Aarón Sequeira. 16 julio
La contralora general, Marta Acosta, explicó el análisis de la entidad que dirige sobre el Segundo Presupuesto Extraordinario y las modificaciones que plantea. Foto: CGR para LN.
La contralora general, Marta Acosta, explicó el análisis de la entidad que dirige sobre el Segundo Presupuesto Extraordinario y las modificaciones que plantea. Foto: CGR para LN.

La contralora general de la República, Marta Acosta, les dijo este jueves a los diputados que, si quieren aprobar proyectos que exoneren del IVA a ciertos productos o servicios, deben definir una fuente alternativa de financiamiento para el erario público.

La aseveración la hizo en la Comisión de Asuntos Hacendarios ante consultas de las diputadas Laura Guido y Nielsen Pérez, del Partido Acción Ciudadana (PAC), quienes le mencionaron que hay varios proyectos para exonerar o atrasar la entrada en vigencia del impuesto al valor agregado (IVA).

(Video) Contralora cuestiona exoneraciones sin fuente alterna de financiamiento

“Sí debe haber un plan de compensación, una alternativa de financiamiento. Un crédito fiscal o una exoneración implican dejar de percibir ingresos y creo que el país no está para eso en este momento”, dijo Acosta.

En el plenario del Congreso existen propuestas para atrasar por un año más la entrada en vigencia del IVA a servicios de construcción, a los servicios turísticos y a los bienes de la canasta básica.

Ante la presión de varios partidos por exonerar la canasta básica del IVA, el Gobierno propone, como alternativa de financiamiento, que se elimine la exoneración del impuesto de renta al salario escolar del sector público.

“Cuando se hace un proyecto de ese tipo, debería entonces definirse cuál va a ser la fuente de financiamiento, máxime en la situación en la que estamos”, dijo Marta Acosta.

Ella añadió que hay varios criterios sobre ese tipo de exoneraciones: deben ser temporales y sujetas a revisión, para definir si los sectores exonerados se logran desarrollar, para entonces eliminar la exoneración y tal vez aplicarla a otro sector que la requiera.

“También se debe valorar cuál va a ser el beneficio para la sociedad y para la hacienda pública de una decisión de ese tipo”, apuntó la contralora.

Por la situación de la pandemia del coronavirus que atraviesa el país, la contralora general aseguró que lo menos deseable es dejar de percibir ingresos.

“Y si estamos exonerando porque así se decide, porque es una necesidad, entonces hay que buscar cómo reemplazar esa fuente alternativa de ingresos. Si doy muchas exoneraciones, dejo de tener muchos ingresos y, si no busco fuente, se me hace más grande la brecha entre gastos e ingresos”, sentenció.

De hecho, para este año, la Contraloría certificó una caída en los ingresos de 1,2 billones, lo que significa una reducción de un 21% en los ingresos tributarios que el Poder Ejecutivo había previsto.

Mientras tanto, el Ministerio de Hacienda advirtió a los diputados que el déficit fiscal se prevé en un 9,7% del PIB y que, en caso de que el Congreso atrase la vigencia del impuesto al valor agregado (IVA), el escenario sería mucho peor.

En la misma comparecencia de este jueves, la contralora dijo que el desbalance actual del Gobierno es algo nunca visto y estimó que el déficit podría superar el 11,2% del producto interno bruto (PIB).

Según Elian Villegas, jerarca de Hacienda, la exoneración del IVA por un año más a canasta básica, turismo y construcción se podría compensar perfectamente con el cobro de renta al salario escolar, que le daría al Gobierno ¢40.000 millones.

Las propuestas que tienen entre manos los diputados buscan atrasar el cobro del IVA por un año más a turismo, uno de los sectores más golpeados por la pandemia; y a la construcción, para mantener ese sector activo, y a partir del próximo año cobrarles el tributo de forma escalonada.

En el caso de la canasta básica, se intenta también aplazar el cobro del 1% del impuesto por un año.