Política

Gobierno urge a diputados condonar deudas de trabajadores independientes con CCSS

Presidencia pide cuidar el espíritu del proyecto, luego de que los legisladores de la Comisión de Asuntos Económicos decidieron pausar el plan

La viceministra de la Presidencia, María Devandas, les recomendó a los diputados cuidar el “sentido urgencia” del proyecto de ley que autorizaría a la CCSS a condonar las deudas de 117.000 trabajadores independientes con la seguridad social.

Devandas hizo énfasis en que el plan es una forma de reactivar economía.

Así se pronunció la viceministra después de que los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos decidieron pausar el proyecto de ley para abrir una negociación, a instancia del legislador del Frente Amplio, José María Villalta, quien le presentó más de 40 mociones de fondo al proyecto.

La discusión de estas propuestas podría demandar 11 sesiones de una hora o siete de hora y media, dado que el proponente puede hacer uso de la palabra hasta por 15 minutos para defender cada una de ellas.

Ese cálculo de tiempo no toma en cuenta si otros legisladores toman la palabra.

La propuesta de ley autorizaría a la CCSS a condonarles a los trabajadores independientes el principal de las deudas, así como multas, recargos e intereses por cuotas de aseguramiento no pagadas.

A los patronos se les condonaría solo el principal, multas, recargos e intereses correspondientes a los aportes patronales para el Fondo de Desarrollo y Asignaciones Familiares (Fodesaf), el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y el Banco Popular.

En ambos casos, si se encuentran en la informalidad, deberán regularizarse en un plazo de un año para aplicar al beneficio.

La viceministra de la Presidencia ve bien que los diputados abran un espacio de diálogo para evaluar cambios, pero pide cuidar los objetivos principales.

Devandas lideró meses atrás una mesa multisectorial que consensuó el texto en discusión con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

En opinión de la viceministra, todo esfuerzo que sirva para fortalecer la iniciativa es de recibo para el Poder Ejecutivo, por lo que mostró anuencia en volver a colaborar.

“La intención, justamente, es poder ayudar a las empresas, a los trabajadores independientes y procurar la formalización de las personas con la seguridad social. Son de los objetivos principales, así como mejorar la recaudación de la Caja”, recordó Devandas.

En la sesión de este martes 13 de julio, ocho legisladores de la Comisión de Económicos acordaron pausar la discusión de mociones de fondo.

La negociación la empujó el frenteamplista José María Villalta y la acogieron congresistas de los partidos Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Acción Ciudadana (PAC) y Restauración Nacional (PRN).

Por su parte, el proponerte de la iniciativa, el socialcristiano Pedro Muñoz, tuvo una reacción adversa.

“Villalta, por razones ideológicas, quiere que la gente siga viviendo en pobreza y sin acceso a la salud”, arguyó Muñoz.

Por el fondo, Villalta pide ligar la condonación de deudas a estudios técnicos que demuestren no haya impacto negativo a las finanzas de la Caja y los servicios, además de hacer diferencias entre los beneficiarios.

Para el frenteamplista, los principales beneficiados deberían ser los trabajadores independientes y pequeñas empresas con dificultades económicas, y hacer diferencias graduales con las compañías grandes o profesionales liberales.

“Pueda que en algunas categorías requieran de un tratamiento distinto y en algunas pueda que al condonación sea parcialmente”, adujo.

Del mismo modo Villalta recomienda establecer limitaciones en cuanto a la condonación a empresas que hayan sido sancionadas por retención indebida de cuotas, condenadas o sospechosas por corrupción.

Sobre excluir a las empresas sospechosas, Muñoz aseguró que “viola el principio de inocencia. No existe una definición en el Estado de Derecho para tal cosa”.

En cuanto a las empresas condenadas, considera que “no se puede sancionar más allá de lo que la propia condena estableció”.

El socialcristiano descartó este miércoles formar parte de las discusiones. “No. Este asunto es político, no técnico”, aseguró.

La viceministra Devandas explicó que la iniciativa de ley busca dar una autorización a la CCSS para que esta proceda con la condonación.

“No es una obligación y esto ha sido atendido a solicitud de la Caja en respeto a su autonomía. Por ende, un transitorio de ley dice que la Caja tiene que reglamentar con las reglas del juego que están establecidas en el proyecto”, aclaró.

En esa línea, continuó la viceministra, los diputados deberán evaluar, dentro del derecho de enmienda que tienen, si introducen algunos de esos ajustes en el proyecto de ley o lo dejan en la parte del reglamento.

“Yo quisiera que sean elementos técnicos (los) que se analicen en la comisión con los asesores”, finalizó.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.