Juan Fernando Lara. 10 enero
Ministro Carlos Manuel Rodríguez comparece ante la Comisión de Ambiente, donde el diputado liberaricionista Carlos Ricardo Benavides fue quien más le cuestionó por el caso Crucitas. Foto: Rafael Pacheco

Carlos Manuel Rodríguez, ministro de Ambiente y Energía, admitió la mañana de este jueves que cometió un error de cálculo sobre cuánto oro se extrajo en la antigua mina de Crucitas, en Cutris de San Carlos.

En vez de $1,5 millones como afirmó a finales del 2018, ahora habla de $90 millones según cálculos preliminares propios, hechos con apoyo de un consultor. No obstante, la cifra manifiesta en un informe del Ministerio del Ambiente y Energía (Minae) es de $194 millones.

Así lo expresó Rodríguez en la Comisión de Ambiente de la Asamblea Legislativa donde este jueves compareció para dar explicaciones sobre el tema de Crucitas.

(Video) Ministro de Ambiente admite error sobre oro en Crucitas, calcula que extracción sería de $90

El jerarca afirmó en setiembre ante el mismo foro que coligalleros quienes ilegalmente han ingresado a la mina habrían sacado casi $1,5 millones en oro (¢902 millones al tipo de cambio actual). Sin embargo, ante cuestionamientos de los diputados, el jerarca de Ambiente terminó por disculparse ante ellos y corregir la cifra.

El nuevo dato de $90 millones sobrevino luego de que se dieran a conocer otros informes, uno elaborado por la Universidad Nacional y otro por parte de especialistas de varias universidades.

“Estaba totalmente equivocado, me aventuré en decir esos números porque estábamos haciendo las estimaciones, es correcto: lo dije y fue un error. La información que tenía no era contundente y creí que aportaba positivamente con esos números. Me dicen que ahora, resultados preliminares, que habrían sido $90 millones que se robaron de Costa Rica”, manifestó.

Incluso, se habrían extraído más de $90 millones en oro pues un informe del Minae de la administración pasada señala que serían $194 millones. Empero, afirmó Rodríguez, él realizó sus propios cálculos.

Al ser cuestionado por el diputado y jefe de fracción del Partido Liberación Nacional, Carlos Ricardo Benavides, cómo llegó al cálculo, afirmó que solicitó apoyo del ambientalista Allan Astorga.

Es así como llegó a la cifra de $90 millones que divulgó en la Comisión. No obstante, reconoció que se maneja un monto mayor.

“Dicho consultor es un ideólogo ambiental cuyas reiteradas posiciones políticas adversaron el proyecto minero formal. Cuesta mucho confiar en la objetividad de su criterio, que estima un valor por debajo de la mitad de la estimación realizada por la Dirección de Geología del Minae”, comentó a su vez Benavides, concluida la sesión.

Según el ministro, también consultado por este diario, toda esta confusión ocurre porque a él se le ocultó información, sin precisar por parte de quién.

“Se me dijo que no había información al respecto del oro, por eso supuse que así fue. No tomaré represalias pero trataré de ver qué pasó y analizaré por qué esos funcionarios quizás vean en mí una amenaza.

"Hay muchos con divergencias conmigo sobre criterios técnicos, supongo que eso lo vamos a resolver conversando y ahí es hacia donde iré”, añadió.

Los liberacionistas Carlos Ricardo Benavides y Roberto Thompson cuestionaron al ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez, por la información que ha trascendido sobre la explotación minera ilegal en Crucitas. Foto: Rafael Pacheco
Los liberacionistas Carlos Ricardo Benavides y Roberto Thompson cuestionaron al ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez, por la información que ha trascendido sobre la explotación minera ilegal en Crucitas. Foto: Rafael Pacheco
Reclamos políticos

La admisión del jerarca vino luego de cuestionamientos previos sobre el daño en la zona, específicamente por contaminación de mercurio.

Benavides reclamó directamente a Rodríguez por poner en duda el nivel de contaminación por mercurio en la zona y lo que llamó ataques del Gobierno contra ese partido de oposición.

“Estamos recibiendo los resultados y vamos a hacer otro muestreo. Y le pregunté para cuándo íbamos a tener resultados. Usted me dijo que tenía un segundo reporte y ahora tenemos un segundo reporte en La Nación de este semana que dice otra cosa”, aseveró Benavides.

Ese segundo documento, concluido en diciembre por un grupo interdisciplinario de investigadores, reveló contaminación con mercurio superior a la estimada por estudios previos, presencia de drenaje ácido (fuerte aumento de la acidez en aguas de nacientes superficiales) y dispersión de metales tóxicos a otras áreas.

Los autores son expertos de la Universidad Nacional (UNA), Universidad de Costa Rica (UCR) y la Universidad Cornell en Ithaca (Nueva York, Estados Unidos).

El legislador incluso dijo al ministro que no llegara a decir que confiaba en este informe, si sugiere que hay corrupción.

Rodríguez aseguró este miércoles, en varios medios de prensa, que desconfiaba del informe y lo señaló con sesgo político.

Específicamente, Rodríguez dijo: “Me llama tremendamente la atención que los técnicos que trabajaron en esto hagan recomendaciones no técnicas, sino de corte político. Ahí veo un sesgo que me deja muchas dudas”.

Ante los cuestionamientos; sin embargo, Rodríguez admitió esta mañana que el daño es muy grave.

“El problema del mercurio que es gravísimo, déjenme decirles que es gravísimo, no ha habido ninguna intención de ocultar o minimizar esta información”, afirmó el ministro.

"Sobre el segundo informe, le reitero que mi gran sorpresa es que hace recomendaciones políticas. En la parte técnica es un documento que reporta lo que mi lógica me dice, sigue habiendo actividad ilegal y no demerita el primer reporte, son fotos en el tiempo.

"Me hubiera gustado tener coordinación con los autores y hacemos investigación al respecto, hubiese querido tener algún apoyo y coordinación y dije que me gustaría saber quién promovió esto y quién lo pagó, me extrañó. Llamó tremendamente la atención que unos científicos hagan observaciones políticas y no son inconsistentes.

“No contradigo los resultados porque más bien creo que hay complementariedad”, añadió.