Natasha Cambronero. 24 octubre, 2016

El gobierno de China entregó este lunes al Costa Rica dos aviones Harbin modelo Y12E, valorados en $13,4 millones, que serán utilizados para trasladar policías como parte del combate al crimen organizado y el narcotráfico, así como para vuelos ambulancia y ayuda humanitaria.

Las dos aeronaves placas MSP009 y MSP010 formarán parte del Servicio de Vigilancia Aérea del Ministerio de Seguridad Pública.

Cada avión cuenta con dos motores –cada uno con una potencia de 620 caballos de fuerza– y capacidad para trasladar hasta 17 personas.

También se pueden adaptar para transportar carga y para colocar hasta seis camillas en emergencias.

La donación, que se hizo efectiva este lunes, fue pactada desde enero del 2015, en la visita oficial a China del presidente Luis Guillermo Solís.

Las aeronaves fueron fabricadas por la empresa Aviation Industry Corporation of China (AVIC) y pueden volar cinco horas y media de manera continua, a una velocidad crucero de 234 kilómetros por hora (130 nudos por hora).

En total, según el director de Vigilancia Aérea, Juan Luis Vargas, la donación dada por el gobierno de Xi Jinping supera los $18 millones, pues también incluye dos contenedores con repuestos y tres técnicos que permanecerán en el país un año para dar apoyo.

En ese monto también se incluye la capacitación que recibió un equipo de cuatro pilotos y seis mecánicos de Vigilancia Aérea en China durante seis semanas, sobre cómo pilotear, dar mantenimiento y reparar los dos aviones ligeros, con capacidad para aterrizar y despegar en pistas cortas y terreno adverso.

"Solamente hay dos razones por las que estos aviones están aquí. La primera, es la generosidad del gobierno de China (...). Y la decisión de ambos gobiernos de acometer una senda de vinculación estratégica como la que nunca antes tuvimos y se encuentra en pleno desarrollo.

"La segunda razón, quizás la más importante en lo que toca a Costa Rica, más allá de la generosidad extraordinaria del pueblo y el gobierno Popular de China son las mujeres y los hombres que constituyen el Servicio Vigilancia Aérea... porque ponen la vida en riesgo cada vez que vuelan con equipamiento no siempre actualizado, no siempre seguro, lo hacen para defender al país de las garras del crimen internacional y lo hacen, también, para auxiliar a nuestros hermanos y hermanas en problemas de salud o emergencias", justificó el presidente Solís.

Esas declaraciones las ofreció durante el acto de entrega de las aeronaves en Base 2 del Aeropuerto Juan Santamaría.

En esa actividad también participaron el canciller, Manuel González; el ministro de Seguridad, Gustavo Mata; y Song Yanbin, embajador de China en Costa Rica.

En medio de la actividad, mientras observaban los aviones, el diplomático chino le dijo a Solís que también eran para que él los usara, a lo que el mandatario respondió: "No sé, los que van a volar son ellos" y señaló los funcionarios de Vigilancia Aérea.

El gobernante también descartó que después de esta donación, su administración vaya a comprar equipo aéreo a China. Asegura que, si bien se necesita de aviones nuevos, se carece de recursos para hacer esa inversión.