Rebeca Madrigal Q.. 27 agosto
Marta Cubillo, tesorera nacional, compareció bajo juramento ante la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público. Foto: Graciela Solís
Marta Cubillo, tesorera nacional, compareció bajo juramento ante la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público. Foto: Graciela Solís

Desde los últimos días de febrero de este año, el exministro de Hacienda, Helio Fallas, sabía que debía presentar un presupuesto extraordinario a la Asamblea Legislativa para tapar un multimillonario hueco que el Gobierno tenía en la partida para pagar la deuda pública durante el 2018.

Marta Cubillo, actual tesorera nacional y viceministra de Egresos de la pasada administración, confirmó que Fallas fue advertido de un ‘posible’ faltante por ¢850.000 millones en una reunión en la que participó también el entonces director de Crédito Público, Julio Espinoza.

Cubillo es la tercera funcionaria que desmiente a Fallas, quien negó ante el Congreso conocer la cifra que debía presupuestar en un nuevo aval legislativo.

La semana pasada, el actual director de Crédito Público, Melvin Quirós, y su antecesor, Julio Espinoza, también declararon que Fallas conoció de este hueco desde febrero y que se le recomendó elaborar un presupuesto extraordinario.

La decisión de no solicitar el presupuesto extra dejó al Ministerio de Hacienda sin contenido presupuestario para devolver a los acreedores dinero de bonos de deuda soberana este año.

La situación obligó a las nuevas autoridades a amortizar ¢182.000 millones en bonos de corto y largo plazo sin autorización por el Congreso, entre junio y julio pasados, porque no había tiempo para presentar ese presupuesto.

Pese a todo, Helio Fallas ni siquiera le advirtió del faltante a la actual ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, cuando se reunieron antes de que él dejara el cargo. El exministro dijo a los diputados que se enteró del hueco al mismo tiempo que se enteró la ministra, en julio de este año.

Cubillo compareció este lunes en la Comisión de Ingreso y Gasto por una investigación legislativa en torno al asunto, bajo el expediente 20.949.

Por estas contradicciones, los diputados de la Comisión acordaron, este lunes, hacer una nueva audiencia con los cuatro funcionarios de Hacienda: Cubillo, Quirós, Espinoza y Fallas, posterior a la comparecencia del expresidente de la República, Luis Guillermo Solís, del próximo 10 de setiembre.

Aunque la tesorera confirmó tener conocimiento sobre la necesidad de un presupuesto extraordinario, afirmó que el dato requería de una cifra más 'ajustada y limpia’ para enviar la solicitud al Congreso.

Negó haber advertido directamente a Solís sobre este faltante. Sin embargo, reconoció que el expresidente conocía desde agosto los problemas de liquidez que afrontaba Hacienda para hacer frente a los gastos operativos del gobierno central.

Esa cifra fue estimada el 10 de julio de este año, ya vencida una parte de la deuda, pero Cubillo insistió que no era posible calcularla antes.

Hacienda solicitó un primer plan extra de ¢600.000 millones y estima que presentará otro pronto por unos ¢300.000 millones.