Juan Diego Córdoba. 1 marzo
Los colegios técnicos públicos y privados, centros educativos parauniversitarios, universidades estatales y privadas, así como el Instituto Nacional de Aprendizaje podrán participar en la formación de estudiantes en modalidad dual. Fotografía: Rafael Pacheco
Los colegios técnicos públicos y privados, centros educativos parauniversitarios, universidades estatales y privadas, así como el Instituto Nacional de Aprendizaje podrán participar en la formación de estudiantes en modalidad dual. Fotografía: Rafael Pacheco

El modelo de aprendizaje de educación dual, que tiene como fin que los estudiantes adquieran conocimientos en las aulas y los apliquen en labores reales mediante prácticas profesionales en empresas, ya no estará regulado por un contrato laboral entre las partes.

El nuevo texto sustitutivo presentado por el Ejecutivo a la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Asamblea Legislativa, ahora establece que el alumno firmará un contrato de matrícula con el centro educativo, institución que a su vez suscribirá un convenio de educación dual con las empresas que formarán al estudiante.

No obstante, la eliminación del contrato laboral no es el único cambio importante que el Gobierno introduce en esta propuesta.

Si llega a convertirse en ley de la República, con los ingresos que recibe de la empresa privada, el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) destinará el 1% de su presupuesto anual para crear un fondo de becas.

En el anterior texto se proponía que las mismas empresas formadoras financiaran la beca económica para cubrir los gastos de los aprendices; sin embargo, de acuerdo con el Poder Ejecutivo, solo las grandes corporaciones podrían formar estudiantes bajo esa modalidad.

Por eso decidió crear un fondo estatal mediante el INA, nutrido por los mismos recursos que actualmente aportan todas las empresas a esa entidad.

“No hay ninguna evidencia de que una empresa pequeña de software no necesite procesos de educación dual para poder captar su fuerza de trabajo en el futuro.

“Esta empresa, cuando es pequeña, no podría aspirar a tener un proceso de formación dual porque no tiene los recursos para becar al estudiante; sin embargo, ahora esta misma empresa puede recurrir al fondo al que ella también contribuye con una cuota pequeña. Ese fondo también está fortalecido por empresas más grandes como Microsoft”, explicó el ministro de Educación, Edgar Mora.

Si así lo convienen los centros educativos y las empresas formadoras, los estudiantes de programas de educación dual también podrán recibir becas económicas o en especie, provenientes de la misma organización privada a la que asisten.

Los colegios técnicos públicos y privados, centros educativos parauniversitarios, universidades estatales y privadas, así como el Instituto Nacional de Aprendizaje podrán participar en la formación de estudiantes en modalidad dual.

La iniciativa del Poder Ejecutivo además sustituye la creación de un órgano desconcentrado para administrar la educación dual en el país y, por el contrario, crea una instancia adscrita al Ministerio de Educación Pública, para que diseñe programas de estudios bimodales y vigile la correcta aplicación del método.

“Este aspecto es de suma importancia porque no se está creando otra institución u órgano desconcentrado para regular la educación dual, previniendo la existencia de una nueva institución que no hace falta", explicó Edgar Mora.

Esta comisión estará integrada por los ministros de Educación y Trabajo, así como el presidente ejecutivo del INA, un representante del Consejo Nacional de Rectores, un representante de la Unidad de Rectores de Universidades Privadas, un representante de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) y un representante sindical del Magisterio Nacional.

Cambios que propone el Gobierno en educación dual
Cambios que propone el Gobierno en educación dual
Nueva negociación

El Poder Ejecutivo presentó este nuevo texto sustitutivo tras una infructuosa propuesta rechazada por el sector empresarial y los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Aquella propuesta creaba un contrato de carácter laboral entre el estudiante y la empresa privada, a pesar de que el aprendiz no formaría parte del recurso humano que la organización podía disponer para su productividad.

El sector privado retiró su apoyo a ese proyecto de ley, al asegurar que las empresas perdían seguridad jurídica ante los posibles procesos legales que podían enfrentar con los aprendices, a quienes se les prestaría un servicio de formación.

El nuevo texto de educación dual será evaluado por los empresarios, quienes aseguran apoyar este método pedagógico de formación de profesionales.

“Si bien estamos en el proceso de revisión, en principio nos parece un texto bastante razonable, aunque es probable que requiera realizarle algunos ajustes”, mencionó el presidente de la Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), Gonzalo Delgado.

Entretanto, los legisladores de oposición rechazaban la anterior propuesta pues alegaban que las cargas sociales y el contrato laboral desincentivaban la participación empresarial.

Ademas, criticaban que a las compañías involucradas en la formación estudiantil se les exoneraba de pagos al Fondo de Desarrollo y Asignaciones Familiares (Fodesaf) y al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), algo que, según ellos, podía desfinanciar los programas sociales.

En cambio, la nueva propuesta es vista con más optimismo, según manifestó este viernes el diputado de Liberación Nacional y presidente de la comisión, Wagner Jiménez.

"El texto sustitutivo de educación dual que develó el Gobierno reconfirma el esfuerzo sistémico de la comisión de Ciencia Tecnología y Educación, porque esta versión es casi simétrica con el expediente que se dictaminó a finales del año anterior.

“No obstante, lamento la dilatación de los dos meses que solicitó el Gobierno para concluir con el modelo que impulsamos”, manifestó el legislador.