Josué Bravo. 25 marzo
Los trabajadores afectados salarialmente por al emergencia nacional podrán hacer el retiro del FCL en 15 días hábiles.. Foto: Melissa Fernández Silva
Los trabajadores afectados salarialmente por al emergencia nacional podrán hacer el retiro del FCL en 15 días hábiles.. Foto: Melissa Fernández Silva

Los trabajadores que se vean afectados salarialmente por la emergencia nacional provocada por el covid-19, podrían retirar su Fondo de Capitalización Laboral (FCL) si prospera una iniciativa de ley consensuada por los diputados de la mesa encargada de estudiar este tema.

Ahora, el tema pasará a discusión de los jefes de fracción.

El texto permitiría el retiro del FCL para aquellas personas que sufran la suspensión temporal de su contratos de trabajo y, también, para quienes vean reducida su jornada laboral en un 50% o más.

De acuerdo la iniciativa consensuada en la mesa, los trabajadores afectados salarialmente podrán retirar el FCL en un plazo máximo de 15 días naturales, contados a partir de la presentación de la solicitud ante su operadora de pensiones.

En caso de que la operadora no tenga el total de la liquidez de los ahorros, deberá certificarlo ante la Superintentencia General de Pensiones (SUPEN).

Posteriormente, la operadora deberá otorgar un certificado del saldo pendiente indicando el titular de los recursos, que la persona podrá cambiarlos ante el Banco Nacional, el Banco de Costa Rica o el Banco Popular en un plazo no mayor de seis meses.

Esta cláusula es considerada riesgosa por la Asociación Costarricense de Operadoras de Pensiones (ACOP), debido a que el proyecto no garantiza la compra del banco, solo autoriza.

Esto dejaría dejaría en “total indefensión” a las personas que buscarían obtener su dinero ante un tercero. Así lo considera el presidente de ACOP, Hermes Alvarado, quien, además, señala que la iniciativa compromete a los bancos estatales y al Banco Popular.

El texto acordado por lo diputados dice que, además de los bancos estatales y el Banco Popular, “cualquier otra institución financiera podrá pagar los certificados” emitidos al titular por la operadora que carezca de dinero líquido.

El acuerdo se logró en una mesa de trabajo virtual y, todavía, falta que sea firmado por todos los integrantes.

Participaron de la discusión los diputados Karine Niño, Franggi Nicolás y Luis Fernando Chacón, del Partido Liberación Nacional (PLN); Dragos Dolanesco, el Partido Republicano Social Cristiano (PUSC); y Walter Muñoz, del Partido de Integración Nacional (PIN).

También, participaron los legisladores Erwen Masís, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); Carlos Avendaño y Eduardo Cruickshank , del Partido Restauración Nacional (PRN); Víctor Morales Mora, del Partido Acción Ciudadana (PAC); José María Villalta, del Frente Amplio, Ivonne Acuñña, de Nueva República; y el independiente Erick Rodríguez.

La liberacionista Niño explicó que el texto aún debe ser avalado, al final del día, por los jefes de fracción. Añadió de que, pese al consenso, existe la posibilidad de que la iniciativa sea mejorada.

“Deseamos que este texto sea dispensado de trámite cuanto antes”, expuso la legisladora.

Por su parte, el diputado Morales, recordó que en la actualidad el FCL solo puede ser retirado, de forma adelantada, cuando el trabajador queda despedido.

“Lo que hace el proyecto es abrir la posibilidad de la entrega total del FCL en dos causales adicionales, que son si el trabajador se encuentra en reducción de jornada y en suspensión temporal de contrato”, expuso Morales.

El FCL es un ahorro nutrido con las cotizaciones del patrono sobre el salario del empleado más los rendimientos obtenidos. Puede ser retirado con la ruptura laboral o cada vez que el trabajador cumpla cinco años con un mismo patrono.

Este fondo es administrado por las operadores de pensiones.

El diputado Avendaño afirmó que el texto recoge el consenso entre los diputados de la mesa. Mencionó que el próximo año se vence el quinquenio para que los trabajadores, por la vía ordinaria, hagan el retiro de esos fondos.

Con esta iniciativa, añadió, se estaría adelantando a los que cumplan con las condiciones contempladas en el proyecto.

Faltan correcciones

En tanto, el socialcristiano Masís adelantó que estaría consultando a las operadoras de pensiones sobre las condiciones de liquidez.

“Un problema es que las aseguradoras no puedan hacerle frente a los retiros y me parece que los pagos deberían de hacerse proporcionales a la suspensión laboral o reducción de la jornadas.

"El acuerdo es para que se presente un texto. Se va a convocar y la idea es poder hacerle correcciones con mociones en plenario”, añadió Masís.

El independiente Erick Rodríguez, también, afirmó que el texto puede ser mejorado.

“Aún estamos peloteando si se puede retirar en tractos de mes a mes, aunque esto es muy complicado. Lo otro es que, si llega mucha gente a retirarlo, la operadora se puede sin plata. El texto está prácticamente listo pero tiene que finiquitarse unos detalles”, expuso el independiente.

El diputado Dolanescu recordó que el fondo del FCL, a nivel individual, es relativamente pequeño.

“El monto ahorrado en cinco años es cercano a poco más de un salario. La intención de la iniciativa es que el proceso de retiro sea ágil para todos los afectados producto de la crisis que afrontamos”, finalizó.

En tanto, el presidente de ACOP, Hermes Alvarado, piensa que el proyecto podría generar un riesgo sistémico en el mercado financiero al insinuar, según su criterio, que las operadoras carecen de liquidez.

“Esto en lo que se va a convertir, si se aprueba así, es en un mercado irregular de títulos del FCL. Además, se le traslada el riesgo al afiliado que es lo más grave. Se le entrega a la persona y usted vaya y juéguesela a ver quién se lo compra. No se garantiza la compra del banco, sino que solo se autoriza", puntualizó Alvarado.