Diego Bosque. 20 julio, 2016
La pampa estrena acceso a cuatro carriles
La pampa estrena acceso a cuatro carriles

Liberia

Mayo del 2017. Ese es el mes que el Gobierno marcó en el calendario para comenzar las obras de ampliación a cuatro carriles del tramo de carretera entre Cañas y Limonal, en Abangares.

Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes, declaró ayer que esperan sacar la licitación de ese proyecto el próximo mes. Los trabajos empezarían ocho meses después de la adjudicación.

Villalta hizo el anuncio durante la inauguración de la vía Cañas-Liberia.

El jerarca agregó que en los próximos meses contratarán las dos secciones siguientes de la carretera. Estas son las que van de Limonal a San Gerardo, en Chomes de Puntarenas, y la segunda, de San Gerardo a Barranca.

Así se completan los 70 kilómetros existentes entre Cañas y Barranca.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) estima que las mejoras en los tres trayectos costarían $280 millones, monto que provendría de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Con este proyecto, las autoridades complementarían la ampliación de los 50,5 kilómetros entre Cañas y Liberia, puestos oficialmente en servicio este miércoles, por el presidente de la República, Luis Guillermo Solís.

Según el jerarca del MOPT, para el nuevo proyecto vial sacarán tres licitaciones, una para cada sección. Asimismo, le encomendarán al mismo contratista la vía, los puentes y las intersecciones para cada tramo.

"Por las lecciones aprendidas con el proyecto Cañas-Liberia, el trayecto de 70 kilómetros se va a partir en tres licitaciones, pero cada una será ejecutada por un solo contratista", explicó.

En la construcción de Cañas- Liberia hubo seis contratistas y 21 contratos diferentes.

El presidente Solís aseguró que la inauguración de la carretera Cañas-Liberia fue posible gracias a la labor de varios gobiernos.
El presidente Solís aseguró que la inauguración de la carretera Cañas-Liberia fue posible gracias a la labor de varios gobiernos.

La ejecución de la obra se inició en mayo del 2012 y debía concluir en mayo del 2014. Sin embargo, la reubicación de servicios públicos y la inclusión de intersecciones atrasaron el avance.

Esta carretera tiene cuatro carriles en concreto (dos por sentido) de 3,8 metros de ancho cada uno, 54 bahías para autobuses (27 de cada lado de la ruta) y espaldones de 1,8 metros. Además, existen 11 puentes peatonales y 18 kilómetros de ciclovías.

La inversión llegó a ¢70.000 millones: ¢48.000 millones del contrato original, más los aumentos por las desviaciones y los pasos a desnivel.

En marzo entraron en operación los primeros 30 kilómetros de esta carretera.