Juan Fernando Lara Salas. 8 febrero
Vista aérea del intercambio vial de Circunvalación localizado en las cercanías del Hotel San José Palacio en la capital. La ampliación de este intercambio es parte de las obras impostergables que se atrasarán por la apelación de H Solís. / Fotografía: Rutauno para LN.
Vista aérea del intercambio vial de Circunvalación localizado en las cercanías del Hotel San José Palacio en la capital. La ampliación de este intercambio es parte de las obras impostergables que se atrasarán por la apelación de H Solís. / Fotografía: Rutauno para LN.

Un lote de obras previas a la ampliación del corredor vial San José - San Ramón enfrentará atrasos de ejecución debido a que un oferente objetó el cartel para la contratación del diseño y ejecución de esos trabajos.

Así lo confirmó el Fideicomiso Rutauno del Banco de Costa Rica, durante una rendición de cuentas públicas realizada este sábado en el Instituto Superior Julio Acosta, en San Ramón de Alajuela.

“Aún y cuando se hace un esfuerzo por publicar carteles claros y amplios, al darse la objeción es necesario hacerle una consulta al Ministerio de Hacienda sobre un apartado específico ligado a beneficios tributarios y el tiempo está condicionado a cuánto toma el Ministerio en responder. Por ley, el Ministerio dispone de 45 días hábiles”, explicó Iván Flores, gerente financiero del fideicomiso.

La encargada del fideicomiso, Hadda Muñoz, explicó que el reclamo procedente de la constructora H Solís impacta el Lote 2 de las llamadas Obras Impostergables previas a la ampliación del corredor vial.

Las 17 Obras Impostergables (OBIS) consisten en trabajos de alto impacto en la ruta nacional 1 (Interamericana Norte), mientras avanzan los estudios de factibilidad del proyecto integral y se concreta la estructuración financiera y el financiamiento requeridos para la ampliación del corredor vial completo.

Las OBIS borrarían cuellos de botella críticos a lo largo de la vía de 60 kilómetros tales como puentes e intersecciones y ascienden a un valor estimado de $115 millones.

Estos trabajos se supone que avanzan en forma paralela a los estudios para la ampliación del corredor vial, cuyo costo estimado se desconoce todavía.

El fideicomiso ya adjudicó en setiembre el Lote 1 de obras que abarcan la ampliación de los puentes sobre el río Alajuela y río Ciruelas a seis carriles (tres por sentido), la ampliación del puente de Río Segundo y una mejora a ocho carriles (cuatro por sentido) en el paso a desnivel frente a la empresa Firestone.

Además, incluye un nuevo conector de vehículos entre el Conservatorio de Castella y la Ruta 106 a Barreal de Heredia.

Este lote se adjudicó en diciembre al Consorcio Codocsa S. A. - Quebradores Pedregal-Cacisa por un monto de ¢13.915 millones.

Muñoz prevé que el diseño para este lote de obras se inicie en abril y no en mayo como inicialmente se previó, pues desde el 7 de febrero la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) dio su aval.

Sin embargo, la ingeniera confirmó que la empresa H Solís objetó, por una diferencia de criterio, el concurso para diseño y ejecución de obras del Lote 2 que se publicó en diciembre.

Dicha apelación impactará el cronograma de esos trabajos que debieron avanzar paralelos al lote 1, cuya licitación para diseño se publicó en setiembre y se adjudicó en diciembre (en tres meses).

Muñoz agregó que luego de la publicación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (en diciembre del 2018), vino un cambio para el tratamiento de los impuestos y este proyecto por ley está exento de impuestos; sin embargo, agregó, persisten dudas entre algunas empresas que aún no tienen del todo claro ese tratamiento en este proyecto y por eso llegó la objeción.

“Esperamos poder aplicar estas obras del Lote 2 en junio, vamos a pedir un criterio a la Contraloría General de la República y al Ministerio de Hacienda para poder retomar cuanto antes este Lote 2”, explicó Muñoz durante la rendición de cuentas.

La diferencia de criterio de la empresa H Solís consiste en que desea aclaración por parte de Hacienda en cuanto cómo se solicita en el cartel de licitación el detalle de algunos rubros de gasto de las obras.

El Lote 2 incluye una ampliación del intercambio de Circunvalación (cercanías del Hotel San José Palacio en la capital) y el puente del río Torres a ocho carriles (cuatro por sentido) y cuyo costo se estima en ¢11.464 millones.

Más recaudación en peajes

Rutauno también informó una mejora de 10% en la recaudación de los peajes de la autopista General Cañas y la carretera Bernardo Soto desde que su administración pasó a manos del fideicomiso, el 16 de julio del 2019.

Para el período comprendido entre ese mes y el 31 de diciembre anterior, se recaudaron ¢834 millones, de los cuales 54% provinieron de la estación cerca del aeropuerto Juan Santamaría y el 46% restante del peaje de Naranjo.

Desde agosto del año pasado, Muñoz anunció que dichos peajes subirían en algún momento de este 2020 a ¢600 para un viaje ida y vuelta entre San José y San Ramón de Alajuela.

Para llegar a esta cifra, se estima que el peaje del aeropuerto Juan Santamaría suba de ¢75 a al menos ¢200 y el de Naranjo de ¢150 a ¢400.

Ese dinero se destinaría en las obras preliminares y es parte de análisis que realiza el Banco de Costa Rica.

Muñoz ha dicho que es indispensable actualizar las tarifas que son las mismas desde el año 2002 para incrementar los ingresos con los cuales financiar gastos como compra de terrenos, reasentamientos de familias y relocalización de servicios públicos.

Según Muñoz, el cobro en ambos peajes debe pasar de manual a automático para mejorar la recaudación, con horario las 24 horas (actualmente es parcial), e introducir instrumentos de medición para calcular que las cifras de paso de vehículos coincidan con los ingresos previstos.

La previsión inicial es arrancar con el cobro automático en ambos peajes en marzo de este año, una vez hechas una serie de mejoras estructurales y de equipo en cada una de las dos estaciones de peaje por un total que rondaría los $3,5 millones.