Infraestructura

Guanacaste aporta al país 40% de la electricidad limpia que consume

Con llegada de parque geotérmico Pailas II llegan a 28 las plantas de generación en esta provincia que suman 1.033 megavatios (MW) de capacidad instalada

Con generación hidroeléctrica, eólica, solar, geotermia y biomasa, Guanacaste aporta el 40% de energía limpia que consume Costa Rica.

De acuerdo con datos del Centro Nacional de Control de Energía (Cence), la provincia posee 28 plantas entre obras del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y de capital privado.

La última que se sumó a esa lista fue la Planta Geotérmica Pailas II en Curubandé de Liberia. El proyecto de 55 Megavatios (MW) de potencia está al suroeste del volcán Rincón de la Vieja y completa la explotación de campo geotérmico La Pailas, integrado por la planta Pailas I de 35 MW; en operación desde el año 2011.

Con Pailas II, el conjunto de plantas provincial suma 1.033 megavatios (MW) de capacidad instalada equivalentes a 29% de los 3.528 MW de equipos para generación disponibles en el país.

Tan estratégica es Guanacaste para el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) que allí se aloja el núcleo de generación más importante compuesto por las plantas hidroeléctricas Arenal, Dengo y Sandillal (Complejo Ardesa) cuyo encendido data de 1979, según datos del ICE.

Solo ese encadenamiento hídrico que opera en cascada con aguas del embalse Arenal, aporta casi 20% del consumo eléctrico anual del país; revelan estadísticas del CENCE.

El embalse Arenal (la mayoría del cual se halla en Guanacaste) es el único embalse interanual del país capaz de guardar agua de un año para otro. De esta forma, el líquido sirve para generar en los meses de verano cuando merman las lluvias que nutren otras hídricas.

“Creo que sin Guanacaste, tendríamos posiblemente una matriz energética muy distinta a la de hoy, sería algo muy similar a hace unos 30 años cuando la generación térmica a base de hidrocarburos era fuerte”, comentó Carlos Manuel Rodríguez, ministro de Ambiente y Energía.

Otro hecho importante ocurrió en 1994, cuando se inauguró a las faldas del Volcán Miravalles (en Guayabo de Bagaces) el primer parque de geotermia costarricense llamado Miravalles I, que significó más energía limpia.

Con los años, se unieron Miravalles II, III y V. También se incorporaron Las Pailas I (en Curubandé de Liberia) y Boca de Pozo (Guayabo de Bagaces).

“La zona de Guanacaste se ha convertido en un polo de desarrollo en materia de generación por su abundancia de fuentes limpias. En tanto otras energía sean más difíciles de desarrollar, como la hídrica, esa provincia emergerá como pieza clave en la ruta energética nacional”, comentó Érick Rojas, gerente del Consorcio Nacional de Empresas de Electricidad de Costa Rica R.L. (Conelectricas R.L.).

Motor energético nacional

Guanacaste aporta en promedio 40% de la electricidad nacional con cinco distintas fuentes limpias.

FUENTE: CENTRO NACIONAL DE CONTROL DE ENERGÍA.    || w. s. / LA NACIÓN.

A dos años de estrenarse el Parque Geotérmico Miravalles I, el ICE inauguró en julio de 1996 el proyecto “Plantas Eólicas” (llamado PESA). En los años siguientes, se sumaron otros 13 proyectos eólicos principalmente de capital privado en el cantón de Tilarán; incluidos uno en Santa Cruz y otro en Orosí.

El uso del viento hizo que, del 2011 al 2015, este tipo de generación pasara de 4,25% a 10% del total nacional de generación. Desde el 2015, el aporte eólico no baja de 10% e incluso ha llegado a 16%, como en el 2018.

De igual manera, en esa provincia se instaló en el 2012 el Parque Solar Miravalles (1 MW); el primero del Istmo.

Y, desde mediados de la década de los 90, los ingenios Taboga (Cañas) y El Viejo (Carrillo) suman electricidad al SEN durante el período de zafra con generación biomásica. El Viejo tiene 20 MW de capacidad instalada y Taboga 32,5 MW.

Sin embargo, el ministro Rodríguez asegura que, entre todas las fuentes de generación en Guanacaste, es la energía geotérmica la más estratégica de todas.

“Eso es una fuente firme de electricidad que da seguridad y respaldo que se complementa con los ciclos climáticos de lluvias y vientos. Es una generación sin vaivenes por falta de lluvias, luz solar o viento. En el futuro, conforme migremos a más generación eólica y solar, Guanacaste jugará un papel clave en esa mudanza”, aseguró Rodríguez.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.