Yeryis Salas. Hace 6 días
Carlos Huezo observa, desde un segundo piso, la demolición de los rótulos a las afueras del que era su restaurante. Foto: Alonso Tenorio.
Carlos Huezo observa, desde un segundo piso, la demolición de los rótulos a las afueras del que era su restaurante. Foto: Alonso Tenorio.

Un poco más aliviado luego de conseguir unos días más para desocupar el negocio que operó por 34 años, Carlos Felipe Huezo hizo un breve repaso por el significado del restaurante Friday’s.

“Este negocio lo empezamos en el 85, éramos unos muchachitos que vinimos a hacer emprendimientos luego de ser confiscados en Nicaragua”, recordó Huezo, oriundo de ese país.

Según dijo, le resulta muy difícil recordar lo que ha vivido y las muchísimas anécdotas ocurridas en este negocio, en San Pedro de Montes de Oca. No obstante, reconoció que los hechos más importantes de su vida han transcurrido en este tiempo.

“El nacimiento de mis tres hijos... hemos logrado consolidar un grupo de colaboradores, la mayoría con muchísimos años, se les ha permitido crecer, han adquirido casa, vehículo, carrera profesional y nos ha permitido crecer a nosotros como familia”, expresó.

Siempre, dijo, trataron de mantenerse acorde con las nuevas corrientes gastronómicas y un menú actualizado. Ahora, dijo, corresponde evaluar sus próximas acciones.

“Vamos a vivir estas 24 horas, y mañana las siguientes 24... trataremos de seguir siendo proactivos”, agregó.

Huezo, de 60 años, reconoció que su último intento por ganar tiempo para el abandono lo deja satisfecho.

“Quiero aprovechar el mensaje que le quiero mandar a mis clientes por tantos años de fidelidad”, manifestó el comerciante.

Poco antes, sus empleados calificaron a Huezo como “un patrono justo” y manifestaron absoluta tranquilidad con el pago de sus prestaciones.