Aarón Sequeira. 14 enero
La diputada Zoila Rosa Volio (de pie, de negro) considera que el problema de la portación ilegal de armas no está en los portadores legales de armas, sino en los delincuentes que las consiguen en el mercado negro. Foto: Rafael Pacheco.
La diputada Zoila Rosa Volio (de pie, de negro) considera que el problema de la portación ilegal de armas no está en los portadores legales de armas, sino en los delincuentes que las consiguen en el mercado negro. Foto: Rafael Pacheco.

La diputada Zoila Rosa Volio, del Partido Integración Nacional (PIN), se apartó del criterio de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico desde que ese foro dictaminó la reforma a la Ley de Armas y Explosivos, la cual bajaría de 3 a 1 la cantidad de armas que puede tener un ciudadano.

Ella presentó un dictamen negativo de minoría, pues aseguró que está en contra de que se reduzca por ley la cantidad de armas que puede tener un costarricense.

Volio, quien es abogada y agrónoma, también forma parte de la Reserva de las Fuerzas Policiales del Ministerio de Seguridad Pública.

La legisladora lamentó, el martes de esta semana, que se trate de reducir el número de armas y apuntó que es “mentira” que al desarmar a la población "va a haber menos violencia”.

Según la diputada, muchas veces una arma no se adecúa a la situación en que se requiere utilizar y, entonces, es importante tener a mano diferentes tipos de armamento.

Agregó que, si un portador legal utiliza su arma ante una situación de agresión, igualmente el Ministerio Público o el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) la decomisan y, entonces, la persona queda “en estado de indefensión”.

“No sé si ustedes se acuerdan del caso de un supermercado que los estaban asaltando unos tipos armados y el señor dispara con el arma. La Policía, el OIJ le decomisaron el arma y empezó la familia de los asaltantes a amenazarlo y no tenía con qué defenderse”, dijo Volio en plenario.

La diputada del PIN manifestó que el problema no está en los portadores legales de armas, sino en los delincuentes que las consiguen en el mercado negro.

Además, aseguró que, actualmente, están entrando armas de origen ruso directamente desde Nicaragua, que circulan en el mercado negro.

“Ningún delincuente va a ir a sacar un permiso de portación de armas, no seamos ridículos. Llamemos las cosas como son”, enfatizó.

La cantidad de armas legales en Costa Rica subió de 99.000 a 244.000 entre el 1997 y el 2017. Sin embargo, existe un gran mercado negro. Las autoridades decomisan un arma de fuego cada cuatro horas por tenencia ilegal, aunque el castigo por ello es mínimo. En la mayoría de los casos solo se contempla el trabajo comunitario como castigo.

Los diputados de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico se enfrascaron en un debate sobre la cantidad de armas de fuego que puede tener un ciudadano.

Actualmente, la legislación permite tener tres armas. Sin embargo, una reforma a la Ley de Armas y Explosivos reduciría la cantidad a una.

En la comisión, el proyecto recibió en un principio el respaldo de Liberación Nacional (PLN), Acción Ciudadana (PAC), el bloque independiente Nueva República y el Republicano Social Cristiano (PRSC).

No obstante, ahora el PLN duda de reducir la cantidad de armas que puede tener una persona, así como de la razón para fijar en tres años el permiso de portación, pues así lo establecería el proyecto.