Patricia Recio. 3 febrero
La empresa CHEC trabaja desde diferentes frentes en labores de preparación de subbase, así como en los sitios donde deberán construir puentes paralelos. Foto: Albert Marín.
La empresa CHEC trabaja desde diferentes frentes en labores de preparación de subbase, así como en los sitios donde deberán construir puentes paralelos. Foto: Albert Marín.

A la empresa China Harbour Engineering Company (CHEC), a cargo de la ampliación de la ruta 32, le quedan 20 meses para completar los 107 kilómetros de vía entre el cruce hacia Río Frío y el centro de Limón.

Para octubre del 2020, si la firma no ha concluido la carretera, la construcción podría quedar sin financiamiento, pues ese fue el plazo otorgado por el banco Eximbank de China para desembolsar los $395 millones con los que se financia el 80% de la obra.

Al préstamo chino, el Gobierno debió sumar una partida de $100 millones.

Ante esta situación y el lento avance del proyecto, el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, aseguró que han considerado la necesidad de pedir al banco chino una ampliación en el plazo.

“Será posible -por las razones obvias- de la necesidad de ampliar el plazo, que se podría negociar una extensión con el Eximbank, de alguna manera esto se ha conversado informalmente y es una posibilidad que hemos valorado”, aseguró el jerarca.

Actualmente, la empresa china trabaja en varios frentes a lo largo del trayecto que atraviesa los cantones de Pococí, Guácimo, Siquirres, Matina y Limón.

En algunos tramos, ya se puede ver colocación de material de subbase en los carriles nuevos, mientras que en otros las labores se reducen a la corta de árboles, preparación de terreno y colocación de alcantarillas en los puentes.

Sin embargo, también hay una importante cantidad de tramos donde el avance es nulo.

Para agilizar la obra, la firma solicitó al Gobierno autorización para subcontratar empresas nacionales para dar mayor celeridad a los trabajos.

Méndez Mata añadió que es necesario considerar que algunas obras adicionales requerirán que se extiendan los plazos establecidos en el contrato original.

Esas obras incluyen la construcción de vías marginales, más puentes peatonales y ciclovías.

Para construir dichas obras, la administración estudia pedir una adenda al contrato y también deberá buscar financiamiento.

La empresa CHEC recibió la orden de inicio en noviembre del 2017, sin embargo, fue casi un año después cuando se empezó a notar el avance en la construcción de la vía.

Uno de los principales atrasos que ha enfrentado el proyecto es la ejecución de las expropiaciones, siendo que a la fecha no hay un número definitivo de cuántos terrenos deben pasar a manos del Estado.

 Frente a la entrada de la Alegría de Siquirres la empresa ya comenzó a trabajar en colocación de material de subbase de la carretera. Foto: Albert Marín.
Frente a la entrada de la Alegría de Siquirres la empresa ya comenzó a trabajar en colocación de material de subbase de la carretera. Foto: Albert Marín.

El ministro del MOPT, dijo a La Nación que los procesos expropiatorios ya iniciaron y que, hasta hace 15 días, se habían ejecutado unos 10 expedientes.

El jerarca insistió en que se están realizando cambios en los diseños, con lo que se reduciría sustancialmente el número de expropiaciones.

Inicialmente la cifra rondaba más de 1.200 terrenos, sin embargo en el MOPT no ha revelado cuántos se requerirán finalmente, con el cambio que mencionó Méndez Mata.

“Nos parece que tampoco se va a convertir en una traba para la ejecución del proyecto, hay espacios suficientes de trabajo, nos sentimos muy a gusto porque están por iniciar dos subcontratistas de obra muy importantes y eso va a ayudar a CHEC a mejorar el rendimiento”, agregó el ministro.