Por: Esteban Oviedo 27 marzo, 2015
El ministro costarricense de Relaciones Exteriores, Manuel González, ofrece una rueda de prensa, durante la reunión de cancilleres de la III Cumbre de la Celac
El ministro costarricense de Relaciones Exteriores, Manuel González, ofrece una rueda de prensa, durante la reunión de cancilleres de la III Cumbre de la Celac

En frente del ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, el canciller Manuel González expresó ayer la preocupación de Costa Rica por la carrera armamentista que Nicaragua desarrolla con el apoyo de Rusia.

González lo expresó en una reunión entre los cancilleres del Sistema de Integración Centroaméricana (SICA) y el de la Federación Rusa, celebrada en Guatemala.

“Costa Rica promueve activamente la desmilitarización, a fin de asegurar la paz y la seguridad de nuestros pueblos, porque las carreras armamentistas amenazan la vida próspera y democrática de los países. Es por ello, que nos manifestamos en contra de políticas armamentistas en la región y en particular, ante el proyecto de algunos países de fortalecer sus fuerzas militares con el apoyo de países extra regionales. Específicamente, vemos con gran preocupación los acuerdos de Nicaragua y Rusia en materia militar”, aseveró el canciller en su discurso.

“Las compras de arsenales y programas militares promovidas por los socios extraregionales generan incertidumbres y preocupación ante la posibilidad de contraponer intereses geopolíticos estratégicos externos con las aspiraciones de desarrollo, prosperidad y paz de la integración regional y que pueden vulnerar la estabilidad de la región y que no ayudan a la seguridad a largo plazo”.

“Reconocemos los aspectos positivos de la profundización de las relaciones de colaboración entre los gobiernos centroamericanos y la Federación de Rusia. Lo que nos preocupa es que pueda alentarse otras esferas de cooperación, a promover la donación y compra de armamento militar en el ámbito bilateral y hasta el beneplácito a la construcción de instalaciones militares".

"A pesar de que el narcotráfico es el actual argumento para comprar y vender armamento pesado y realizar programas militares conjuntos, los acuerdos de Nicaragua y Rusia en materia militar generan gran incertidumbre e inquietudes entre los países de la región hacia el futuro de la estabilidad regional y abren las puertas del debate público sobre cómo sus intereses estratégicos en Centroamérica afectarían las relaciones regionales", dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

Nicaragua planea comprar aviones MiG-29 a Rusia con el argumento de que los usaría para combatir el narcotráfico, argumento que Costa Rica rechaza. Los cazas MiG-29 son el caballo de batalla de la Fuerza Aérea rusa, desde mediados de los ochenta.

El año pasado, además, trascendió que el Ejército nicaragüense estaba en negociaciones con Moscú para adquirir barcos artillados.