Esteban Oviedo. 20 mayo
Distribución de agua en el cantón de Bagaces en el 2019. Foto: Archivo
Distribución de agua en el cantón de Bagaces en el 2019. Foto: Archivo

La Asamblea Legislativa aprobó este miércoles, en definitiva, una reforma para que la Constitución Política reconozca el acceso al agua potable como un derecho humano.

Con 49 votos a favor, el plenario acordó añadirle un párrafo al artículo 50 de la Carta Magna. Este es el tercer y último debate que recibe el proyecto en una segunda legislatura. En la legislatura anterior, había superado otros dos debates.

El nuevo párrafo de la Constitución dirá así:

“Toda persona tiene el derecho humano, básico e irrenunciable de acceso al agua potable, como bien esencial para la vida. El agua es un bien de la nación, indispensable para proteger tal derecho humano. Su uso, protección, sostenibilidad, conservación y explotación se regirá por lo que establezca la ley que se creará para estos efectos y tendrá prioridad el abastecimiento de agua potable para consumo de las personas y las poblaciones”.

La reforma también incluye un transitorio, según el cual se mantendrán vigentes las leyes, concesiones y permisos del uso del agua actuales mientras no se apruebe una “nueva ley que regule el uso, la explotación y la conservación del agua”.