Silvia Artavia, Óscar Rodríguez. 10 febrero
Bicsa es una subsidiaria del Banco de Costa Rica (BCR), dueño del 51% de esa entidad. El Banco Nacional (BN) tiene el restante 49%. La entidad internacional tiene su sede en Panamá.
Bicsa es una subsidiaria del Banco de Costa Rica (BCR), dueño del 51% de esa entidad. El Banco Nacional (BN) tiene el restante 49%. La entidad internacional tiene su sede en Panamá.

El Gobierno propone vender el Banco Internacional de Costa Rica (Bicsa) para bajar la deuda pública del país, que hoy es de $36.500 millones.

“Consideramos que esa entidad bancaria, que no funciona en Costa Rica, es valor del Estado y el uso más adecuado es bajar la deuda”, aseguró Chaves a los legisladores.

El Banco de Costa Rica (BCR), dueño del 51% de las acciones de Bicsa, brindó su respaldo a la propuesta del Gobierno como una manera de combatir el déficit fiscal.

“El BCR reafirma su anuencia y total disposición a colaborar con las solicitudes, acciones o información que requiera el Gobierno en relación con esta y otras iniciativas puntuales orientadas a mejorar las finanzas públicas”, destacó la entidad en una respuesta brindada a La Nación.

El Banco de Costa Rica confirmó que procederá a realizar los análisis de la iniciativa presentada ante el plenario Legislativo por Chaves.

“Nos comprometemos a realizar y presentar los estudios, cálculos e informes que el Gobierno requiera”, destacó la entidad.

El Ministro de Hacienda explicó, ante los legisladores, que el objetivo del Gobierno es bajar el déficit fiscal que cerró, en el 2019, en 6,96% de la producción (unos ¢2,5 billones).

Para ello, propone una serie de medidas de ahorro, entre las que se encuentran reducir la evasión a la mitad, disminuir el gasto público, reemplazar la deuda cara y hacer pagos extraordinarios a la deuda en los años 2020 y 2021.

Los recursos por la venta de Bicsa entran entre los objetivos de realizar amortizaciones extraordinarias a la deuda pública. Además del uso de los superávits de instituciones autónomas y la concesión de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal), que ahorrarían 2,35% del producto interno bruto (PIB).

El monto estimado por Hacienda, con el conjunto de estas medidas, es de $1.500 millones (alrededor de ¢867.000 millones), con lo cual se pretende bajar la deuda pública costarricense.

Bicsa en números

El BCR es el propietario mayoritario de Bicsa, en tanto, el Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) posee el restante 49% de las acciones. Esta institución financiera se creó en 1976.

La entidad tiene su sede en Panamá y cuenta con oficinas para negocios en Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Miami (Estados Unidos).

Hasta noviembre anterior, la entidad reportó una utilidad neta de $6 millones, lo cual significa una reducción del 35% respecto a los $9,2 millones al mismo periodo del 2018, según datos de la Superintendencia de Bancos de Panamá.

La baja en las utilidades de Bicsa se fundamenta, principalmente, en un menor incremento de los ingresos de la entidad, principalmente por el segmento de la cartera de crédito.

Hasta noviembre pasado, el pago de los préstamo le generaron ingresos por $89 millones, lo cual equivale a un crecimiento del 2%, respecto a los $87,2 millones al mismo periodo del 2018.

El cumplimiento de sus clientes con sus obligaciones crediticias es realmente importante, pues representan el 93% de los ingresos financieros de la institución bancaria.

Durante el año pasado, la cartera de crédito de Bicsa sufrió una reducción del saldo. Hasta noviembre, el monto ascendió a $1.483 millones, lo que equivale a una baja del 3,5%, en comparación con el mismo periodo del 2018, cuando fue de $1.538 millones, según la Superintendencia panameña.

La reducción se explica por el saldo de los préstamos otorgados en Panamá hasta noviembre, el cual ascendió $322 millones, lo cual significó una caída del 14%, frente a noviembre del 2018.

Del lado de los gastos financieros, el año pasado tuvo un incremento relevante correspondiente al pago por depósitos en cuenta corriente y al plazo. Hasta noviembre, dicho egreso fue de $68,5 millones, frente a los $58,5 millones al mismo periodo del 2018, lo cual fue un crecimiento del 17%.

Desde el 2016, BICSA enfrentó una baja en sus ganancias, debido a los efectos negativos generados por préstamos que entraron en morosidad.

Los créditos calificados como irrecuperables en la normativa panameña son aquellos que reportan seis meses o más de atraso en el pago de las cuotas.

El Banco enfrentó, en los últimos años, dificultades con créditos que ingresaron en impago en Costa Rica. A la Corporación Yanber, por ejemplo, le prestaron $2,7 millones y a Casa Blanca, $5 millones.

El efecto negativo de estos préstamos junto a unos requerimientos hechos por la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) generaron que el BCR y el Nacional inyectaran $112 millones a Bicsa, en el 2016.

Nota del editor: Esta información se actualizó a las 5:30 p. m. con la posición del BCR y datos sobre la situación financiera de Bicsa.