Sofía Chinchilla Cerdas. 1 agosto
El obispo de Cartago, monseñor Mario Enrique Quirós, indicó que el nuevo vestido de La Negrita representa un mensaje de amor y esperanza frente a la pandemia. Foto: Rafael Pacheco
El obispo de Cartago, monseñor Mario Enrique Quirós, indicó que el nuevo vestido de La Negrita representa un mensaje de amor y esperanza frente a la pandemia. Foto: Rafael Pacheco

En la ceremonia de vestición, este 1.° de agosto en Cartago, el obispo local Mario Enrique Quirós le pidió a La Negrita “que le dé sabiduría y luz a nuestros hombres y mujeres de ciencia para que tengamos pronto esa vacuna para detener el virus que tanto mal ha causado”.

El prelado emitió un mensaje durante una misa en la Basílica de Nuestra Señora de Los Ángeles, a la que asistieron unas 20 personas que habían reservado de antemano un campo.

“Que esa vacuna sea accesible a todos, en especial a los que más lo requieren”, dijo Quirós.

En su homilía, el obispo encomendó a Dios al personal médico, al gobierno y al sector privado que combate la pandemia.

“Ahora es el momento para sumarnos en la responsabilidad, en el cuidado personal y comunitario”, afirmó.

“Si bien es cierto este año ha sido de súplica intensa por el coronavirus, la fe, el amor y la esperanza no han mermado”, continuó.

También, oró por las 150 personas que han muerto a causa de la covid-19 en Costa Rica y dijo: “Agradezco a todos los que hacen un esfuerzo por su protección personal y la ayuda al prójimo”.

Asimismo, envió un mensaje de solidaridad al cardenal de Managua, por el ataque en la catedral ayer viernes, cuando un desconocido lanzó una bomba molotov que incendió la capilla que alberga a la Sangre de Cristo y el Santísimo, una imagen venerada por los católicos nicaragüenses, informaron la iglesia y testigos.

Este sábado, en Cartago, el clero ingresó en una procesión sencilla a la Basílica. El obispo de Cartago se detuvo a dar la bendición a los periodistas y fieles presentes.

Los obispos de Costa Rica llegaron a rezar por sus respectivas comunidades.

Hasta las 2 p. m., en Cartago centro, no se veía una afluencia de romeros. Este año, la romería suspendida debido a la pandemia de coronavirus y la Iglesia católica le ha pedido a la gente no asistir, por tratarse de un evento masivo.

Consultados por La Nación, vendedores de artículos religiosos en las cercanías de la Basílica lamentaron que las restricciones evitaran las ventas masivas que acostumbran hacer para estas fechas.

Vecinos afirmaron que, durante estos días, han visto pocos romeros y consideran que los fieles hicieron caso a la restricción. Estimaron que en esto influyó el anuncio de la Policía de que vigilaría las vías.

“Normalmente hoy ni se podría caminar en Cartago. Verlo así se siente feo, pero diay, es lo que hay que hacer”, dijo María de los Ángeles Granados.

La tradicional misa del 2 de agosto, en honor a la Virgen de los Ángeles, se realizará este domingo a las 10.30 a. m.

En un comunicado, el presidente Carlos Alvarado informó de que no asistirá la eucaristía. Según dijo, el obispo Quirós le indicó que debido a la emergencia nacional de la covid-19, este año los jerarcas no están invitados a la ceremonia.

“El Presidente de la República les respondió agradeciendo “la responsabilidad, el compromiso y coherencia con que la Conferencia Episcopal actúa al desarrollar a puerta cerrada la celebración solemne a Nuestra Patrona la Virgen de los Ángeles”, comunicó Casa Presidencial.

Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco
Foto: Rafael Pacheco