Patricia Recio. Hace 15 horas
La implementación de carriles exclusivos en 70 km de rutas de la GAM es, según el MOPT, uno de los componentes claves del proceso. Foto: Rafael Pacheco
La implementación de carriles exclusivos en 70 km de rutas de la GAM es, según el MOPT, uno de los componentes claves del proceso. Foto: Rafael Pacheco

Este viernes, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) dio a conocer, finalmente, detalles del proceso de sectorización del transporte público que se implementará a partir del 1.° de octubre de este año.

Eso sí, los ajustes llegarían de forma paulatina y solo en algunas de las rutas de la Gran Área Metropolitana (GAM), por el momento.

La intención del MOPT es que el proceso arranque con un plan piloto en dos de los ocho sectores de la capital.

El ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, aseguró que los sectores que esta administración se ha propuesto dejar troncalizados serán elegidos entre cuatro que se analizan actualmente: Escazú- Santa Ana; Moravia- Paracito, Tibás-Santo Domingo y la ruta de Pavas.

“Dentro de estos cuatro sectores vamos a terminar escogiendo dos que nos proponemos, haciendo un enorme esfuerzo. Es indispensable trabajar en la integración tarifaria y en el pago electrónico para ponerlos a prueba en estas dos líneas que proponemos poner como modelos de operación antes de que concluya esta administración”, dijo el ministro.

Por su parte, Leonardo Castro, consultor a cargo del proyecto, explicó que la intención es pasar a un esquema donde las rutas estén integradas y jerarquizadas, y faciliten poner carriles prioritarios en las troncales, así como autobuses más grandes para aumentar la capacidad de los pasajeros y tener intervalos de espera menores.

“Una vez que las rutas estén coordinadas (sectorizadas), de manera que no compitan entre ellas, se entraría a un proceso paulatino en donde se comenzaría a cambiar el esquema operativo, a poner autobuses más grandes y a tener menores intervalos de operación. Eso, complementado con las rutas secundarias, que son las que alimentan desde dentro del sector en los puntos de integración, y con otros modos de transporte, como el tren”, explicó.

Un segundo componente contempla la implementación del pago electrónico, así como recursos tecnológicos de información y para la operativización de los servicios.

A lo largo de todo el período y paralelo a las etapas de troncalización, se buscará avanzar en un esquema de sustitución de la flota.

El proyecto también incluye la integración tarifaria, con la cual los usuarios pagarían de acuerdo al recorrido que realizan y no tarifas fijas por rutas establecidas, como se aplica actualmente.

En total, el plan contempla ocho sectores y cuatro subsectores, así como 53 nodos de integración (puntos de intercambio entre las diferentes modalidades de transporte) en el área metropolitana de San José.

Hasta 15 años

El ministro de Obras Públicas confirmó que el proyecto de ley para lograr la reforma en el plazo de las concesiones permitirá extender los contratos hasta por 15 años, pues actualmente se renuevan por siete años.

Méndez Mata dijo que esto solo se aplicará para los empresarios que se comprometan a cambiar al menos el 40% de su flotilla por autobuses eléctricos.

“Las empresas que van a estar sujetas al recambio de unidades, esto va a ser directamente establecido en los contratos y a decisión del MOPT, porque no le vamos a exigir a una concesión de una ruta, como por ejemplo entre Puriscal y Parrita, por las condiciones del terreno, un bus eléctrico; no vamos a comprometerlo a una renovación de flota, entonces se queda con un contrato de siete años”, explicó el ministro.

La iniciativa además deslinda una serie de competencias en relación con el otorgamiento, regulación del servicio y mecanismos de operación entre el MOPT y la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Espera de años

El plan de sectorización se comenzó a desarrollar desde 1999 y desde entonces se ha quedado en múltiples estudios y propuestas.

En el año 2000, cuando se renovaron las concesiones se condicionó con implementar el plan, pero los autobuseros se opusieron por lo que la iniciativa quedó en suspenso.

Siete años después fue el rechazo al cobro electrónico el motivo del desacuerdo que varó nuevamente el proyecto.

En febrero del 2017 se publicó el decreto para fijar las nuevas etapas, normativa con la que la actual administración ha avanzado, sin embargo, el principal cambio desde entonces ha sido la implementación de carriles exclusivos.

A finales del año pasado, el jerarca Rodolfo Méndez Mata adelantó que el plan de reordenar las rutas se encaminaría con la renovación de las concesiones que vencen en setiembre de este año.