Política

Científicos de la Comisión de Vacunación bajo ataque de Chaves

Presidente arremetió contra representantes de CCSS y Asociación de Pediatría

El presidente de la República, Rodrigo Chaves Robles, arremetió este miércoles, en conferencia de prensa, contra los científicos de la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología (CNVE), ente técnico independiente que fija los parámetros de Salud en cuanto a la inoculación de los costarricenses. Los acusó de tener gusto por las “cosas anómalas”, les atribuyó ilegalidades y les anticipó investigaciones.

Los atacó por no haber levantado la obligatoriedad de la vacuna contra la covid-19 para niños y adolescentes de entre 5 y 17 años, así como para funcionarios públicos y empleados del sector privado; estos últimos, en el caso de que los patronos consideraran necesaria la vacunación en sus centros de trabajo.

Como los científicos no cedieron a la presión del Gobierno para cambiar su postura técnica sobre este tema, reconoció el propio mandatario, la ministra de Salud, Joselyn Chacón, recurrió a revisar los nombramientos de los integrantes.

Rodrigo Chaves afirmó que dos miembros de la Comisión de Vacunas tienen nombramientos vencidos y, en su criterio, eso implica que todas las decisiones tomadas son ilegales. Según el Gobierno, inmediatamente se levanta la obligatoriedad de la vacunación contra la covid-19.

“Investigando, porque el Gobierno no afloja simplemente, buscamos por dónde hacer lo correcto. Nos dimos cuenta de que la Comisión, que le gustan las cosas anómalas en el país, particularmente tienen dos miembros con nombramientos vencidos”, afirmó el mandatario.

De acuerdo con el Poder Ejecutivo, los funcionarios con nombramientos vencidos son Marvin Piva, representante de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), y Óscar Porras, de la Asociación Costarricense de Pediatría.

Además de afirmar que a esos científicos “les gustan las cosas anómalas”, Chaves afirmó que se trata de “mandos medios”.

“No tienen nombramiento desde principios de este año, se quedaron calladitos, no dijeron que se les había vencido el nombramiento. De hecho nadie preguntó”, afirmó Chaves.

También los culpó, supuestamente, de haber frenado la compra de vacunas contra la viruela símica. “Para ponerle la cerecita, la ministra de Salud, Joselyn Chacón, le dice (a la Comisión) ‘hay que comprar unas vacunas contra la viruela del mono’; y le dijeron ‘no, esa sí no se la autorizamos’. Ni si quiera para quien tenga una necesidad o una exposición mayor, que ocupan más documentación para dar un criterio. Vean estos mandos medios; ya por dicha la ministra tiene la ruta clara”.

El mandatario dijo que ahora está en búsqueda de “las personas idóneas” para ocupar ambos cargos en la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología para que “ahora sí, ojalá, puedan cumplir con los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y no las ocurrencias o las decisiones contrarias a esos parámetros”.

“Dada la ilegalidad, le he pedido a la ministra de Salud que suspenda la obligatoriedad de la vacunación”, declaró Chaves. No obstante, posterior a las declaraciones del jefe de Estado en conferencia de prensa, expertos respaldaron las decisiones de la Comisión y señalaron que el criterio científico no tiene que ver con el burocrático.

El epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA), Juan José Romero Zúñiga, afirmó que una cosa es discutir sobre la legalidad del nombramiento y su vigencia, y otra el valor del criterio técnico de cada una de las personas que conforman la Comisión.

“Si en un determinado momento se decidió que la vacuna era obligatoria para las personas según distintos escenarios epidemiológicos fue porque era lo más adecuado desde el punto de vista de la salud pública y por el momento epidemiológico que se estaba pasando”, adujo.

La pediatra e infectóloga, María Luisa Ávila, agregó: “Las decisiones de la CNVE están basadas en evidencia científica disponible en cada momento, como deberían estarlo, y deben ser inmunes a los vaivenes políticos. Lamentablemente, eso en Costa Rica no se está aplicando”.

En tanto, la viróloga Eugenia Corrales Aguilar dijo que sí había razones de peso para establecer la obligatoriedad de la vacuna: “Así como en el país la vacunación contra sarampión, paperas, rubéola y polio es obligatoria para tener acceso al sistema educativo, es lo mismo con la vacuna contra la covid. Se sabía desde el inicio que esta vacuna prevenía la severidad. Desde el inicio era claro que no prevenía la infección”.

El presidente de la República informó de que el Ministerio de Salud abrirá una investigación por las vacunas contra la covid-19 debido a que, según dijo, se compraron dosis cuando la tendencia de vacunación iba disminuyendo.

“En vista de esa ilegalidad”, dijo Chaves, “que incluye la compra masiva de vacunas, compran millones de dólares en vacunas en un momento en que la tasa de vacunación venía cayendo. Ahora vamos a tener no sé cuánta plata botada probablemente en vacunas que no se van a usar y se van a vencer”.

Por último, el presidente de la República culpó a la abogada de la firma Pfizer, Beatriz Solís Worsfold, hija del exmandatario Luis Guillermo Solís, de no poder revelar los contratos firmados por la administración de Carlos Alvarado para la compra de vacunas contra la covid-19, en medio de la emergencia global por la pandemia de coronavirus.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.