Manuel Herrera. 27 mayo
El Monumento Nacional Guayabo es una de las reservas arqueológicas de la vieja metrópoli. Se ubica en el cantón de Turrialba. El nuevo proyecto en Agua Caliente, afirman sus gestores, tendrá la ventaja del fácil acceso, pues se ubica más al centro de la provincia. Fotografía José Cordero.
El Monumento Nacional Guayabo es una de las reservas arqueológicas de la vieja metrópoli. Se ubica en el cantón de Turrialba. El nuevo proyecto en Agua Caliente, afirman sus gestores, tendrá la ventaja del fácil acceso, pues se ubica más al centro de la provincia. Fotografía José Cordero.

Rescatar la historia de Cartago, atraer el turismo y contribuir en la reactivación económica de la zona y del país, serán los objetivos del Museo de Sitio que se desarrollará en una reserva arqueológica de Agua Caliente.

El proyecto se levanta a través de una alianza público-privada en la que participarán la Municipalidad de Cartago, el Museo Nacional, la Fundación Rey Guarco, las asociaciones de desarrollo comunal del distrito San Francisco y otras fuerzas comunales.

“Impulsamos un museo histórico que hará de Cartago un lugar de gran atracción turística y educativa. En los próximos días firmaremos un convenio para agilizar el desarrollo (del proyecto)”, indicó Mario Redondo, alcalde cartaginés.

El Museo de Sitio se desarrollará tres kilómetros al sur del parque central de la Vieja Metrópoli, exactamente donde se encuentran los restos de un gran asentamiento indígena de los años 1.500 antes de Cristo y que se extendió hasta la época colonial.

“El museo será fundamental para rescatar nuestra historia, atraer turismo y reactivar la economía de la región”, subrayó Redondo.

La idea no es nueva. En ella se venía trabajando desde el 2018, cuando el Museo Nacional contactó a Fraser Pirie, un líder comunal que realizó una publicación sobre el sitio y que, posteriormente, despertó la idea del museo mediante la apertura de la reserva arqueológica al público nacional y foráneo.

A pesar de ello, fue hasta este año, con el cambio de la administración en el Gobierno local, que el proyecto logrará entrar en su etapa de ejecución, luego de que todas las partes involucradas firmen un convenio donde se asegure la sostenibilidad del sitio y el salvaguardo de la riqueza arquitectónica e histórica que la reserva alberga.

Estos son los hallazgos que se han realizado en el terreno de Agua Caliente. Fotografía: Cortesía Municipalidad de Cartago.
Estos son los hallazgos que se han realizado en el terreno de Agua Caliente. Fotografía: Cortesía Municipalidad de Cartago.
El testamento

El Museo de Sitio se ubicará en una finca que fue propiedad de José Ramón Troyo, cartaginés que inició con el apogeo de la producción cafetalera en Agua Caliente. Él adquirió la finca a finales del siglo XIX y en noviembre de 1887, fecha en que murió, ordenó en su testamento que toda su colección arqueológica hallada en la zona pasara a ser propiedad del recién inaugurado Museo Nacional.

Aquella fue la primera colección de antigüedades arqueológicas de la institución.

En los primeros soles de 1980, el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) compra parte de la finca para desarrollar un proyecto residencial; empero, en los primeros movimientos de tierra hallan grandes cantidades de restos arqueológicos.

Por ahí de 1985 la institución cede cerca de 10 hectáreas de la finca al Museo Nacional, que resguarda el patrimonio arqueológico del país. Es precisamente en ese espacio donde se desarrollará el Museo de Sitio.

Según un comunicado de prensa de la Municipalidad de Cartago, en el proyecto se prevé que la entidad asuma la seguridad, monitoreo, recolección de desechos y cuidado de la reserva.

También será tarea del municipio promover la participación activa de las comunidades aledañas en la salvaguarda del sitio y el tratamiento de las aguas negras.

El Museo Nacional desarrollará un plan de investigación en los próximos cinco años con el fin de excavar la reserva por sectores y, dependiendo de las condiciones de conservación, dejarlas expuestas al público.

“Estas excavaciones serían parte del atractivo turístico, así como las labores de laboratorio donde se procesan las colecciones excavadas. La exhibición principal del Museo de Sitio se basaría en diferentes muestras de la colección donada por Troyo (más de 3.500 objetos)”, especificó la Municipalidad cartaginesa.

El espacio contará, además, con áreas de talleres y otras para impartir charlas.

Los responsables del proyecto aseguran que el fácil acceso a este será una de sus principales características.