Educación

Presupuesto para ‘U’ públicas crece en 1,34% para el 2022

Cuatro casas de enseñanza se distribuirán ¢522.822 millones del FEES; la cifra representa ¢6.922 millones más que lo acordado para este año

Cuatro universidades públicas recibirán ¢522.822 millones para el 2022, provenientes del Fondo Especial para la Educación Superior Pública (FEES). La suma es ¢6.922 millones más que lo destinado para 2021.

Aparte, la Universidad Técnica Nacional (UTN), que no forma parte del FEES, tendrá ¢35.376 millones el próximo año.

Estos son los términos del acuerdo alcanzado la noche de este martes 27 de julio en la Comisión de Enlace, conformada por representantes del Gobierno y de las universidades.

El incremento consensuado representa un incremento del 1,34%, que considera la inflación interanual a mayo del 2021, que se ubicó en ese porcentaje, y toma en cuenta como base de cálculo el presupuesto que se había acordado en el 2020 para el año en curso.

“Con este presupuesto las universidades públicas tendrán que enfrentar de manera prioritaria la necesidad de fortalecer la vida estudiantil a través de inversión en becas estudiantiles, conectividad, salud mental y las implicaciones del regreso seguro a la presencialidad”, señala un comunicado conjunto.

Gobierno y representantes de las universidades estuvieron de acuerdo, además, en destinar un monto adicional de ¢3.145 millones para que el Ministerio de Educación Pública se ocupe de los procesos de reconstrucción de centros educativos impactados por las fuertes lluvias que afectaron al país desde el jueves 22 de julio.

Medida excepcional

En 2021, las universidades públicas y el Gobierno acordaron que por el FEES los centros de educación superior dispondrían de ¢515.909 millones, mientras que la Universidad Técnica Nacional (UTN) tendría un monto de ¢35.895 millones.

Sin embargo, dada la crítica situación de las finanzas públicas, producto de la emergencia sanitaria provocada por la covid-19, las universidades estatales, de forma excepcional, acordaron recibir un presupuesto menor para el FEES 2021. Este quedó en ¢490.114 millones y ¢34.100 millones como transferencia para la UTN.

También convinieron en aquel momento que la base de cálculo para la negociación del FEES 2022 sería de ¢515.909 millones.

Precisamente, uno de los puntos pactados este martes es que se conformará una mesa de negociación para discutir la forma de reintegro a las universidades de la diferencia de ¢25.795 millones no transferidos en 2021 por la emergencia.

De este fondo, el 59% va a manos de la Universidad de Costa Rica (UCR); el 23,5% para la Universidad Nacional (UNA); el 11,5% para el Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec); y 6% para la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

‘Líneas de acción’

El acuerdo del FEES 2022 fue suscrito por Guiselle Cruz, ministra de Educación; Elian Villegas, ministro de Hacienda; Pilar Garrido, ministra de Planificación Nacional y Política Económica; Paola Vega, jerarca de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, y Randall Otárola, viceministro de la Presidencia, como testigo de honor.

También participaron Luis Paulino Méndez, rector del Tec; Gustavo Gutiérrez, rector de la UCR; y Francisco González, rector de la UNA y presidente del Conare.

Asimismo, Rodrigo Arias, rector de la UNED; Emmanuel González, rector de la UTN, además de César Alvarado, en representación de los estudiantes.

“Es un reconocimiento a la educación como uno de los sectores prioritarios y que constituye una inversión estratégica y en especial en esta coyuntura, donde la educación es fundamental en el combate a las brechas y desigualdades estructurales que obstaculizan el desarrollo humano inclusivo y sostenible en la sociedad costarricense en sus localidades y regiones”, expresó González, en el comunicado.

Los representantes fijaron líneas de acción que incluyen el fortalecimiento del sistema educativo, la atención de necesidades derivadas de la pandemia y la innovación científica y tecnológica.

“Para el movimiento estudiantil es importante continuar fortaleciendo los programas de becas estudiantiles, así como los programas de regionalización universitaria para ampliar el acceso y la diversificación de la educación superior en las diversas regiones del país, de forma que se avance hacia una distribución más equitativa de las oportunidades educativas en el territorio nacional”, manifestó César Alvarado, voz de los estudiantes.

Las universidades, además, encaran el reto de sanear sus finanzas, sobre todo, por el alto costo de sus planillas que consumen hasta el 80% del FEES.

Asimismo, tienen pendiente una discusión para revisar la distribución entre las casas de estudio, en consideración a las carreras que ofrecen y necesidades del mercado laboral.

Las casas de enseñanza aseguraron que durante la emergencia sanitaria se incrementaron las matrículas, las becas y apoyos económicos, al tiempo que destacaron el apoyo científico aportado.