Educación

Es un ‘irrespeto’ y ‘lastima’: Presidente Alvarado se molesta porque se hable de ‘apagón educativo’

Mandatario solicitó que deje de utilizarse ese concepto, pues le parece que es como decir ‘que nadie hizo nada’

Cinco meses después de que el Estado de la Educación afirmara que los estudiantes llevan cuatro años en un “apagón educativo”, dada la escasez de aprendizajes a consecuencia de las interrupciones por las huelgas docentes y la pandemia, el presidente Carlos Alvarado manifestó su molestia por ese concepto, el cual, dice, le parece “incorrecto”.

“Francamente me parece incorrecto el término ‘apagón’, no por el Gobierno. Decir ‘apagón’ es un irrespeto al esfuerzo de todas las maestras, maestros, padres de familia y los niños, niñas y jóvenes que durante todo este tiempo hicieron un esfuerzo educativo.

“Llamar a esto ‘apagón’ es como decir que durante dos años nadie hizo nada y eso no es cierto, se hizo lo mejor que se pudo con las herramientas que se tenían en un momento de crisis’, manifestó el mandatario la mañana de este jueves durante la inauguración del curso lectivo 2022, que se realizó en la Escuela Netftalí Villalobos, en San Pablo de Heredia.

En setiembre el Estado de la Educación, iniciativa del Consejo Nacional de Rectores (Conare), dio a conocer su VIII Informe en el que aseveró que las interrupciones y la falta de aprendizajes de los alumnos condujeron al país a obtener “los peores resultados educativos”, pese a los ¢2,5 billones que invierte en educación cada año.

“En los últimos cuatro años se encadenaron reiteradas y significativas interrupciones de los ciclos lectivos que han provocado un fuerte recorte en los aprendizajes estudiantiles, lo que este informe denomina ‘un apagón educativo’ que compromete el desarrollo de competencias y habilidades vitales para el progreso del país y la democracia”, concluyó el análisis.

Sin embargo, Alvarado no está de acuerdo.

“Yo sé lo difícil que esto ha sido en muchos campos, entonces, creo que el término ‘apagón resulta’ muy mercadeable, pero también lastima a la gente que ha trabajado con alma vida y corazón durante ese tiempo. Rogaría que eso no se use; además, hay un plan remedial que es el que ha planteado el MEP (Ministerio de Educación Pública), conocido por el propio Estado de la Educación y otros, para arreglar esto”, manifestó el presidente.

En su informe, el Estado de la Educación insistió en que los retrocesos de los alumnos no pueden atribuirse a la pandemia de la covid-19, pues desde antes de la emergencia sanitaria coexistían problemas muy serios que dificultaban alcanzar mayores avances en el aprendizaje de los estudiantes.

La pérdida de lecciones acumuladas por huelga y pandemia equivalen a un 80% de un año lectivo regular en primaria y un 72% en secundaria. Estas interrupciones afectaron significativamente los aprendizajes en áreas fundamentales como Español y Matemáticas.

La situación, añade, agudizó los problemas retratados por los exámenes PISA 2018 (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en los que más del 74% de los jóvenes de 15 años eran clasificados como estudiantes de bajo desempeño.

Para los especialistas, fueron palpables los efectos negativos de la prolongada huelga magisterial del 2018 sobre los procesos de enseñanza y aprendizaje.

“En una medida extrema, el MEP se vio obligado a aprobar casi a la totalidad de estudiantes”, añadieron los investigadores del informe.

Las limitaciones para llevar una educación de calidad afectaron el desarrollo de los aprendizajes que se debían impartir en 2020. Solo se cubrió en promedio cerca del 50% de los contenidos propuestos en los programas de Matemáticas y Español en escuela y colegio.

La consecuencias de la falta de aprendizajes se evidencian en las demás etapas de los estudiantes en su vida educativa. El diagnóstico sobre conocimientos matemáticos realizado por la Universidad de Costa Rica (UCR), para el curso lectivo 2021, a estudiantes de primer ingreso, arrojó resultados “alarmantes”. De 3.827 estudiantes que fueron evaluados, el 96% (3.673) la reprobó; solo 153 (un 4%) obtuvieron notas superiores a 70.

Balance en la gestión educativa

A tres meses de concluir su gobierno, el mandatario hizo un pequeño balance de la gestión en el sector Educación. Resaltó que hubo situaciones muy difíciles en el primer año de la administración; la primera fue la huelga de educadores en contra de la reforma fiscal, la cual se prolongó por tres meses.

Esa, precisamente, fue una de las causantes del apagón educativo, que rechaza Alvarado.

“Viendo hacia atrás, fue un paso necesario si no no tendríamos los resultados que tenemos como país”, manifestó en referencia a la reforma fiscal o Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, aprobada en diciembre de 2018.

La segunda encrucijada, por supuesto, fue la pandemia.

Entre los aspectos positivos rescató la aprobación, por parte de los diputados, en junio del 2020, de un proyecto de ley para establecer que el examen de idoneidad sea un requisito para ingresar a la carrera docente, pero, agregó, esa reforma no tendrá su fruto de la noche a la mañana, sino conforme vayan avanzando los procesos educativos.

Daniela Cerdas E.

Daniela Cerdas E.

Bachiller en periodismo, estudiante de Derecho. Cobertura de la temática educativa del país desde 2015. Redactora del año La Nación, 2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.