Daniela Cerdas E.. 28 agosto
 Giselle Cruz, ministra de Educación. Fotografía de Marvin Caravaca
Giselle Cruz, ministra de Educación. Fotografía de Marvin Caravaca

Las clases presenciales no volverán en 2020. Se hace imposible un retorno a las aulas cuando el aumento de contagios de covid-19 suman varios cientos cada día.

El panorama para que el próximo año tampoco es esperanzador. La ministra de Educación, Guiselle Cruz, dijo en conferencia de prensa este jueves, que se combinarían la presencialidad y la virtualidad en tanto no exista una vacuna o no bajen los casos.

Esta es una entrevista con la jerarca del Ministerio de Educación Pública (MEP).

–Según sus declaraciones, el próximo año no se vislumbra un regreso a la normalidad ¿Cuál sería el hecho clave para que así sea? ¿Una vacuna?

–En realidad todo va a depender de las condiciones de salud de la población, del comportamiento del contagio. Una vez que tengamos las condiciones donde haya menos contagios, un nivel de control, en ese sentido, nosotros podríamos ir valorándolo. Lo que pasa es que en Costa Rica la pandemia empezó en marzo, justo cuando empezaron las clases, sin embargo, si uno revisa los países que están siendo exitosos en el retorno, son países con cantidad baja de casos.

“Tenemos que prepararnos para esto, hasta que no tengamos las condiciones necesarias vamos a atender la presencialidad con la educación a distancia, en esa dualidad.

“Los países están haciendo sus esfuerzos, es una opción la vacuna y que la gente esté vacunada, pero esos son los esfuerzos que hacen las países. Para volver al sistema, se deben tener las condiciones de salud, puede ser porque haya una vacuna o porque ya mermaron las condiciones de contagio”.

–Sobre los 91.000 alumnos que abandonaron el sistema educativo, usted dijo que el mismo porcentaje que la deserción del 2016 ¿Qué tenemos que entender, que es normal?

–La exclusión no es normal, hay que atenderla y desarrollar estrategias. Desde hace muchos años atrás, el MEP hizo esfuerzos para bajar la deserción.

Ahora contamos con datos de 91.000 alumnos que no se han reportado. Con esa data y con la alerta temprana, le toca a los directores, a los docentes y al director regional, el seguimiento para ver por qué el alumno no se comunica con el docente.

“Esos 91.000, es un dato importante, sin embargo, hay casi un millón de alumnos que sí se han reportado. Lo importante es tener el dato y luego determinar quiénes son esos alumnos, para apoyar a los docentes y que busquen la forma para comunicarse con el alumno y hacer las estrategias para que se vuelvan a vincularse al sistema”.

–¿A qué se le puede atribuir este abandono de las aulas?

–Son diversos factores que tenemos que analizar, puede ser el factor económico, desinterés, falta de las condiciones para poder comunicarse con sus docentes. Nosotros contábamos con los datos de matrícula en marzo, en este momento podemos saber cuántos nos faltan y cuántos no se han vinculado, ahí se activa la alerta temprana.

“Tenemos centros con cero exclusión. Conversaba con la directora del CTP de León Cortés, eran 637 alumnos, se les desvincularon 8 alumnos, llamaron a los padres de familia y los lograron vincular nuevamente. Eso es lo que tenemos que hacer, volverlos a víncular y ese trabajo hay que hacerlo.Todos los años hay que hacerlo, pero mucho más en condición de pandemia. En el curso presencial se nota que un alumno no está ya que su pupitre está vacío, ahora, mediante datos, se tiene que ver quién no está”.

—¿Qué implicaciones va a tener para esta generación la falta de presencialidad durante todo un año?

—Hay una afectación en términos de logros de aprendizaje, el país tiene que hacer esfuerzos para que nadie se quede atrás, hay que seguir apoyándolos y por eso estamos trabajando en un esfuerzo con universidades públicas y privadas para la nivelación de los de primer ingreso.

“El tema de la educación y la pandemia no es solo del MEP, es un tema país. Hemos hecho un llamado a las universidades y a las empresas, que nos han ayudado de muchas formas, hay que nivelar a los alumnos, hay que acompañarlos.

“También les afecta psicológicamente a los alumnos, por eso también tenemos este apoyo. Tenemos un plan integral para atención del proceso educativo en la pandemia”.

—¿Qué implicaciones va a tener esa no reprobación en el aprendizaje para cada alumno?

—Lo que hay es un nivel de logros para decir en qué avanzó el alumno. Si no avanzó y requiere apoyo, el alumno sigue en el nivel siguiente, pero con el acompañamiento. Hay una calificación mínima para decir que logró los aprendizajes, que es de 60.

“Si no logro el 60, igual pasa a siguiente nivel, pero en febrero se le hace estrategia de promoción, ya sea un trabajo, un proyecto, un ensayo o un instrumento que demuestre su aprendizaje. Si aún así no logra los aprendizajes requeridos, se le dará acompañamiento para que avance”.

—Nos puede dar un ejemplo de calificación de los logros con el sistema que se implementó

Tenemos como evidencia (para una calificación) las guías de trabajo autónomo, o sea, lo que el alumno ha entregado, ya sean prácticas o trabajos.

“También, el docente tiene evidencia del instrumento de medición sumativa ya sea si aplicó un cuestionario al alumno o un proyecto para determinar sus aprendizajes.

“Con esas dos elementos, el docente saca la calificación en el que se utiliza sus instrumentos de medición. Esto le va a decir al docente, al alumno y al padre de familia cuál es el nivel de logro para el año siguiente y así acompañar a los alumnos”

–Veo que fue muy insistente en que los alumnos envíen los reportes y evidencias ¿Cómo están respondiendo las familias?

—Sé que hay familias que han creído que no pasa nada si no remiten la información. Es un llamado a las familias y adultos, es un deber escolar remitir esas guías de trabajo autónomo que los docentes les han enviado con mucho esfuerzo.

“La respuesta ha sido buena, nos han dicho que apenas el 8% de los alumnos no están, hay un millón de alumnos que sí tienen ese vínculo con docente”.

—Los alumnos de último año de colegio van a quedar diezmados en cuanto a conocimientos ¿Qué avances ha habido con las universidades para los planes de nivelación de aprendizajes?

—Les estamos diciendo a las universidades, (tanto públicas como privadas) qué le faltó de aprendizaje al alumno para que, de acuerdo a la carrera que escogió, hagan ese proceso de nivelación.