Aarón Sequeira. 18 julio, 2018
Eduardo Cruickshank y Carlos Avendaño, de Restauración Nacional, apoyaron las mociones de José María Villalta al plan fiscal. Foto: Ignacio González León-Páez
Eduardo Cruickshank y Carlos Avendaño, de Restauración Nacional, apoyaron las mociones de José María Villalta al plan fiscal. Foto: Ignacio González León-Páez

Los diputados de la Comisión Especial de Reforma Fiscal aprobaron, el martes, dos modificaciones al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, luego de que la oposición desechó el texto sustitutivo propuesto por el Gobierno.

El primero es para eliminar el cobro del impuesto al valor agregado (IVA) a los seguros de varios tipos, entre ellos los personales, los de riesgos del trabajo, los agropecuarios y los de viviendas de interés social. En ese caso, dichos seguros quedarían exentos del gravamen.

En este caso, se agrega un nuevo inciso al artículo 8 de la primera parte del proyecto, la relativa a la transformación del impuesto general sobre las ventas en el IVA. Además, ese cambio incluye eliminar un subinciso en el artículo 11 de ese mismo capítulo de la iniciativa legal.

La moción tuvo cuatro votos a favor, que fueron de Carlos Avendaño y Eduardo Cruickshank, de Restauración Nacional (PRN); Walter Muñoz, del Partido Integración Nacional (PIN), y el frenteamplista Villalta.

En contra estuvieron Welmer Ramos, del Partido Acción Ciudadana (PAC), y Yorleny León, del Partido Liberación Nacional (PLN).

La segunda modificación es para incluir en las actividades obligadas a pagar el 13% del IVA a los servicios de colocación, intermediación, transacciones y gestión de carteras realizadas a través del mercado de valores regulado por la Superintendencia General de Valores.

Este cambio implica eliminar el inciso 5 del artículo 8 del capítulo sobre el IVA. La votación fue unánime de los seis congresistas que estaban presentes: dos de Restauración, uno del PIN, uno del FA, uno del PAC y una del PLN.

Estaban ausentes, en ese momento, Pedro Muñoz, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), así como Silvia Hernández y Gustavo Viales, del PLN.

Ambos cambios al plan fiscal fueron propuestos por José María Villalta, del Frente Amplio.

Según argumentó Villalta, los seguros a los que les quitaron el impuesto son obligatorios, pero no se pagan por una actividad lucrativa.

“Gravarlos con IVA implicaría encarecer la formalización de las relaciones laborales. Igual pasa con las viviendas de interés social, que no tiene un fin lucrativo”, dijo el legislador.

En cuanto a la idea de imponer el pago a las transacciones en bolsa, apuntó que los sectores que pagan los servicios de este tipo son inversionistas que “perfectamente pueden pagar impuestos”.

Según la liberacionista Yorleny León, no hay razón por la cual las empresas que participen en bolsa no deban contribuir. “Es una actividad como colocar un certificado de depósito a plazo, que también se pretende que paguen impuestos”, agregó.

Por el lado de Restauración, Cruickshank dijo que principalmente estuvieron de acuerdo en darle el voto a las propuestas por un asunto de fondo, “en el sentido de que la gente más vulnerable no esté cobijada por el IVA”.

Apuntó que, para el PRN, no se trata de dejar todos los sectores exentos de los impuestos, porque la exoneración atenta contra la trazabilidad y contra la persecusión de la evasión fiscal. “Exonerar del todo a los sectores, fomenta la evasión y la elusión", dijo.

“Estamos de acuerdo en que sectores como los seguros no paguen, pero creemos que se debe hacer de otra manera, gravarlos con una tasa cero, con deducción plena, o con crédito fiscal, porque esas herramientas facilitarían trazabilidad en toda la cadena”, manifestó Cruickshank.

En cuanto a imponerle tributo a las transacciones en bolsa, dijo que, como “grandes negocios que son”, deben estar gravados.