Silvia Artavia. 2 septiembre
Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica entre el 2010 y el 2014. Foto: Mayela López.
Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica entre el 2010 y el 2014. Foto: Mayela López.

La Cancillería desplegó toda sus capacidades diplomáticas con el fin de promover la candidatura de la expresidenta Laura Chinchilla para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Así lo confirmó el canciller de la República, Rodolfo Solano.

“Desde febrero, Costa Rica inició un decidido acercamiento con los países de la región y con los miembros extrarregionales del BID para compartir y promover la legítima aspiración de llevar a la expresidenta Laura Chinchilla a la presidencia de este banco de desarrollo regional”.

“En ese esfuerzo, la Cancillería ha desplegado sus capacidades”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores ante una consulta de La Nación.

Costa Rica cuenta con 62 oficinas en el exterior entre embajadas y misiones.

Además de la exmandataria costarricense (2010-2014), aspiran a la presidencia del BID, para el periodo 2020-2025, el argentino Gustavo Béliz y el estadounidense Mauricio Claver-Carone.

La postulación Claver-Carone, asesor para las Américas del presidente estadounidense Donald Trump, es considerada como histórica, pues es la primera vez que Estados Unidos opta por la silla principal del BID.

La elección del nuevo presidente o presidenta del BID está previsra para los días 12 y 13 de septiembre próximos, en una reunión virtual que tendrá la Asamblea de Gobernadores del Banco, cúpula a cargo de hacer la escogencia.

Recientemente, la Unión Europea pidió reprogramar los comicios del BID para marzo de 2021, argumentando que la pandemia por la covid-19 no permite prestar “la atención necesaria” al relevo de la institución.

Josep Borell, comisario para Asuntos Exteriores de la Unión Europea, argumentó que el aplazamiento permitiría prestar la atención requerida a dicha designación, sobre todo, por la presentación, “sin precedentes”, de un candidato por parte de Estados Unidos.

Pese a la solicitud de la Unión Europea de retrasar la elección, se mantiene la fecha inicialmente agendada.

El pasado 4 de agosto, 48 diputados costarricenses enviaron una carta al canciller Solano solicitándole al gobierno de Carlos Alvarado apoyar la idea de posponer la designación.

“Hemos analizado con detenimiento las razones esgrimidas por el Comisario para Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borell, para posponer la elección del presidente del BID, dada la atención que requiere la pandemia y las elecciones en los Estados Unidos (en noviembre). Solicitamos al Gobierno de Costa Rica acoger dichas razones y promover la posposición frente a los demás países miembros de la organización”, dicta la carta de los legisladores.

En la misiva, los congresistas destacaron la importancia que supone este nombramiento para los países latinoamericanos, pues el BID es uno de los organismos que más ayudas internacionales trae a la región.

Asimismo, los diputados resaltaron las capacidades de la exmandataria Chinchilla para ocupar la silla principal del Banco.

La Asamblea de Gobernadores del BID está compuesta por un representante de cada país miembro de ese organismo. Por lo general, se trata de ministros de Hacienda, presidentes de bancos centrales o altos funcionarios públicos.