Juan Diego Córdoba González. 14 enero
Golfito Marina Village & Resort quedó abandonada a mediados del año anterior, cuando los inversionistas norteamericanos salieron del país y anunciaron la pérdida de interés en el proyecto. Fotografía: Alonso Tenorio.
Golfito Marina Village & Resort quedó abandonada a mediados del año anterior, cuando los inversionistas norteamericanos salieron del país y anunciaron la pérdida de interés en el proyecto. Fotografía: Alonso Tenorio.

La firma costarricense especializada en hospitalidad, Enjoy Group, rescató del abandono a la nueva Marina de Golfito.

Luego de negociaciones con el Banco Nacional y el gobierno local, los empresarios dueños de hoteles y restaurantes lograron obtener la concesión de Golfito Marina Village & Resort, el 17 de diciembre anterior.

El lujoso atracadero, con una zona comercial inaugurada en abril de 2017, quedó desamparado a mediados del año anterior, cuando los inversionistas norteamericanos a cargo salieron del país y anunciaron su retiro del proyecto.

Con el derecho de explotación del complejo turístico en mano, el grupo nacional empezó con las reparaciones del inmueble, con la expectativa de reabrir puertas en marzo próximo, según aseguró el presidente de Enjoy Group, Rubén Pacheco.

“Lo peor que puede pasar es que una marina quede abandonada. La vamos a retomar, vamos a abrir el restaurante y otras facilidades. Adicionalmente, estamos haciendo contactos internacionales para comunicar que la marina está abierta y que ya pueden empezar a llegar barcos”, señaló Pacheco.

La llegada de los nuevos inversionistas nacionales a Golfito generará 40 empleos directos durante la primera etapa.

El número de vacantes crecerá conforme la empresa levante los nuevos desarrollos turísticos prometidos, como el hotel.

El alcalde de Golfito, Elberth Barrantes, afirmó que el rescate del proyecto turístico es un importante logro para la economía del cantón, que continúa buscando nuevos negocios turísticos para compensar la caída de la actividad en el Depósito Libre.

"Realmente es un logro. Fue un esfuerzo en conjunto con el Banco Nacional para poder encontrar un inversionista nacional con experiencia en el negocio para que asumiera el proyecto y continuara el desarrollo", afirmó Barrantes.

Atractivo turístico

El grupo empresarial se reservó el monto invertido para asumir la concesión de la Marina de Golfito y ponerla de nuevo en funcionamiento; sin embargo, Pacheco afirmó que el interés en el proyecto obedece a que quieren posicionar Golfito y la zona sur como un nuevo destino para turistas nacionales y extranjeros.

“Consideramos que Golfito representa una oportunidad como pocas en Costa Rica. Cuando la gente termine de descubrir lo que realmente es Golfito, tanto turistas costarricenses como extranjeros se van a sentir muy atraídos. Además, tiene un aeropuerto que lo acaban de mejorar en su totalidad y se está embelleciendo mucho el cantón”, señaló Pacheco.

Enjoy Group es dueño de la franquicia de restaurantes de comida casual asiática P.F. Chang´s, que tiene locales ubicados en Avenida Escazú y el centro comercial Oxígeno, en Heredia.

También administra el hotel todo incluido Fiesta Resort, en Puntarenas. Así como el hotel boutique El Mangroove, en Papagayo de Guanacaste; Villalapas, en Jacó; y Hilton Garden Inn, en Liberia.

El atracadero para yates de lujo fue inaugurado en abril de 2017. Según la constructora de la obra, los inversionistas norteamericanos empezaron con problemas de pago cuatro meses antes. Fotografía: Alonso Tenorio
El atracadero para yates de lujo fue inaugurado en abril de 2017. Según la constructora de la obra, los inversionistas norteamericanos empezaron con problemas de pago cuatro meses antes. Fotografía: Alonso Tenorio
Deudas pendientes

Aunque el grupo inversionista arrancó trabajos de cara a la reapertura del complejo turístico, la Constructora Gonzalo Delgado S.A. anunció que acudirá a los tribunales para anular la concesión otorgada por la Municipalidad de Golfito.

La empresa que levantó el proyecto reclama que Hacienda El Dorado S.A, perteneciente a las inversionistas norteamericanos que se retiraron, dejó una deuda pendiente que suma más de medio millón de dólares.

Según el abogado de la constructora, Wálter Brenes, al existir una deuda, la Municipalidad de Golfito no podía volver a entregar en concesión la zona marítimo-terrestre hasta que se saldaran las obligaciones.

"Vamos a revisar el proceso que siguió la Municipalidad para trasladar la concesión a otra compañía, así como la validación que hizo el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), porque la concesión eventualmente sería anulable en razón de que hay un tercero al que se le debe dinero, como es Constructora Gonzalo Delgado", afirmó Brenes.

Al respecto, el presidente de Enjoy Group señaló que esas deudas les son ajenas.

"Nosotros no hicimos una compra de una sociedad con deudas. Eso es deuda con los empresarios antiguos, no con nosotros", expresó Pacheco.

De acuerdo con el alcalde golfiteño, la empresa se hizo a cargo de algunos pendientes, entre ellos ¢167 millones para ponerse al día ante la Municipalidad.

"Tenemos entendido de que la nueva empresa asumió obligaciones pendientes con personal y acreedores. No sé en el caso de la contratista cómo ha negociado", afirmó Barrantes.

Según la constructora, las partes actuaron con "irresponsabilidad" al saber que existía una deuda pendiente.

“La preocupación, no solamente de la Constructora Gonzalo Delgado sino del sector, es que exista la posibilidad de construir en zona marítimo-terrestre y que, eventualmente, los constructores puedan no recibir su pago a obras que fueron incorporadas en propiedad municipal, y que, posteriormente, den a un tercero la concesión sin tener que cancelar esas obras”, señaló Brenes.

Según había detallado Constructora Gonzalo Delgado a La Nación, la firma de capital norteamericano empezó a presentar problemas de pago desde enero de 2017, es decir, cuatro meses antes de que se inaugurara oficialmente la Marina de Golfito.

El complejo turístico cuenta con un atracadero y una zona comercial. Fotografía: Alonso Tenorio
El complejo turístico cuenta con un atracadero y una zona comercial. Fotografía: Alonso Tenorio

Hacienda El Dorado S.A., representada por el estadounidense Noam Schwartz, obtuvo la concesión del espacio marítimo-terrestre de Golfito por un plazo de 20 años; sin embargo se retiró a mediados del año pasado.

El Banco Nacional financió el 70% de la obra, que incluía originalmente un restaurante flotante y el desarrollo de un hotel en etapas posteriores del proyecto.

La inversión total superaba los $50 millones, sin embargo se desconoce cuánto es el monto que habría desembolsado la entidad bancaria hasta junio anterior, cuando Hacienda El Dorado S.A. abandonó el proyecto.

El Banco Nacional sostiene que no puede entregar información acerca del estado del crédito por secreto bancario. Tampoco indicó si existe algún proceso de cobro contra los inversionistas norteamericanos, ni si se investigan posibles anomalías en torno a este crédito.