Ángela Ávalos. 3 agosto, 2015

(Video) Agustín, un niño superdotado da la cara a un sistema educativo limitado

En países europeos y en algunos de América, los estudiantes con alta dotación intelectual –o superdotados– tienen la oportunidad de acelerar su avance en el sistema educativo.

También se les ofrecen programas escolares con contenidos enriquecidos, de tal manera que se puedan llenar los requerimientos educativos de estos menores.

Por eso se pueden dar casos como el de la mexicana Dafne Almazán quien, a sus 13 años, ya se graduó de psicóloga y es la profesional en ese campo más joven del mundo.

De acuerdo con un análisis del tema que realizó BBC Mundo, desde un 2% hasta un 15% de la población de cada país –según los sistemas de medición que se usen– podría calzar en el perfil de persona superdotada.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a una persona de estas como aquella con un coeficiente intelectual (CI) mayor a 130 puntos.

Más recientemente, se han añadido otros componentes para clasificar la alta dotación intelectual, que van más allá de la medición del CI.

Opciones. Brasil, México y Uruguay, menciona el reporte de BBC, ofrecen algunas oportunidades en la etapa infantil.

En Brasil, asegura BBC, los docentes cuentan con centros especializados que no solo los forman en este tema, sino que también realizan investigación en alta dotación intelectual.

Según la costarricense Krissia Morales Chacón, investigadora académica especialista en alta dotación, talentos y creatividad y educación especial, Costa Rica es el único país en América Latina con una ley y reglamento específicos para apoyar a este tipo de personas.

Morales participará en el congreso mundial sobre el tema, en Dinamarca, este mes.