Patricia Recio. 7 agosto

En los próximos meses, la tradición de ver despegar aviones al atardecer frente a la malla ubicada al este de la pista del aeropuerto Juan Santamaría, solo será un recuerdo.

Los trabajos de ampliación de la pista y la zona de seguridad estarían listos al finalizar este año. Foto: Shirley Vásquez.
Los trabajos de ampliación de la pista y la zona de seguridad estarían listos al finalizar este año. Foto: Shirley Vásquez.

Los trabajos de ampliación de esa pista de despegue y aterrizaje, así como la construcción de una zona de seguridad en ese sector, eliminarán la posibilidad de esa costumbre que, en todo caso, la considera insegura.

Estas obras iniciaron hace más de un mes e implicarán la modificación de la ruta de acceso a la comunidad de Ojo de Agua, que también permite conectar desde la autopista General Cañas con San Antonio de Belén.

Al este de la terminal aérea, donde se ubica la malla perimetral, se trabaja en la ampliación de la pista, la cual contará con unos 90 metros más de extensión, explicó Rolando Richmond, subdirector de Aviación Civil.

Según el funcionario, además del espacio adicional de la pista, habrá 60 metros para una zona de seguridad para que cuando un avión deba suspender su despegue a último minuto o se “pase” del final la pista al aterrizar, quede detenido en el terreno, cuyo material facilitará la maniobra de frenado.

Para concretar esas obras, sin embargo, será necesario modificar la ruta 122, cuyo acceso desde la General Cañas se construirá unos metros antes de llegar al peaje.

Ese acceso contará con un carril de desaceleración para el ingreso de los vehículos que vienen desde occidente.

Además, en la vía donde se ubicaba el restaurante La Candela, al sur de la pista, también empezaron los trabajos para construir una calle de rodaje con dos entradas a la pista de aterrizaje.

Esa calle de rodaje permitirá que los aviones de gran tamaño puedan ubicarse mientras se preparan para el despegue, sin afectar la operatividad del aeropuerto. Así, una vez que el avión ingresa a esa calle tendrá una separación adecuada de la pista, lo que permite que las aeronaves más pequeñas puedan despegar o aterrizar sin problemas.

Al sur de la pista se construye la calle de rodaje que sirve como zona de preparación para el despegue de las aeronaves. Foto: Shirley Vásquez.
Al sur de la pista se construye la calle de rodaje que sirve como zona de preparación para el despegue de las aeronaves. Foto: Shirley Vásquez.
Nuevas salas

Además de las obras externas, también se iniciaron cambios dentro de la terminal. Se trata de la construcción del llamado bloque V, al oeste de la terminal aérea, que incluye dos salas de abordaje con dos puentes.

El subdirector de Aviación aseguró que en el caso del llamado bloque V, los trabajos deberían estar concluidos al finalizar este año, mientras que la ampliación de la pista, calle de rodaje y modificación de la ruta, deberían estar terminadas en el primer trimestre del 2019.

Ese bloque también incluye un tercer piso con una zona comercial, donde eventualmente podría ubicarse un área VIP.

Paralelamente se trabaja en la ampliación del lobby donde se ubican los counters de las aerolíneas y la construcción de un nuevo carrusel para equipaje.

En una siguiente etapa se levantarán dos salas de abordaje, en el llamado bloque X, donde actualmente se ubican las instalaciones de la Cooperativa de Servicios Aeroindustriales R. L. (Coopesa).

Esa obra está programada para ejecutarse entre enero y diciembre del 2020, sin embargo depende de la reubicación de dichas instalaciones, para lo cual aún no hay fecha.

En el llamado bloque V se construyen dos salas de abordaje y un área comercial. Foto de Aviación Civil.
En el llamado bloque V se construyen dos salas de abordaje y un área comercial. Foto de Aviación Civil.

Actualmente, el aeropuerto tiene 11 salas de abordaje con puentes de contacto a los aviones y cinco salas remotas en las que las personas son acercadas a las aeronaves en microbuses.

Todas estas obras forman parte de las mejoras incorporadas en la actualización del plan maestro que el gestor a cargo de la terminal aérea, Aeris Holding Costa Rica, debe desarrollar en los próximos dos años.

Dicho plan representa una inversión de $100 millones y debe estar concluido para enero del 2020.