Rebeca Madrigal Q.. Hace 6 días
Archivo. La embajadora de Costa Rica ante la OEA, Montserrat Solano Carboni, en la sesión extraordinaria de la OEA del pasado 28 de diciembre. Foto: Cancillería.
Archivo. La embajadora de Costa Rica ante la OEA, Montserrat Solano Carboni, en la sesión extraordinaria de la OEA del pasado 28 de diciembre. Foto: Cancillería.

La embajadora de Costa Rica ante la OEA, Montserrat Solano, llamó a la celebración de nuevas elecciones en Venezuela al tiempo que desconoció la legitimidad del nuevo mandato de cinco años, que inicia este 10 de enero Nicolás Maduro.

Así lo expuso durante la sesión especial de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington, en la que este jueves se aprobó una resolución, con 19 votos a favor, que declara ilegítimo el segundo periodo de Maduro.

“Costa Rica, como país de paz, y en un franco apoyo al multilateralismo, ha apoyado la resolución aprobada esta mañana que hace un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias de un proceso libre, justo, transparente, democrático y legítimo, como merece el pueblo venezolano”, dijo la embajadora en su intervención.

Solano aseguró que Costa Rica ha constado el deterioro “acelerado” a la institucionalidad y el Estado de Derecho en Venezuela, por lo que votó a favor de la resolución.

Países como El Salvador y México se abstuvieron de votar sobre esta resolución.

“Costa Rica, consecuente con su compromiso con la promoción de la democracia, el Estado de Derecho y consciente de la necesidad de que el régimen cumpla todas sus obligaciones en materia de derechos humanos, conforme al derecho internacional de los derechos humanos, se une al llamado para que el orden constitucional sea restablecido en Venezuela cuanto antes”, dijo la embajadora Solano.

Agregó: “Hoy, una vez más, reiteramos esta posición. Para Costa Rica, el proceso electoral del 20 de mayo careció de legitimidad por no haber contado con todos los actores políticos venezolanos, ni observadores internacionales independientes”.

Esa frase repite la Declaración del Grupo de Lima emitida el pasado viernes 4 de enero, y por la cual los países que integran el Grupo de Lima recibieron una amenaza diplomática de Maduro, quien les dio 48 horas para rectificar su posición o, de lo contrario, tomaría medidas diplomáticas en contra.

Costa Rica no ha contestado esa nota de protesta.

Las delegaciones de Venezuela y Nicaragua se presentaron en la sesión del Consejo Permanente, pero se negaron a participar en lo que consideran un acto “hostil" y un intento de golpe de Estado.

”Venezuela condena la organización de esta sesión, pues consideramos que viola el espíritu, propósito y letra de la OEA, pues ha sido convocada contra la voluntad de nuestro país, lo consideramos un acto “hostil”, señaló el delegado venezolano.

Por su parte, el representante nicaragüense, Luis Alvarado, expresó su rechazo y condena a la convocatoria de esta reunión, pues no fue solicitada ni autorizada por Venezuela. Señaló que lo que se pretende es un golpe de estado.

Esta primera sesión del Consejo Permanente para evaluar la situación de Venezuela se realizó por solicitud de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Paraguay y Perú.

La sesión fue presidida por el salvadoreño, Carlos Alberto Calles, quien asumió la Presidencia del Consejo Permanente el pasado 1.° de enero.

Este viernes, el Consejo Permanente se volverá a reunir en una sesión extraordinaria para evaluar la situación de Nicaragua, por solicitud del Secretario General de la OEA, Luis Almagro.