Patricia Recio. 28 febrero
Desde octubre opera el primer puesto de atraque y el segundo comenzó en febrero. Fotografía: José Cordero
Desde octubre opera el primer puesto de atraque y el segundo comenzó en febrero. Fotografía: José Cordero

La puesta en operación de la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM) coloca a Costa Rica en el mapa de conectividad de la región y promete ser un ancla para el desarrollo de la provincia de Limón.

En eso coincidieron la tarde de este jueves, el presidente de la República, Carlos Alvarado, y Kenneth Waugh, director general de la empresa APM, concesionaria a cargo de la Terminal que abrió oficialmente para recibir embarcaciones de todo tamaño y desde todo el mundo.

A partir de este momento, el megapuerto permite a Costa Rica tener acceso a los mercados europeos y asiáticos sin la necesidad de hacer transbordos y ubica al país “en el primer lugar de conectividad en Centroamérica”, según la empresa. A nivel mundial, está de 89 de 139.

“Tener un puesto más elevado o ser líderes de conectividad en la región quiere decir que tenemos mejores condiciones para el traslado de mercadería, para el atraque de buques, que tenemos mayor capacidad de recibir barcos más grandes, que se conecten mercados más lejanos”, aseguró Waugh.

La nueva terminal de contenedores que se levantó en una isla artificial de 40 hectáreas, representa una inversión de $1.000 millones y comprende un muelle de 650 metros de longitud y un patio con capacidad para albergar 26.000 TEUs (cada uno equivale a un contenedor de seis metros) y conexión para 3.800 contenedores refrigerados.

Para el presidente Alvarado, entretanto, la terminal es una “oportunidad de negocio”, pero corresponde al país aprovechar el beneficio.

“Para esto tenemos que completar otros proyectos ambiciosos (...) La ampliación de la ruta 32, el tren eléctrico limonense de carga cuyos estudios de factibilidad están en camino, los planes de ordenamiento de los seis cantones de toda la provincia que permitirán desarrollar cada uno de ellos.

"Podemos partir de este hito para construir muchas otras cosas y muchos ya están en progreso (...) tenemos que seguir trabajando de manera fuerte para que esta gran oportunidad podamos traducirla en muchos beneficios más, en empleo y desarrollo para todas las personas de Costa Rica”, expresó el mandatario.

Precisamente, para sacar provecho Kenneth Waugh recalcó que ahora hay que mirar hacia adentro y conectar a lo interno. Para hacerlo no solo se requiere ampliar la ruta 32, de San José a Limón, sino hacia el sur de la provincia y hacia la frontera norte con el puesto Tablillas. La idea, dijo, es facilitar el trasiego de mercaderías de manera segura.

También considera necesario fortalecer los marcos legales para hacer esa gestión más transparente y eficiente.

El optimismo por el megapuerto lo comparte Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep).

“Va a ser una lluvia de oportunidades pero los costarricenses tenemos que trabajar juntos para lograr que verdaderamente tengamos el desarrollo y oportunidades de empleo digno para todos los limonenses”, dijo Enrique Egloff, vicepresidente de esa organización.

El empresario comparó el arranque del megapuerto con la apertura de Intel en Costa Rica, en 1998. No obstante, advirtió, hay que crear las condiciones para que llegue más inversión, entre estas, fortalecer la seguridad en la provincia.

“El sector industrial tendrá que jugar un papel importante para el desarrollo de actividades que yo visualizo agroindustriales para la provincia de Limón (...) aquí hay infraestructura industrial, tenemos que ayudar a traer más inversión, hay que trabajar con la gente de Limón para que puedan aspirar a esas oportunidades”, agregó Egloff , también presidente de la Cámara de Industrias.

La isla artificial donde ubica el puerto es de 40 hectáreas, comenzó a construirse hace tres años, más casi un año de dragado. José Cordero
La isla artificial donde ubica el puerto es de 40 hectáreas, comenzó a construirse hace tres años, más casi un año de dragado. José Cordero
“Vaso medio lleno”

Aunque los trabajadores de la Junta de Administración Portuaria de la Vertiente Atlántica (Japdeva) se opusieron a la operación del megapuerto, para su presidente actual, Greivin Villegas, hay que dejarlo de ver como una amenaza y mirarlo como una oportunidad.

“Creo que hay que ver el vaso medio lleno, en toda actividad portuaria en la mayor cantidad de países donde hay un verdadero desarrollo lo que se busca es el crecimiento portuario, generalmente va a aparejado de oportunidades", dijo.

Villegas cree que abre oportunidad para nuevos negocios, y aseguró que trabajan para sacarlos adelante en el menor tiempo posible.

Por ahora, el puerto a su cargo seguirá operando.

“Solo que ahora nuestra visión se modifica y ya salimos de ese círculo de comodidad y obviamente nos obliga a ser más innovadores para procurar nuevos mercados”, dijo Villegas al consultársele sobre el futuro de sus empleados.

Las grúas tienen capacidad para realizar hasta 40 movimientos por horas. Fotografía: José Cordero
Las grúas tienen capacidad para realizar hasta 40 movimientos por horas. Fotografía: José Cordero
Canon para Limón

Durante la inauguración, Alvarado insistió en que el canon de 7,5% de sus ingresos que la empresa APM debe girar a Japdeva, solo puede ser utilizado en el desarrollo de la provincia.

La expresidenta Laura Chinchilla, quien participó del acto e incluso cortó la cinta junto con Alvarado, pidió ser vigilante del uso de esos recursos.

“Que lo controle, que no lo den sin condiciones, que no sea Japdeva repartiendo en pequeñas cositas, que se mire en grandes obras que de verdad garanticen el desarrollo de Limón, que se saquen las manos de la política y de la corrupción”, dijo la exmandataria.

El presidente Alvarado garantizó que trabajan en la factibilidad de una cartera de proyectos, aunque no detalló cuáles de estos se desarrollarían con el dinero del canon, pues eso dependerá de lo que arrojen los estudios.

Por ahora, se ocupan de la creación del fideicomiso para administrar los fondos, el cual deberá estar listo para mayo.

En diciembre del año pasado, el vicepresidente Marvin Rodríguez anunció los planes.

Bajo el llamado Proyecto Limón II etapa, se incluyeron: las mejoras al abastecimiento de agua potable por ¢35.327 millones; el fortalecimiento de los servicios de salud del hospital de Guápiles por ¢22.400 millones y mejoras al acueducto de Guácimo (¢8.057 millones).

Asimismo, están el Mercado Regional Mayorista Caribe de Siquirres (¢36.240 millones), la construcción de puente colgante vehicular sobre río Zent, en Matina (¢547 millones), y la construcción del Puente Binacional Sixaola (¢14.837 millones).

A estos se sumaron 26 proyectos habitacionales, la construcción de atracaderos turísticos en Cahuita y Puerto Viejo, en Talamanca y el 100% de rehabilitación y ampliación a cuatro carriles la ruta nacional 32.

Hasta la fecha la APM ha girado $1,1 millones como parte de este compromiso.