Juan Diego Córdoba González. 18 junio
Los puentes ubicados en cañones de entre 100 y 200 metros de altura, se mantendrán de un solo carril debido al alto costo de su ampliación, dada la complejidad.
Los puentes ubicados en cañones de entre 100 y 200 metros de altura, se mantendrán de un solo carril debido al alto costo de su ampliación, dada la complejidad.

Aunque las locomotoras circularían cada cinco minutos a doble sentido, el proyecto del tren eléctrico metropolitano contempla conservar cinco puentes a un solo carril.

La complejidad técnica para ampliar esas estructuras, ubicadas en cañones de entre 100 y 200 metros de altura, elevaría aún más el costo global de la obra, estimado en $1.550 millones.

Ese es el principal motivo para dejar una sola vía en los puentes sobre el río Virilla, en las rutas Atlántico-Alajuela y Atlántico-Ciruelas, así como los pasos por sobre ríos Torres y Ciruelas, también en esa última ruta.

Lo mismo ocurriría con el puente sobre el río Fierro, en la línea Atlántico-Paraíso.

Esas cinco estructuras serían intervenidas para readecuarlas al paso del nuevo tren eléctrico.

De acuerdo con José Antonio Quirós, de la Unidad Ejecutora del Incofer, el costo de construir esos puentes a doble vía sería mucho más alto que su beneficio, pues el tren eléctrico contaría con un sistema de señalización con frenado automático, que impediría que dos máquinas coincidan de frente sobre la misma vía.

Las unidades, dijo, durarán entre 5 y 15 segundos para cruzar los puentes, por lo que tampoco se generarían embudos.

“Cuando los aparatos detecten que un tren está en esa sección (de un solo carril) automáticamente imposibilita al otro tren entrar. Se emite una señalización al operador, pero también se hace un bloqueo automático. Será totalmente imposible que un tren, por alguna razón, pueda ocupar esa sección si otro tren está ahí mismo, afirmó Quirós.

Tema presupuestario

La Unidad Ejecutora del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), reconoció que la principal limitante para no ampliar las grandes estructuras es el tema presupuestario.

Según los estudios elaborados por la empresa española IDOM, el costo de construcción de una estructura nueva con las características que requieren esos cinco puentes, rondaría los $7.300 por metro cuadrado (m²).

Las estructuras actuales suman un área de 1.723 m².

Estos son los puentes que permanecerían a un solo carril en proyecto de tren eléctrico. Las estructuras tendrían que ser intervenidas y readecuarlas para el paso de los trenes nuevos. Imágenes del Incofer.
Estos son los puentes que permanecerían a un solo carril en proyecto de tren eléctrico. Las estructuras tendrían que ser intervenidas y readecuarlas para el paso de los trenes nuevos. Imágenes del Incofer.

“Esto es con el fin de tener una inversión financieramente más responsable, optimizando los recursos que se tienen, y sobre todo considerando que son puentes de gran envergadura, no solo por su longitud, sino también por su altura y las complicaciones que representan su intervención”, afirmó Quirós.

Otros 40 puentes menores ubicados a lo largo de los 84 kilómetros del recorrido del sistema de transporte público que impulsa el gobierno sí serán ampliados.

¿Qué dicen los estudios?

Los análisis de la consultora ferroviaria española señalan que mantener los cinco grandes puentes a una sola vía “no condiciona” la operación del sistema de transporte público.

Esa conclusión la hizo con base en las frecuencias de salida de trenes cada 5 minutos en horas punta y cada 10 minutos en horas valle.

No obstante, advierte que cabe la posibilidad de que requieran ampliarse más adelante.

“Se propone mantenerlas en vía única para el inicio de la operación y evaluar a futuro su ampliación, en función de la demanda observada, ya que suponen un coste de inversión elevado”, señala la memoria 14 de la factibilidad.

También advierte de que se requerirá realizar posteriormente un estudio estructural de los puentes, para determinar si se pueden readecuar.

Considera el hecho de que esos pasos originalmente fueron creados para soportar el tren de carga, con tonelajes más altos que un tren de pasajeros.

Por último, a modo de síntesis, los estudios señalan que la decisión entre construir puentes nuevos o readecuar los pasos actuales, dependerá de cuánto esté dispuesto el país a pagar por esas estructuras.

“Depende básicamente de la ponderación que se realice entre los costes de la obra, el coste de mantenimiento e inspección y la certidumbre estructural, que son los condicionantes de más peso”, indica el informe.