Daniela Cerdas E.. 31 julio
 Las autoridades de la UNA reclaman que de reducirse el presupuesto, esa casa de enseñanza tendría un descubiertos unos ₡1.900 millones. En la imagen, la sede en Heredia. Foto: Diana Méndez
Las autoridades de la UNA reclaman que de reducirse el presupuesto, esa casa de enseñanza tendría un descubiertos unos ₡1.900 millones. En la imagen, la sede en Heredia. Foto: Diana Méndez

En la primera reunión de negociación del FEES para el 2021, realizada el pasado martes, el Gobierno dejó claro a los rectores de universidades públicas que no hay recursos para darles una suma mayor a la girada para 2020, cuando recibieron ¢512.000 millones.

El Gobierno no adelantó un monto, pero sí dejó claro que no podrá cumplir con el artículo 85 de la Constitución Política, según el cual las rentas del Fondo Especial para la Educación Superior Pública (FEES) “no podrán ser abolidas ni disminuidas”.

“La posición del Gobierno de la República es que ellos no tendrían posibilidades para mantener a las instituciones públicas el monto presupuestario que se le asignó para el año 2020”, expresó el rector de la Universidad Nacional, Francisco González.

Según el jerarca, los representantes del Ejecutivo en la Comisión de Enlace, iniciaron el encuentro con una exposición de la situación financiera a la que se enfrenta el país en el segundo semestre del 2020, así como los posibles escenarios que surgirían para el 2021.

Plantearon el escenario de crisis económica y su reflejo en la caída de una serie de indicadores macroeconómicos, entre estos: el aumento del desempleo, la caída del producto interno bruto (PIB), aumento del déficit interno y una estrepitosa caída de la recaudación fiscal.

El Gobierno augura una muy lenta recuperación económica, hecho que se suma a finanzas muy comprometidas con pérdidas por encima de los ¢1,5 billones.

“En virtud de lo expuesto por el Gobierno, las autoridades universitarias y los representantes de las federaciones estudiantiles manifestaron la imposibilidad de aceptar un monto inferior al consignado constitucionalmente”, manifestó González.

Según explicó, los rectores presentaron al gobierno sus realidades presupuestarias y la “difícil” situación que, afirman, vienen enfrentando.

" Al respecto, la posición que yo expuse es que en el caso de obtener el mismo monto del año anterior, la UNA tendría un descubierto en el presupuesto cercano a los ¢1.900 millones. Dada la posición de las universidades públicas de defender el presupuesto, se suspendió la negociación y se trasladó para este miércoles 29 de julio, no obstante, se notificó, de parte de autoridades del gobierno, sobre la suspensión de la reunión y se indica que la misma se traslada para este viernes 31 de julio”, añadió González.

El funcionario indicó que desde la semana anterior se creó en la UNA una comisión institucional de apoyo a la negociación del FEES, para establecer la ruta que les permita generar, en primera instancia, una contrapropuesta del Consejo Nacional de Rectores (Conare).

La Comisión de Enlace está integrada por rectores de las cinco universidades pública y, por parte del Ejecutivo, participan la ministra de Educación, Guiselle Cruz; así como representantes de los ministerios de Hacienda; Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, del Viceministerio de la Presidencia, y un representante del movimiento estudiantil.