Infraestructura

Rompeolas evitará paralización de puerto Caldera

Estructura evitará sedimentación en acceso a la terminal portuaria del Pacífico, que podría impedir atender buques de gran calado, como sucedió en 2019

Las reparaciones del rompeolas de puerto Caldera finalizaron este viernes.

La remodelada infraestructura evitará la paralización de las actividades portuarias en la terminal del Pacífico, amenazadas por la sedimentación que se produce en los accesos a los puestos de atraque, producto del oleaje.

Esos trabajos contemplaron el reforzamiento de 594 metros de las primeras dos secciones del rompeolas, así como la rehabilitación de 38 metros adicionales, que contemplan la tercera parte de la estructura, informó el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

La inversión financiada a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tuvo un costo cercano a los $12,4 millones.

Esas obras también incluyeron la construcción del morro, además del acondicionamiento de los 660 metros de caminos en dicha estructura.

Un rompeolas es necesario para establecer una zona de mar en calma, para que las embarcaciones puedan atracar en una zona de seguridad, evitando los efectos del oleaje o de fenómenos meteorológicos adversos.

“Cuando se construye una obra como estas, que busca resolver problemas de congestionamiento en el puerto, tenemos que celebrarlo como si estuviéramos poniendo en servicio una o varias rotondas en nuestras carreteras.

“Esta obra tiene ese propósito, de controlar el oleaje para que la carga y descarga de los barcos sea lo más eficiente posible y también, que pueda evitar que haya sedimentación”, aseguró el jerarca del MOPT, Rodolfo Méndez Mata.

Producto de esa sedimentación natural y ante los problemas del rompeolas, Caldera no pudo recibir buques de gran calado, a mediados del año 2019.

Entre ellos, tres grandes cruceros que no pudieron atracar en el Pacífico y que venían con más de 12.000 pasajeros a bordo.

A causa de esa problemática, a finales de ese año, la Sociedad Portuaria de Caldera (SPC), empresa concesionaria de la terminal, decidió adelantar los trabajos de dragado contemplados en el contrato de concesión.

Según el convenio, esas obras de mantenimiento debían realizarse este mismo año, sin embargo, la sedimentación ocurrió mucho antes de lo previsto.

Para esos trabajos, la operadora de puerto Caldera contrató a la firma holandesa Van Oord, que con una gigantesca draga removió 400.000 metros cúbicos de lecho marino acumulado en el acceso al puerto.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.