Patricia Recio. 11 junio
Las obras que se habían iniciado en el puente Laguna deben demolerse y volver a ejecutarse. Foto Alonso Tenorio
Las obras que se habían iniciado en el puente Laguna deben demolerse y volver a ejecutarse. Foto Alonso Tenorio

Los primeros estudios elaborados en el sector del río Laguna, en la vía entre Sifón de San Ramón y la Abundancia de San Carlos, determinaron que el corredor actual es “apto para la construcción”.

Las obras para levantar un puente en ese sitio están suspendidas desde el 2015, cuando se detectó que una pila de 23 metros de altura se inclinaba considerablemente.

El movimiento ocurría, según estimó el Conavi en aquella época, porque la margen derecha del río presentaba inestabilidad geológica.

Ahora, nuevos análisis realizados por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), indican que se puede mantener el trazado de la carretera en ese punto; sin embargo, todavía no hay indicios de cuál sería la solución definitiva.

Para llegar a esa conclusión, los especialistas realizaron perforaciones a una profundidad de 85 metros.

“Los trabajos, supervisados por personal experto, son suficientes para confirmar que el corredor Laguna es apto para construcción, lo que representa un paso muy positivo pues ahorra el proceso de buscar un nuevo punto de construcción, centrando los esfuerzos en desarrollar la solución técnica definitiva a ejecutar”, indica un comunicado del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

En reiteradas ocasiones, el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, ha indicado que en la vía, cuya construcción se paralizó en agosto del año pasado, luego de 13 años sin que se concluyera, eran necesarios más estudios técnicos antes de realizar una nueva contratación.

Incluso preveía un cambio de trazado como un alternativa al problema geológico que existe en la zona.

Adicional a las perforaciones en ese punto, se tienen programadas dos perforaciones más en otros sitios complejos de la carretera, para valorar el trazado y el desarrollo de las obras que se requieren.

Paralelo a esos estudios, se iniciará la búsqueda de las soluciones que se requieren en la Laguna.

Mientras esos análisis se completan, el Conavi contratará una empresa para que se encargue del mantenimiento y conservación de la vía, a fin de que no se pierdan las obras que la empresa Sánchez Carvajal no logró terminar.

En esas labores, que iniciarían en julio, el Conavi pretende invertir cerca de $5 millones.

La semana anterior, la presidenta de la Asociación Pro Carretera, Patricia Romero, aseguró que recientemente la Contraloría General de la República otorgó dos meses de plazo al Conavi para presentar una propuesta formal con soluciones definitivas y un cronograma de trabajo.

Romero celebró los resultados de los estudios y afirmó que si bien el mantenimiento de las obras actuales es necesario, lo ideal sería que los recursos se inviertan en dar funcionalidad a las obras existentes.

Según el Conavi, Sánchez Carvajal dejó la vía a un 60% de avance, lo que incluye el asfaltado de más de 22 kilómetros de los 29,7 que abarca la carretera. Sin embargo, no se realizó señalamiento vial, ni ninguna otra labor de seguridad.

Además, en la Laguna es necesario demoler toda la estructura que se había levantado e iniciar de nuevo. También se debe completar la construcción de otros tres puentes mayores y buscar una solución en el humedal La Culebra, que se ubica en medio del trazado actual, así como otros puntos identificados con problemas geológicos.

La estimación del Gobierno es que para completar la carretera se requieren $300 millones. Ese monto incluye los siete kilómetros de la llamada “punta sur” (tramo Abundancia- Florencia).