Sofía Chinchilla C.. 26 noviembre, 2018
Volio y sus dos compañeros de fracción, Walter Muñoz y Patricia Villegas, estuvieron entre los 22 legisladores que votaron en contra del plan fiscal en el primer debate, efectuado el 5 de octubre. Foto: Rafael Pacheco.

Zoila Rosa Volio, diputada del Partido Integración Nacional (PIN), afirmó que, después de estudiar con mayor profundidad la reforma fiscal, se inclina por votar a favor de la iniciativa en segundo debate.

Ella y sus dos compañeros de fracción, Walter Muñoz y Patricia Villegas, fueron parte de los 22 legisladores que se pronunciaron en contra de la iniciativa en la primera votación, efectuada el 5 de octubre.

Ahora, no obstante, la diputada dice que cuenta con nuevos elementos que le hacen valorar cambiar su criterio. Volio afirmó que jerarcas y expertos en economía le explicaron los riesgos a los que se enfrentará el país si el proyecto se rechaza.

“Soy de formación ingeniera agrónoma, no soy economista ni macroeconomista. Y después del primer debate, me di a la tarea de estudiar un poco más en profundidad. Estuve reunida con don Rodrigo Cubero (presidente del Banco Central), que me dio toda una explicación, he estado reunida con doña Rocío Aguilar (jerarca de Hacienda)”, dijo Volio.

La diputada aseguró que sus evaluaciones se han centrado en el impuesto del 1% con el que se gravaría la canasta básica, debido a que ese fue uno de los argumentos que dio en octubre para votar en contra del proyecto de ley.

“Si no pasara el plan fiscal, la devaluación nos haría que ese 1% de aumento en el precio de la canasta básica se dispare a un 8% o un 10%, lo que sería aún más grave. Esas implicaciones macroeconómicas, lo que implicaba el plan B de intervención del Fondo Monetario, en ese momento yo no tenía conocimiento”, expresó la diputada.

(Video) ¿Con cuántos diputados se aprobaría la reforma fiscal en segundo debate?

Según el Ministerio de Hacienda, con el impuesto a la canasta básica se recaudarán ¢65.000 millones anuales, de los cerca de ¢422.400 millones que generará la reforma para sanear las finanzas públicas y evitar una crisis económica.

Según cálculos hechos por este medio a partir de datos de Hacienda, si la reforma se aprueba, los hogares de menos recursos (los del decil 1) tendrán que desembolsar ¢1.800 adicionales al mes, equivalentes a un 1,28% de su ingreso mensual, mientras que los de más recursos (decil 10), pagarían ¢120.000 mensuales.

Para mitigar el efecto de la medida sobre los más pobres, el Ejecutivo deberá destinar un 15% de la recaudación que genere el impuesto a la canasta básica a conceder nuevas pensiones del Régimen No Contributivo. El Ejecutivo estima que con los recursos que generará la reforma podrá entregar 3.500 nuevos beneficios.

“Yo estaba muy molesta con el aumento en el precio de los medicamentos, de la canasta básica, pero ya analizando en realidad lo que significa un default para Costa Rica, que no va a haber inversión, que va a aumentar el desempleo, que todos los capitales grandes que tenemos, están listos los empresarios para tirarlos para Panamá o a Suiza, entonces ante todo ese escenario y esos nuevos elementos más profundos de economía, estoy valorando votar positivamente el plan fiscal”, explicó la diputada del PIN.

Volio señaló que, por el momento, tiene ese criterio como una valoración, aunque aceptó que cuanto más se informa, más se acerca al voto positivo. La legisladora adelantó que compartiría su criterio con el resto de la fracción durante la reunión de bancada de este lunes.

“Como decía don Ricardo Jiménez, solo los ríos no se devuelven. Lo importante al momento de votar es votar con fundamento, con criterio y de acuerdo a la conciencia. En este momento, yo me sentiría que no he defraudado a los que votaron por mí porque, más bien, esos deciles más pobres, el que no pasara les va a afectar los programas sociales, les va a afectar el aumento en la canasta básica, les va a afectar en un desempleo mayor y todo lo que implicaría”, dijo la legisladora de Integración.

Los diputados tienen luz verde para votar el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas en segundo debate, debido a que la Sala Constitucional no encontró vicios de procedimiento ni de forma en el expediente.

En el primer debate, lo respaldaron 35 diputados de Liberación Nacional (PLN), Acción Ciudadana (PAC), la Unidad Social Cristiana (PUSC), así como uno diputado del Republicano Social Cristiano y el legislador independiente Erick Rodríguez Steller.

Los 22 votos negativos vinieron de 14 miembros de Restauración Nacional (hoy reducido a una fracción de seis diputados), uno del Frente Amplio, los tres de Integración Nacional (PIN), un voto de la Unidad Social Cristiana (PUSC), dos de Liberación Nacional (PLN) y uno del Republicano Social Cristiano (PRSC).