Aarón Sequeira. 5 julio
05/07/2018. Estas son las mociones que presentaron los diputados, este jueves, al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. Foto: Aarón Sequeira
05/07/2018. Estas son las mociones que presentaron los diputados, este jueves, al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. Foto: Aarón Sequeira

El diputado Dragos Dolanescu, uno de los dos miembros de la fracción del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), se encargó de presentar más de 500 mociones la reforma fiscal, denominado proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.

En el primer día de presentación de las mociones de fondo, la Secretaría del Directorio recibió 1008 propuestas de modificación de la reforma fiscal, de prácticamente todas las fracciones parlamentarias.

La jornada de recepción de las mociones de fondo estuvo abierta desde las 9 a. m. y hasta las 6 p. m.

Según Dolanescu, sus propuestas de modificación del plan fiscal buscan “proteger a la clase media” y evitar los “efectos negativos de los nuevos impuestos”, pues alegó que estos incidirán de forma negativa en los hogares de los costarricenses.

Sus mociones, según él, se enfocan en la reactivación económica, como el teletrabajo, la flexibilidad laboral y los incentivos para el emprendedurismo.

“Alguien tiene que hablar de reactivación económica cuando se está discutiendo castigar con más impuestos al pueblo”, dijo el parlamentario.

Su compañero de partido, Otto Roberto Vargas, refirió que sus mociones son solamente cinco, con el objetivo de que haya normas específicas sobre las pensiones de lujo, para que no se grave la educación privada y no se les cobre impuesto al valor agregado (IVA) a las medicinas, ni tampoco a los insumos para su fabricación.

Integración Nacional (PIN) presentó 101 mociones, según informó Wálter Muñoz, mientras que Silvia Hernández, de Liberación Nacional (PLN), tiene 19 propuestas para modificar el proyecto de fortalecimiento tributario.

La Unidad Social Cristiana (PUSC) incluyó en la lista 86 propuestas, entre ellas siete de Erwen Masís, jefe de la bancada, cuatro de María Inés Solís y una de Rodolfo Peña.

La liberacionista Silvia Hernández explicó que su partido solo presentó 19 mociones porque se quedarán para el segundo día, después de haber analizado un texto tan complejo y denso como es la nueva versión del plan fiscal dada a conocer por Hacienda.

“Son algunas mociones que mejoran aspectos de redacción, para mayor claridad del contribuyente, mejoran los umbrales del impuesto sobre la renta, precisan mejor las exoneraciones, establecen mecanismos más técnicos para el cobro de los impuestos y la implementación de las tarifas”, mencionó Hernández.

Agregó que, en materia de gasto, proponen “mejoras en la aplicación de la regla fiscal, para definir mejor las obligaciones en materia de responsabilidad financiera con el Estado”.

El frenteamplista José María Villalta puso sobre la mesa entre 80 y 100 mociones, comentó, con la intención de que el impuesto sobre la renta sea más progresivo y de mejorar el combate a la evasión fiscal.

“Queremos eliminar los impuestos a la canasta básica y a los servicios públicos, las medicinas y modificar el capítulo de los destinos específicos, para no afectar los programas sociales”, explicó Villalta.

Además, dijo que hay cambios que quiere hacer en los artículos relacionados con los salarios públicos, para que “no golpeen a los empleados públicos con menos ingresos”.

El independiente Erick Rodríguez Steller comentó que la intención de sus seis mociones es eliminar los umbrales del impuesto sobre la renta, porque apunta más a una tarifa plana del tributo (o flat tax), con un mínimo exento.

Además, quiere bajar la tasa del IVA para la canasta básica, del 2% al 1%, así como la tasa para educación y salud privadas, para que no sean gravadas con un 4%, sino con un 2%.