Infraestructura

Rodolfo Méndez rechaza que Mélida Solís ejerciera control político sobre él, como dice OIJ

Califica afirmaciones de Policía Judicial de interpretación ‘antojadiza, incomprensible y reclamable’. Asegura que él mismo se ocupó de buscar fondos recortados al Conavi para evitar su parálisis

Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, rechazó este lunes que la empresaria Mélida Solís ejerciera “control político” sobre él, como lo afirmó la Policía Judicial en el expediente del denominado Caso Cochinilla.

Según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la dueña de la empresa H. Solís ejerció ese control para lograr que se aprobara una moción presupuestaria por ¢22.500 millones para el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

El interés de la empresaria en esos fondos se debía a que su constructora tenía buena parte de los contratos de obra vial financiados por el Consejo.

De acuerdo con el expediente judicial, esa fue la razón por la que Mélida Solís hizo en julio de 2020 coordinaciones con el entonces gerente de Adquisiciones y Finanzas del Conavi, Carlos Solís, para que se consiguiera el ajuste presupuestario.

“Esa es una interpretación antojadiza, incomprensible y reclamable de mi parte. Lo rechazo en forma contundente porque lo dicen sin evidencia que les permita tal conclusión. Es inaudito decir que tramitar un presupuesto extraordinario perjudique los intereses del Estado”, refutó Méndez Mata.

Según el ministro, fue él quien buscó activamente la aprobación de la moción a la cual alude el OIJ, luego de que la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso redujera el presupuesto del Conavi.

La rebaja de ¢30.00 millones se hizo en acuerdo con el ministro de Hacienda, Elian Villegas.

“Ante eso, y de forma inmediata, me moví a recuperar esos recursos porque ya estábamos en julio, en plena crisis sanitaria y económica por la pandemia, en el sétimo mes del año y con más del 50% del presupuesto institucional consumido. El actuar de la Comisión suponía la paralización del Conavi”, insistió.

Méndez aseguró que habló con la Presidencia de la República y con Hacienda para lograr la reposición de los fondos desde la Asamblea Legislativa. La moción de los ¢22.500 millones, dijo, salió del Conavi porque le correspondía hacerlo.

“Eso no es antojadizo, es lo que corresponde y para lo cual conversé personalmente con los miembros de la Comisión de Hacendarios para hacerles ver la urgencia de reponer los dineros”, insistió.

Frenar obras

Ante consulta de este diario, el jerarca del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) aseguró que Mélida Solís nunca se le acercó para presionar por el asunto.

“No. Lo rechazo porque eso se hizo por interés nacional, no para favorecer a empresas. ¿Cómo va a ser posible que ahora se crea que la asignación de recursos públicos es para favorecer a particulares.

“Fui yo quien ejerció presión ante el Gobierno y no nadie sobre mí”, expresó con énfasis.

Justificó su actuación porque, en su criterio, el recorte al presupuesto del Conavi se hizo sin analizar las consecuencias, pues la alternativa hubiera sido frenar obras, lo que no era aceptable, pues eran estímulo para las actividades económicas.

“Si alguien sugiere que fue para favorecer a empresas, es una ingratitud. Eso no es así y eso lo defenderé donde sea. Que se castigue a quienes corresponda, pero fue por eso que nos movimos a recuperar los dineros”, agregó.

Tanto Mélida Solís como el exgerente de Conavi figuran en la causa judicial por delitos de corrupción en contratos de obras viales.

Entretanto, este martes, Méndez Mata acudirá a la Comisión de Hacendarios a defender un presupuesto extraordinario para el Conavi, pues, según él, debido a la crisis fiscal la Administración no le ha girado ¢120.000 millones que le corresponden a esa entidad y que Hacienda ya recaudó.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.