Yeryis Salas. 31 julio
El puente sobre el río Virilla, conocido como puente del Saprissa, es una de las obras a cargo de UNOPS. El comienzo de la construcción tuvo muchos atrasos. En la foto: Foto de Jorge Castillo
El puente sobre el río Virilla, conocido como puente del Saprissa, es una de las obras a cargo de UNOPS. El comienzo de la construcción tuvo muchos atrasos. En la foto: Foto de Jorge Castillo

El débil control que ejerce el Conavi sobre las obras administradas por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) incrementaron sus costos y plazos de ejecución.

Esa fue una de las conclusiones a las que llegó la Contraloría General de la República (CGR) en una auditoría dada a conocer este miércoles.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) comenzó a contratar a UNOPS desde 2014 con la intención de reducir plazos y ahorrar dinero en la ejecución de cinco proyectos: puentes sobre el río Virilla en la ruta a Limón y la radial a Lindora, el puente binacional en Sixaola, y los pasos a desnivel en la carretera de Circunvalación, así como la supervisión del tramo norte también de Circunvalación.

Sin embargo, la CGR señaló que el “Consejo no ha verificado sistemáticamente el avance físico y financiero de los proyectos (...), sino que se limitó a un seguimiento del cronograma de desembolsos de recursos que son transferidos” a UNOPS.

Asimismo, el órgano contralor encontró que el poco control sobre los costos impide conocer si lo presupuestado es suficiente para finalizar cada obra.

Tales deficiencias provocaron que, a febrero de este año, el plazo inicial estimado aumentara en un 163% en los puentes sobre el río Virilla, un 117% en Circunvalación Norte, un 86% en el puente binacional de Sixaola y un 75% en los pasos a desnivel.

Además, los incrementos en costos alcanzaron un 76,5% en los puentes sobre el Virilla, un 65% en Sixaola y un 13,6% en la supervisión de Circunvalación Norte.

La única obra que no sufrió aumentos en ambos rubros fue la radial a Lindora, cuya ampliación estaba prevista a iniciar en el segundo semestre del 2019.

“Se determinó que el Conavi no aseguró el cumplimiento de los objetivos que pretendían ‘ahorros durante la ejecución de los proyectos y la ‘reducción de los plazos de ejecución’ ante el retraso que presentaba en el año 2014, la ejecución del contrato de préstamo suscrito con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE)”, indica el informe.

La Contraloría señaló que la mala gestión de control detectada comprende la trasferencia de $73,6 millones a UNOPS, además de una donación del gobierno mexicano de $10 millones.

Según los datos brindados por Conavi en la auditoría, a marzo del 2019 se reportaron casi $30 millones ejecutados, de un total de $148,6 millones transferidos al organismo internacional.

‘Ya veníamos trabajando'

La CGR presentó 12 disposiciones a Conavi, entre ellas, un análisis que “permita demostrar que los costos de contratación son menores a los costos en que incurriría ese Consejo si decidiera hacerlo a través de su estructura organizativa”.

“Ya veníamos trabajando en varias cosas desde que la Contraloría nos empezó a hacer la auditoría. Estamos preparados para la mayoría de las recomendaciones que la Contraloría nos está haciendo y tenemos un plazo para cumplir. En las cosas en las que no estuvimos de acuerdo hicimos nuestros comentarios y ahí la Contraloría los valoró", expresó Mario Rodríguez, director del Consejo.

El funcionario aseguró que durante la auditoría adelantaron respuestas y ahora están en la etapa de implementación.

La gestión de UNOPS también fue polémica por su decisión de mantener en secreto expedientes de obras bajo su cargo, situación que generó roces con la Contraloría General de la República y constructoras.

Al tema se le puso fin con un fallo de la Sala Constitucional, según el cual, esa información debió ser pública desde el principio.

Colaboró la periodista Patricia Recio