Josué Bravo. 23 marzo
El dinero del FCL es administrado por operadoras de pensiones como la del Banco Popular (imagen ilustrativa) Fotografía: Jose Díaz
El dinero del FCL es administrado por operadoras de pensiones como la del Banco Popular (imagen ilustrativa) Fotografía: Jose Díaz

El gobierno y diputados de al menos tres partidos negocian un proyecto de ley para permitirles retirar el Fondo de Capitalización Laboral (FCL) a las personas afectadas salarialmente por la pandemia del nuevo coronavirus.

El objetivo es abrirles esa posibilidad a trabajadores que viven una de estas dos circunstancias:

-A quienes el patrono les haya reducido la jornada y el salario a causa de la emergencia durante los próximos tres meses, ya sea hasta en un 50% si los ingresos de la compañía bajaron un 20%; o hasta un 75%; si la caída de recursos fue superior a un 60%.

-A quienes el patrono les haya suspendido el contrato laboral, lo que los deja sin salario y sin obligación de trabajar, a la espera de ser recontratados una vez pasada la emergencia. Al menos 117 empresas han buscado esa opción más más de 5.000 empleados.

En el caso de los asalariados despedidos, estos tienen derecho al FCL por ley con la ruptura laboral, por lo que no es necesaria ninguna reforma legal.

Las negociaciones sobre el tema las confirmaron los diputados Karine Niño, de Liberación Nacional (PLN); Víctor Morales Mora, de Acción Ciudadana (PAC); y Carlos Avendaño, de Restauración Nacional (PRN).

En tanto, Pilar Garrido, ministra de Planificación, explicó que la discusión se abrió con todas las fracciones representadas en el Congreso, con la idea de que esta misma semana surja un texto consensuado.

El monto del retiro sería proporcional a las circunstancias de cada escenario, según dos de las propuestas planteadas en la corriente legislativa y el planteamiento del Poder Ejecutivo.

El FCL es un ahorro nutrido con las cotizaciones del patrono sobre el salario del empleado más los rendimientos obtenidos. Puede ser retirado con la ruptura laboral o cada vez que el trabajador cumpla cinco años con un mismo patrono.

Este fondo es administrado por las operadores de pensiones.

Tratamiento diferenciado

Pilar Garrido, designada por el gobierno para negociar con los diputados esta iniciativa, explicó que el Poder Ejecutivo está de acuerdo con dos de los los escenarios que hasta ahora se conocen, pero especificó que estos deben de cumplir con algunas condiciones.

Precisó que el gobierno desea que, para el retiro de esos ahorros, se otorgue un tratamiento diferenciado entre aquellas personas que sufrirán reducción de jornadas y quienes del todo no están percibiendo ninguna remuneración salarial debido a la suspensión de contratos laborales.

"Para el primer caso, avalaríamos que este retiro pueda darse por fracciones, de modo tal que el monto que percibe por salario, más el retiro fraccionado y periódico del FCL, sumen en su conjunto el mismo monto que recibía por concepto de salario ordinario.

“En cuanto aquellas personas que han sufrido una suspensión del contrato de trabajo y que, por tanto, no están siendo remunerados, sí se les debería entregar la totalidad”, afirmó.

Por su parte, el diputado Morales indicó que, a partir de mañana, cuando el Congreso reanude sesiones en el plenario en el Museo de Los Niños, empezará a conversar con las fracciones para iniciar a construir un texto.

“Nosotros estamos de acuerdo en atender positivamente el tema. Quiero ver mañana qué han trabajado otras fracciones y, a partir de ahí, construir. En realidad es simple, se trata de avanzar básicamente en las posibilidades que se han planteado”, añadió Morales.

Tres proyectos

De momento hay tres iniciativas presentadas en la corriente legislativa. Dos provienen del PLN y una del PRN.

Una de ellas, elaborada por la liberacionista Karine Niño, propone el retiro total del acumulado en el FCL en un solo tracto, a más tardar 15 días siguientes a la solicitud respectiva como consecuencia “inequívoca” de la declaratoria de emergencia nacional.

“Mi propuesta es que el retiro del ahorro sea solo para los que están con problemas de suspensión de contratos y reducción de jornadas”, explicó la diputada.

La segunda iniciativa del PLN, elaborada por la diputada Franggi Nicolás, establecería el retiro del saldo del Fondo por una única vez para todos los trabajadores, dentro de cuatro semanas después de la entrada en vigencia de la norma.

“Independientemente de si hayan o no sido despedidos. Esto permitirá general solvencia financiera en los hogares costarricenses. Hay muchos que, aunque no serán despedidos y, por tanto, en este momento no pueden retirar el FCL, sí tendrán familiares cercanos que sí estarían perdiendo sus trabajo y necesitan ese apoyo financiero”, alegó Nicolás.

En tanto, Carlos Avendaño, congresista de Restauración Nacional, propuso un texto similar al de Niño. El suyo permitiría el retiro de dichos ahorros para los trabajadores que sufran suspensión temporal de contrato de trabajo y reducción de jornadas laborales.

El retiro se podría realizar por una única vez y durante los tres meses subsiguientes, explicó Avendaño.

“Sería una medida excepcional en el contexto de la emergencia nacional que estamos viviendo”, añadió el restauracionista.