Política

7 organizaciones piden a diputados dar paso contra racismo y aprobar ley a favor de afrodescendientes

Exponen que números de empleo y educación desfavorecen a población afrocostarricense, al tiempo que señalan tintes racistas en gestiones de legisladores

Siete organizaciones les extendieron un llamado a los diputados de la Comisión Plena Primera de la Asamblea Legislativa para que aprueben, lo más rápido posible, el proyecto de Ley de acciones afirmativas a favor de las personas afrodescendientes.

En una carta enviada a los legisladores de ese foro parlamentario, los grupos expresaron su rechazo por los tintes racistas que se han presentado en torno a la discusión de esa iniciativa, que se tramita bajo expediente legislativo 21.499.

“Nuestros representantes electos tienen la responsabilidad de garantizar ciudadanía plena para todas y todos los costarricenses, especialmente a quienes pertenecemos a grupos históricamente discriminados. Les llamamos a dar un paso al frente contra el racismo y a reivindicar su compromiso con la igualdad y los derechos humanos”, expresa la nota.

El comunicado lleva el apoyo de Universal Negro Improvement Association Branch 300 (UNIA, asociación fundada por Marcus Garvey), la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora; la Asociación de Emprendedores y Profesionales Afrodescendientes (Emproa), la Fundación Arte y Cultura para el Desarrollo (Fuacde), la Asociación Foro de Mujeres Afro, el Centro de Mujeres Afrocostarricenses y de African Descent Development Foundation.

La petición de dichas organizaciones se basa en una serie de datos que proceden del último censo de población y vivienda realizado en Costa Rica y que evidencian brechas de desigualdad que afronta la población afrocostarricense.

“El acceso al empleo y, específicamente, al empleo de calidad, es una de las mayores problemáticas que enfrentan los y las afrodescendientes en el territorio nacional”, dice la nota.

Por ejemplo, la carta advierte de que la privación severa o moderada de servicios sanitarios, según condición étnico-racial, es del 4,5% para afrodescendientes y solo del 2,1% para no afrodescendientes.

Lo mismo se reporta en las zonas rurales, donde un 14% de la población afro vive privaciones severas o moderadas de servicios sanitarios, frente al 8,3% de la población no afro.

Los números sobre embarazos adolescentes entre los 15 y 19 años son del 14,6% entre afrodescendientes y del 10,4% entre la población no afro.

En educación, el 39,3% de los jóvenes afro entre 18 y 24 años asiste a un establecimiento educativo, pero esa cifra es mucho mayor entre los no afrodescendientes, con un 48,3%.

En la educación superior, se mantiene la brecha: de los jóvenes afrodescendientes entre 20 y 29 años, solo un 17,7% accede a estudios universitarios, mientras que el 29,3% de la población no afrodescendiente lo hace.

También sucede lo mismo con el porcentaje de mujeres afrodescendientes ocupadas en el servicio doméstico, que es superior a las mujeres no afro.

“Las mujeres afrodescendientes trabajadoras domésticas asalariadas con 15 años o más es del 15,5% y de las no afrodescendientes es del 11,1%. Son las mujeres afrodescendientes quienes se encuentran mayormente vinculadas a los oficios domésticos y, en muchas oportunidades, sin percibir los mismos ingresos y beneficios que sus pares no afrodescendientes”, exponen las organizaciones.

Racismo arraigado

De acuerdo con las organizaciones que solicitan el trámite acelerado a los congresistas, los números demuestran que el racismo sigue fuertemente arraigado.

“Una de sus manifestaciones es la falta de reconocimiento y negación sistemática de la existencia de la discriminación racial y de las desigualdades estructurales que enfrenta la población afrodescendiente”, dice el pronunciamiento.

A pesar de todos los instrumentos internacionales firmados y ratificados por Costa Rica para la lucha por los derechos humanos, en favor de los pueblos afrodescendientes e indígenas, “al día de hoy no existen políticas públicas y acciones afirmativas concretas a favor de la población afro”.

Por otra parte, la Asamblea tiene un informe sobre discriminación étnico racial que enfrentan los afrocostarricenses y que se tramitó bajo el expediente 19.299, desde el 2015, y que generó el proyecto de ley sobre acciones afirmativas.

Dicha iniciativa no se aprobó ni en su primera versión, presentada por la liberacionista Maureen Clarke, y ahora es el centro de una discusión por las polémicas mociones de la socialcristiana María Inés Solís en contra de la propuesta.

La diputada de la Unidad Social Cristiana (PUSC) y jefa de campaña del precandidato Pedro Muñoz propuso que el texto, en vez de “afrodescendientes”, diga “afrodescendientes, negros”, o múltiples opciones adicionales, como chinos, asiáticos, malekus, hindúes, personas desempleadas o en condición de pobreza.

Tintes racistas en la Asamblea

Tal como lo advirtieron varias organizaciones de afrodescendientes en días anteriores, así como el excomisionado para esta población, Quince Duncan, y el actual comisionado presidencial, Enrique Joseph, la discusión se llenó de tintes racistas.

En el comunicado de las siete organizaciones, expresaron el rechazo a las mociones de la diputada Solís, las cuales calificaron de burla racista.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.