó que dará su apoyo, en las elecciones nacionales, a quien gane la convención.

“Sí quiero decir que, independientemente del resultado, mi actitud será la que siempre he tenido en este tipo de contiendas y es cerrar filas alrededor de quien gane”, enfatizó.

Sobre la campaña interna, la exmandataria dijo esperar que no haya “golpes bajos” entre los precandidatos.

Hace cuatro años y en otras campañas ha sido una vergüenza (lo ocurrido) no solamente para Liberación, sino para la cultura cívica de los costarricenses, no quiero ver los golpes bajos que se dieron en la campaña anterior”, manifestó.

En esa ocasión, hubo fuertes reproches entre José María Figueres y Antonio Álvarez.

Álvarez, por ejemplo, criticó a Figueres por haberse ido del país y sacó a relucir el caso Alcatel. El expresidente, por su parte, calificó a Álvarez Desanti de “oportunista” por haber abandonado al PLN en los comicios del 2006 para formar un nuevo partido y por haber acusado a sus líderes de corrupción.

Para esta nueva contienda, Antonio Álvarez desistió de su precandidatura y le dio su apoyo a Figueres.

Benavides y decisiones difíciles

De Benavides, Laura Chinchilla argumentó que tiene valentía, prudencia y conocimiento del manejo político, por lo que considera que es el candidato que podría representar mejor a Liberación en las próximas elecciones nacionales.

Le atribuyó al diputado cualidades como destrezas para negociar, así como el manejo de la cosa pública.

“En algunos momentos, se ha improvisado por no conocer normas básicas constitucionales y eso es fundamental”, destacó Chinchilla.

La expresidente expuso que Benavides ha protagonizado momentos no tan populares en la política, pero por esa razón ha demostrado ser valiente.

Mencionó, por ejemplo, cuando siendo ministro de la Presidencia, le advirtió sobre los problemas de la Reforma Procesal Laboral que fue vetada por Chinchilla en su administración. Además, citó el apoyo a la reforma fiscal en el actual periodo constitucional.

“Hay sectores (de Liberación) que no han logrado comprender la magnitud de las decisiones que Carlos Ricardo (Benavides) ayudó a impulsar durante este periodo constitucional... Es curioso porque muchos de esos sectores fueron críticos con la actitud del PAC en mi gobierno”, dijo.

Antes de Laura Chinchilla, también había manifestado su respaldo a Benavides el exministro de la Presidencia, Rodrigo Arias.