Política

Cuatro partidos entregaron bonos por ¢10.050 millones al BCT para financiarse

Tres de los partidos tuvieron que dejarle al banco garantías superiores a los montos que recibieron en préstamo.

El banco BCT tiene en su poder bonos de deuda política por ¢10.050 millones que cuatro partidos políticos le entregaron a cambio de financiamiento para sus campañas.

Los certificados de cesión responden como garantía de pago de los préstamos que firmaron con esa entidad financiera el Partido Liberación Nacional (PLN), la Unidad Social Cristiana (PUSC), el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Frente Amplio (FA).

En total, los créditos concedidos a esas cuatro agrupaciones suman ¢7.700 millones.

No obstante, tres de los partidos tuvieron que dejarle al BCT garantías superiores a los montos que recibieron de parte de la entidad bancaria. En uno de los casos, el crédito equivale apenas a la mitad de la garantía. En los otros dos, los préstamos tienen un valor cercano al 60% de sus correspondientes respaldos.

Solo el PLN logró negociar como garantía el monto exacto que obtuvo en préstamo, el cual es de ¢4.500 millones.

Paulina Ramírez, tesorera de la agrupación, considera que ello se debe a que el PLN tiene un mejor historial crediticio que los demás partidos, y a que el partido calculó que su endeudamiento no llegara a un nivel muy alto.

"Hicimos un promedio de hasta cuánto nos podemos endeudar, y por los votos que hemos obtenido en cada elección sacamos el porcentaje. Podíamos endeudarnos hasta un 25% o un 30%, y lo hicimos hasta un 17%", dijo Ramírez.

El PUSC, para obtener un crédito de ¢2.500 millones, tuvo que poner bonos por ¢4.250 millones.

De acuerdo con Pablo Heriberto Abarca, secretario de la Unidad, se colocó como garantía un monto muy superior con la expectativa de que conforme avance la campaña el partido mejore sus resultados en las encuestas que miden la intención de voto, con lo cual le pedirían al banco que aumente el tope de endeudamiento del crédito.

"El fideicomiso está estructurado para que esta vez fueran ¢2.500 millones porque eso significa el 10% (del voto), si subimos entonces obviamente el fideicomiso va a aumentar. El banco dijo: mire, yo a usted le doy el 10%, y el partido está pensando en que va a ser el 17% como mínimo", dijo Abarca.

La garantía del PAC es de ¢700 millones, para un crédito de ¢400 millones.

"El BCT es el único banco que financia a los partidos, tuvimos que ajustarnos prácticamente a las condiciones que nos pusieron, tanto en tasa como en plazo y monto", explicó Laura Pacheco, tesorera del PAC.

Pese a declararse optimista sobre la posibilidad de que el partido oficialista mejore su rendimiento en las encuestas durante este mes, Pacheco reconoció que es difícil que el banco acepte subir el monto de endeudamiento de su crédito.

"El banco ha sido muy claro y directo con nosotros en que solo nos van a prestar ¢400 millones y que aunque las encuestas suban, el fideicomiso no los obliga a prestar más", señaló Pacheco.

Proporcionalmente, el Frente Amplio fue el que tuvo que desembolsar más como garantía, pues le cedió al BCT ¢600 millones por un crédito de ¢300 millones.

Andrea Alvarado, jefa de campaña del FA, también manifestó que el partido tiene la expectativa de que ese margen entre préstamo y respaldo les permita que se amplíe el tope de endeudamiento si el partido crece en intención de voto, aunque el partido también explora otras opciones.

"Poderle llevar a la ciudadanía la información es algo que en este país es muy costoso económicamente, entonces nos hemos visto muy limitados. En ese sentido, yo esperaría acceder a más recursos, ya sea ampliando el financiamiento que tenemos con el BCT, o yo no descartaría que en algún momento de este mes podamos inclusive hacer otra emisión de bonos y acceder a otro préstamo", dijo Alvarado.

Libertario afina contrato de préstamo

De acuerdo con los registros del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), el Movimiento Libertario tiene aval para firmar un préstamo en fideicomiso por hasta ¢500 millones.

Tal operación está a punto de concretarse, aseguró Danilo Cubero, presidente del Libertario, quien prefirió reservarse los términos del crédito hasta que el mismo se firme.

"Aún estamos en un proceso de negociación y de ajustes. Yo esperaría que estemos firmando a más tardar el martes", dijo Cubero.

El dirigente libertario adelantó que como garantía de ese préstamo se utilizarían certificados de cesión por un monto de ¢1.000 millones.

¿Cómo funcionan las garantías con bonos?

Los créditos en fideicomiso, hasta el momento, son el principal recurso de financiamiento al que han acudido el PLN, el PUSC, el PAC y el FA para financiar su campaña electoral.

Al firmar el contrato del préstamo, cada agrupación se comprometió a devolverle al BCT el monto que recibió con el porcentaje de deuda política que le traslade el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) al cabo de los comicios.

Durante los meses previos a la elección, los partidos usan por adelantado el monto de deuda política que, según sus cálculos, les corresponderá, de acuerdo con los votos que prevean obtener.

La administración de esos recursos la hacen a través de certificados de cesión, las cuales en realidad son expectativas de pago, pues su valor depende del resultado de las elecciones.

Si el partido saca suficientes votos, el bono puede valer lo que se escribe en el papel. Si no, puede valer menos, un 75%, un 50% o un 0%. Por eso, en ocasiones, las entidades financieras piden que las garantías tengan un "colchón" respecto al tope del crédito.

Cada partido decide cuántos bonos crea, así como el monto que les asigna.

Partido políticoEmisión total de bonos para la campaña 2018
PLN¢4.500 millones
PUSC¢10.250 millones
PAC¢2.700 millones
FA¢1.000 millones

Fuente: TSE y partidos políticos.

Las emisiones de bonos se hacen por series, las cuales se identifican con letras del abecedario. La serie "A" tiene prioridad de pago sobre las siguientes, por lo que todos los partidos, apenas reciben su porcentaje de deuda política, lo primero que deben hacer es cancelar los compromisos que adquirieron con los bancos o financistas a los que entregaron bonos de ese tipo.

Para esta campaña, el BCT le pidió a los cuatro partidos entregarle como garantía la totalidad de la serie A, según explicaron las agrupaciones políticas.

El PLN no emitió series adicionales a la que se le entregó al BCT. De acuerdo con Ramírez, el partido pagará la totalidad de los gastos de campaña con el préstamo.

Según Abarca, el PUSC no ha colocado ningún certificado adicional a los que le cedió al BCT, pese a haber creado una emisión total de ¢10.250 colones. El partido estaría evaluando si es factible empezar a colocar la serie B.

El PAC, por otra parte, ya inició la colocación de su serie B. Pacheco informó de que se han vendido cerca de ¢60 millones en bonos de esa categoría, los cuales se habrían colocado entre simpatizantes y dirigentes del partido.

La serie C de los certificados de cesión (3 bonos de ¢500.000), dijo Pacheco, está reservada para venderla en caso de que el partido llegue a segunda ronda con suficientes recursos de deuda política para poder venderla.

El Frente Amplio informó que de su serie B, la cual es de ¢400 millones, ha colocado ¢325 millones. Los certificados los han aceptado medios regionales de prensa escrita, radio y televisión, informó Rodolfo Ulloa, colaborador del partido.

De acuerdo con los últimos registros del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), al 30 de noviembre otros dos partidos habían colocado certificados de cesión: el Partido Integración Nacional (PIN), el cual le ha vendido ¢310 millones al empresario autobusero Raymond Salim Simaan, y Restauración Nacional, el cual ha colocado bonos por ¢13 millones entre financistas particulares.

Sofía Chinchilla Cerdas

Sofía Chinchilla Cerdas

Periodista en la sección de Política. Graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, en la Universidad de Costa Rica.