Aarón Sequeira. 7 enero
La iniciativa para hacer varios ajustes al plan fiscal fue presentada por el libercionista Wagner Jiménez. Foto: Rafael Pacheco
La iniciativa para hacer varios ajustes al plan fiscal fue presentada por el libercionista Wagner Jiménez. Foto: Rafael Pacheco

El primer proyecto de ley que aprobaron los diputados, este lunes, a su regreso de vacaciones, busca evitar rebajos en los salarios a los educadores y mantener el pago del sobresueldo por recargos laborales hasta del 50%.

La iniciativa fue aprobada en primer debate con el voto afirmativo de 53 legisladores. El texto hace dos ajustes en la ley 9.635, Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

Primero, plantea que se haga una interpretación auténtica del transitorio 38 de la ley, para que a los educadores se les mantengan los porcentajes vigentes a la entrada en vigor del plan fiscal, en caso de que asuman un ascenso en carrera administrativa.

El segundo ajuste del plan fiscal es la eliminación del inciso r del artículo 57, en el título que modifica la Ley de Salarios de la Administración Pública, para evitar los cambios que se habían aplicado en la ley 181, Código de Educación.

Luego de una negociación entre congresistas de varias fracciones parlamentarias, se alcanzó un acuerdo para modificar la redacción original del proyecto.

Alegaron que, tal como fue aprobada la reforma fiscal en la Asamblea Legislativa, presentaba el riesgo de que los educadores sufrieran rebajos en sus sobresueldos por los recargos laborales que actualmente tienen.

Esos recargos de funciones permiten que el Ministerio de Educación Pública (MEP) no tenga que hacer contrataciones adicionales de personal.

Actualmente, los sobresueldos por recargo de labores son una práctica del MEP para recargarles a los docentes otras actividades, que les permiten atender otras obligaciones y mejorar sus ingresos.

El ajuste aprobado significa que, si los educadores ascienden en carrera administrativa, podrían mantener el pago por dedicación exclusiva, por ejemplo, en 55%, si son licenciados o con un grado superior, y en un 20% para los que son bachilleres.

En la votación concurrieron diputados de todas las fracciones parlamentarias y del bloque independiente.

Wagner Jiménez, del Partido Liberación Nacional (PLN), explicó que, de no hacerse la corrección a la ley, se crearía un desequilibrio salarial para los educadores inconveniente.

“Si la dedicación exclusiva se disminuye, encontraríamos un desequilibrio en el orden jerárquico, donde maestros podrían ganar más que los administradores educativos, los directores, los supervisores de educación. Consideramos oportuno que exista una lógica en los ingresos de los trabajadores de la educación”, indicó Jiménez.

El frenteamplista José María Villalta aseguró que no se trataba de darles un beneficio adicional a los docentes, sino de ajustar una situación que generaría una injusticia en sus salarios.