Sofía Chinchilla Cerdas, Silvia Artavia. 19 marzo
La resolución que tomó la Caja la tarde de este jueves permitirá que entre marzo y mayo, los patronos y trabajadores de los trabajadores que más se vean afectados por la pandemia paguen sus cargas sociales sobre los salarios fraccionados. Foto: Rafael Pacheco.
La resolución que tomó la Caja la tarde de este jueves permitirá que entre marzo y mayo, los patronos y trabajadores de los trabajadores que más se vean afectados por la pandemia paguen sus cargas sociales sobre los salarios fraccionados. Foto: Rafael Pacheco.

La Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) acordó que, por los próximos tres meses, las empresas afectadas por la pandemia de covid-19 paguen las cargas sociales de sus trabajadores sobre sueldos reducidos en caso de que opten por disminuir las jornadas laborales.

El acuerdo complementa el proyecto de ley aprobado este jueves en la Asamblea Legislativa, el cual permite que durante la emergencia, los patronos reduzcan las jornadas de sus empleados hasta en un 75% si sus ingresos caen considerablemente.

La resolución que tomó la Caja la tarde de este jueves permitirá que, entre marzo y mayo, tanto patronos como trabajadores paguen sus cargas sociales sobre los salarios fraccionados, con el fin de abaratar los costos del aseguramiento.

En una transmisión de Facebook, Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja, explicó que el beneficio no se aplicará indistintamente a todas las empresas del país, sino a las que se vean más golpeadas por la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus.

Pilar Garrido, ministra de Planificación, aclaró que ahora los directivos de la Caja deberán definir a cuáles sectores se les aplicará la medida, aunque es claro que las empresas dedicadas al turismo, por ejemplo, están urgidas de ayuda.

“Estamos súper agradecidos con la Caja y también muy orgullosos del trabajo que hacen a nivel sanitario, y ahora de la posibilidad que nos dan para poder aliviar el peso que tiene en la economía la pandemia”, afirmó Garrido.

La ministra dijo que, durante ese periodo, el gobierno asumirá el costo de las cuotas que se reduzcan con un aporte de ¢33.000 millones, a fin de subsidiar las cargas sociales de los sectores más afectados.

El acuerdo de la Junta Directiva de la CCSS también se aplicará a los trabajadores independientes y los empleados del sector público que reportan jornada parcial, cuyos ingresos se vean sensiblemente afectados.

Los directivos de la Caja acordaron reducir la base mínima contributiva de los seguros de Enfermedad y Maternidad (SEM) y de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) en un 75%.

De esa manera, durante los próximos meses, el monto más bajo sobre la cual se calcularán las cargas sociales en los sectores que se vean golpeados por la pandemia, en el caso del SEM, no será ¢294.619, sino de ¢74.000.

En e caso de la base para el régimen de IVM, el monto no será ¢275.759, sino de ¢69.000.

En condiciones ordinarias, aunque una persona gane ¢210.000, tanto él como el patrono deben cotizar sobre ¢294.000.

Ahora, con la emergencia, si una jornada es reducida de manera que el salario queda en ¢125.000, las cargas sociales se harán sobre ese monto real.

Pero si la jornada de esa misma persona se reduce aún más y su sueldo queda en ¢65.000, durante la emergencia las contribuciones se calcularán sobre las bases reducidas anunciadas por la Caja.

Los porcentajes de cotización se mantienen igual.

El acuerdo adoptado por la Junta Directiva de la CCSS especifica que el beneficio será improrrogable.