Patricia Recio. 13 abril
La intersección de La Lima será la primera de cuatro niveles que se construiría en el país. Foto: Rafael Pacheco
La intersección de La Lima será la primera de cuatro niveles que se construiría en el país. Foto: Rafael Pacheco

Dos intersecciones de tres y cuatro pisos serán el alivio para unos 40.000 vehículos que ingresan o salen de la ciudad de Cartago cada día.

Se trata de los intercambios conocidos como Taras y La Lima, cuya construcción arrancaría en octubre de este año, según las previsiones del Ministerio de Obras Públicas yTransportes (MOPT) y la empresa constructora.

La obra fue adjudicada al consorcio H Solís- Estrella, el mismo que tiene a su cargo las obras del tramo norte de la carretera de Circunvalación. Se trata de un proyecto de $58 millones.

Esos recursos se financiarán con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que fue firmado por el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, la semana anterior.

La estimación es que ambas intersecciones estén concluidas en un plazo de 28 meses, contados a partir de la orden de inicio.

(Video) Así será el nuevo cruce de Taras

Proyecto en detalle

La obra incluye la construcción de dos pasos elevados con seis carriles de circulación en el caso de Taras y cuatro en La Lima, en donde también se habilitarán dos carriles más para los vehículos que circulen desde y hacia el sector de El Guarco.

Además, a lo largo de la radial de 2,8 kilómetros que habrá entre una y otra intersección se realizarán mejoras que permitan mantener tres carriles por sentido.

En ese mismo tramo, se levantaría un paso superior con una rotonda con el propósito de facilitar el acceso y salida de la calle que se ubica cerca del supermercado Walmart, en La Lima.

De acuerdo con el borrador del proyecto, para el intercambio de Taras se construirá una rotonda a nivel de la vía actual, que permitirá el acceso a San Nicolás de Cartago.

En la parte superior se dispondrá de tres carriles por sentido para que los vehículos que circulan desde la carretera Florencio del Castillo hacia Cartago o, viceversa, transiten sin detenerse.

El intercambio de Taras incluye un paso elevado para facilitar el tránsito hacia el centro de Cartago , una rotonda y vías marginales y retornos.
El intercambio de Taras incluye un paso elevado para facilitar el tránsito hacia el centro de Cartago , una rotonda y vías marginales y retornos.

Además, en ese cruce se contemplan retornos, carriles de acceso y conexiones con vías marginales.

En el cruce de La Lima es donde se levantará la obra más compleja, ya que se pretende construir dos rotondas, un paso inferior y un túnel, con lo que el intercambio, en total, tendría cuatro niveles en los distintos sentidos de circulación.

En el intercambio de La Lima se construirán dos rotondas y dos pasos superiores, además un paso inferior o túnel con lo que la intersección tendrá en total cuatro niveles.
En el intercambio de La Lima se construirán dos rotondas y dos pasos superiores, además un paso inferior o túnel con lo que la intersección tendrá en total cuatro niveles.

Ese intercambio dispondrá de cuatro carriles elevados (dos por sentido) para entrar o salir de la ruta Interamericana sur hacia la ruta 10, que es la que pasa por el centro de Cartago.

Además, tendrá otros dos carriles elevados (uno por sentido) para mantener el desplazamiento continuo sobre la Interamericana sur o ruta 2, entre La Lima y El Guarco.

Las rotondas que se ubicarán a nivel permitirán el intercambio hacia uno u otro de estos pasos elevados; mientras que el paso inferior privilegiará el acceso desde la ruta hacia el centro de Cartago.

El consorcio a cargo deberá, además, realizar mejoras en la superficie de ruedo y su base, así como arreglos en los accesos a las calles marginales, disponer aceras con anchos de dos metros, bahías de autobús y ciclovías en aquellos tramos donde sea posible.

En marcha

De acuerdo con el viceministro de Infraestructura, Tomás Figueroa, si bien el cronograma establece como fecha máxima de inicio el 24 de octubre de este año, la idea es empezar antes.

Indicó que será necesario concretar, al menos, 30 expropiaciones parciales.

“ Lo que estamos es expropiando franjas en algunas secciones. De hecho, todavía se está generando algún tipo de optimización; podrían ser menos de 30 pues todavía hay un pequeño ajuste”, explicó.

Figueroa comentó que los procesos ya fueron iniciados y que los avalúos de esos terrenos se están elaborando.

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades con respecto a esta obra tiene que ver con el manejo del tránsito en ambos cruces, en donde ya suelen registrarse enormes presas para entrar y salir de la ciudad.

La empresa a cargo deberá presentar un plan de manejo de tránsito para atenuar el impacto para los conductores durante la construcción de las obras. Foto: Rafael Pacheco
La empresa a cargo deberá presentar un plan de manejo de tránsito para atenuar el impacto para los conductores durante la construcción de las obras. Foto: Rafael Pacheco

“Es un punto de mucho volumen de tránsito y conflictivo. Estamos en esa coordinación con el contratista para que vaya preparando el plan de manejo de tránsito y lo vamos a ir viendo de manera integral. Consideramos que es un tema sensible”, dijo el viceministro.

Consultado sobre si se valora intervenir ambos sectores en distintos momentos, admitió que se ha considerado dividir el proyecto en tres secciones: intercambio Taras, ampliación de la vía e intercambio de La Lima.

Sin embargo, Figueroa indicó que eso se resolverá una vez que el contratista presente sus planes de trabajo.

La intención del MOPT es que estos intercambios sean considerados como un aporte estatal, una vez que se materialice la iniciativa privada que actualmente se encuentra en estudio y que fue presentada por la empresa MECO para ampliar a seis carriles toda la carretera entre San José y Cartago.