Yeryis Salas. 1 julio
La ministra Marcia González solicitó la investigación contra Solano (derecha). Foto: Rafael Pacheco.
La ministra Marcia González solicitó la investigación contra Solano (derecha). Foto: Rafael Pacheco.

El viceministro de Justicia, Fabián Solano, renunció este lunes a su cargo, luego de ser suspendido por 15 días y sin goce de salario, la semana anterior, por enviar un video pornográfico a una funcionaria desde su celular institucional.

En una carta enviada al presidente de la República, Carlos Alvarado, el viceministro de Gestión Estratégica indicó que “por respeto (...) al proyecto del país que deseamos es que hoy debo dar un paso al lado seguro de que mis aportes en el Gobierno de la República han cumplido su ciclo”.

“Agradezco profundamente la oportunidad brindada por su persona y por la señora Marcia González Aguiluz (ministra de Justicia) cuando me honraron nombrándome como parte de su equipo, realmente ha sido un honor poder servir al país durante estos meses”, dijo el ahora exviceministro.

Marcia González, por su parte, agradeció la labor desempeñada por Solano durante los 13 meses que ocupó el cargo.

Jairo Vargas, jerarca de Justicia a. i., anunció el 24 de junio la medida contra Solano, quien fue investigado a solicitud de González.

El órgano director investigó el caso y recomendó suspenderlo de uno a 15 días. Vargas optó por la suspensión más alta previa al despido, según el Reglamento Autónomo de Servicio de la institución.

“El Despacho Ministerial tomó la decisión de aplicar la sanción máxima, con el objetivo de sentar un precedente en este tema y mostrar total transparencia hacia los procesos en los que están involucrados los funcionarios, sin importar su posición laboral”, anunció en aquel momento el departamento de prensa del Ministerio.

La suspensión iba a regir desde este lunes hasta el 15 de julio.

Segunda vez

Esta es la segunda ocasión que Solano, de 35 años, deja su puesto en un Gobierno.

El 13 de julio del 2015, cuando era asesor del Ministerio de Planificación, el entonces presidente Luis Guillermo Solís lo despidió junto a otros cinco asesores de esa administración.

Estos militantes del Partido Acción Ciudadana (PAC) fueron señalados por participar en una reunión del grupo Juventud Progresista (JP), en la que se planteó utilizar fondos públicos con fines partidarios.

Además, el Tribunal de Ética del PAC los suspendió por tres meses del ejercicio de sus cargos en el partido.

Solano, quien fungía como vocero de la JP, alegó en aquel momento que “ese documento lo hizo un compañero designado con muy poca experiencia y no recoge las discusiones ni planteamientos de la última reunión”.