Política

Lanamme asegura que Conavi no corrigió defectos detectados en Garantías Sociales

Informe elaborado en 2020 señaló defectos en el pavimento que podrían generar agrietamiento prematuro e incomodidad para los usuarios del viaducto

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) no corrigió los defectos detectados en la construcción del nuevo paso a desnivel en Garantías Sociales, en Zapote.

Así lo aseguró este jueves el director del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), Alejandro Navas Carro, durante su comparecencia en la comisión legislativa que investiga supuestos actos de corrupción en contratos de obras viales.

Navas indicó que un informe de fiscalización elaborado por Lanamme en julio del 2020, advirtió de serios defectos en el pavimento colocado por la empresa MECO en dicha intersección y que las consecuencias se verían en cinco o seis años.

El funcionario precisó que el estudio fue remitido en ese mismo mes tanto al Conavi como al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT). No obstante, aseguró ante los diputados que el Consejo no corrigió los problemas señalados.

“Se entregó (el informe) y tampoco se implementó ninguna de las” recomendaciones, respondió Navas ante consultas del diputado José María Villalta, del Frente Amplio.

Ante los defectos detectados, Navas sostuvo que lo que debió hacer la administración era no pagar el material colocado.

Consideró que también se pudo exigir una reparación de los defectos o demoler las zonas afectadas. “O que se entregue un producto como lo pide el cartel y la especificación. No se hizo y sí se pagó”, señaló.

El expediente judicial del Caso Cochinilla expone cómo tres empresas habrían encubierto la colocación de una mezcla asfáltica defectuosa en el nuevo paso a desnivel de Garantías Sociales.

Dicho material, de acuerdo con una revisión hecha por Lanamme, no cumplía con los requerimientos de calidad y confortabilidad exigidos. La obra se la adjudicó el Conavi a la empresa constructora MECO.

La verificación de la calidad estuvo a cargo de la empresa Ingeniería Técnica de Proyectos (ITP) y la supervisión vial fue realizada por la Compañía Asesora en Construcción e Ingeniería (Cacisa).

Por su parte, el Conavi administró este proyecto en conjunto con la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

Defectos en pavimento

El nuevo viaducto de Garantías Sociales fue puesto en servicio el 30 de marzo del 2020 y tuvo un costo de $17 millones.

Según explicó Navas, un informe de fiscalización del laboratorio señaló serios defectos en la construcción de la obra que acortarían la vida útil del pavimento.

“Económicamente no lo hemos cuantificado, pero sí es una disminución de la calidad que va afectar a media vida de los pavimentos”, machacó el director.

Dentro los defectos hallados, según detalló, figura un exceso de cemento sobre la base estabilizadora, “con resistencias muy altas, lo cual genera agrietamientos prematuros, un agrietamiento de la base”.

“Luego se refleja en la estructura del pavimento. Y con solo que se le hagan grietas en el pavimento, pues, se le comienza a penetrar el agua y se acelera exponencialmente el deterioro”, explicó.

Además, se encontraron problemas en el acabado de los pavimentos.

“No quedó como lo pide la normativa o el cartel lo pedía. Eso también genera daños en los vehículos que circulan.

“Una vibración, incomodidad para los usuarios y también ese golpeteo va dañando el pavimento y tiende a generar daños a futuros”, argumentó.

En cuanto al tipo de asfalto utilizado en la obra, señaló que se presentó un incumplimiento contractual al colocarse uno de menor calidad.

“Es decir, se había pedido un PG 76 (de mayor calidad) y ellos entregaron un PG 70 (de menor calidad). Entonces, se les pagó por un producto más caro que el que colocaron. Eso lo especificaba de esa forma un cartel”, indicó.

Respuesta a informe

Al inicio de su comparecencia ante la comisión investigadora, el director de Lanamme aseguró que ni el Conavi ni el MOPT respondieron al informe enviado en el 2020 sobre el paso a desnivel en Garantías Sociales.

“No se recibió”, le respondió Navas al congresista José María Villalta.

No obstante, minutos después, Navas reconoció que Lanamme recibió un descargo, pero dijo desconocer quién realmente lo elaboró.

En conversación con La Nación, posteriormente, el director aseguró que el descargo lo envió Unops, cuando le correspondía hacerlo a la administración.

“Sí llegó un descargo con el tema de los materiales, pero se analizó por los expertos técnicos de la auditoría y no se comparte el descargo y se mantienen los mismos errores”, respondió.

El expediente judicial del Caso Cochinilla señala que MECO contrató a Luis Guillermo Loría, excoordinador de Lanamme, para que elaborara una respuesta al informe de fiscalización.

Villalta le consultó a Navas sobre unas declaraciones públicas dadas por Loría en el sentido de que Lanamme no habría hecho muestras suficientes para emitir conclusiones sobre las deficiencias en el cruce.

“Lanamme sí hizo una cantidad de ensayos suficientes. A cada muestra que se tomó le hizo más ensayos de la cuenta, incluso, para tener más repeticiones.

“Sí estamos muy seguros con los resultados nuestros. Son suficientes para poder calificar la calidad”, aseveró el director del laboratorio.

Esas pruebas de muestreo, aseveró Navas, se realizan conforme a criterios técnicos en sitios de la obra definidos en forma aleatoria y sin la intervención del desarrollador.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.