Josué Bravo. 20 junio
El presidente Carlos Alvarado dijo que, aunque es respetuoso de la división de poderes, le preocupa la falta de claridad por parte de los diputados para argumentar por qué no reelegirían al juez de la República. Foto: Julieth Méndez.
El presidente Carlos Alvarado dijo que, aunque es respetuoso de la división de poderes, le preocupa la falta de claridad por parte de los diputados para argumentar por qué no reelegirían al juez de la República. Foto: Julieth Méndez.

El presidente Carlos Alvarado considera que la posición de los diputados, de cara a la reelección del magistrado de la Sala Constitucional Paul Rueda, “no queda clara y levanta dudas”.

“No termino de entender varios de los argumentos que esgrimen algunos para decir que no van a optar por su reelección (la del magistrado). No queda claro eso y levanta las dudas”, enfatizó el mandatario la tarde de este jueves durante la atención semanal a la prensa.

Aunque aseguró que es respetuoso de la división de poderes, el presidente dijo que le preocupa el accionar de los legisladores “de cara los costarricenses”.

“Yo lo que manifiesto es mi preocupación en esto, también mi respeto. Y desde el Ejecutivo, en el marco de nuestras competencias, observaremos esta situación, pero sí, como jefe de Estado, manifiesto que es algo que, particularmente, me preocupa”, expresó Alvarado.

El mandatario exhortó a los diputados a defender, con razonamientos válidos, las razones por las cuales han dicho que votarán en contra de la permanencia del juez de la República.

El diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Pablo Heriberto Abarca, por ejemplo, dijo que revisar el contenido de sus sentencias. La jueza penal Rosaura Chinchilla considera que castigar a un juez por sus sentencias sería una grave violación a la independencia judicial.

“Yo llamaría a que se usen argumentos de fondo, en una discusión de fondo que tiene que ver más con el Estado que con intereses políticos particulares”, continuó el presidente Alvarado.

Los ocho años de magistratura de Paul Rueda vencen el próximo 26 de junio.

Según la Constitución Política, si al concluir ese período los diputados deciden no remover de su cargo a un magistrado, este se mantiene en el puesto por un plazo igual.

Sin embargo, la semana anterior, la comisión de nombramientos de la Asamblea Legislativa realizó una reunión secreta para recomendar al Plenario no reelegir al juez de la República.

Incluso el presidente del Congreso, Carlos Ricardo Benavides, dijo que la reelección de Rueda podría ser secreta, a pesar de que ni la Carta Magna ni el Reglamento legislativo estipulan el voto secreto para reelecciones.

El mandatario Alvarado recordó que un caso similar se había presentado con el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia, Fernando Cruz, a quien los dipuatdos también quisieron fustigar por sus criterios en los fallos judiciales.

“Hay antecedentes en esta materia, como lo fue, en algún momento, la reelección de don Fernando Cruz, que levantó también este cuestionamiento sobre la discusión de la división de poderes y la independencia judicial”, afirmó el mandatario.