Juan Fernando Lara Salas. 9 octubre, 2018
El 27 de febrero, Salom (centro con sombrero) inauguró las Residencias Estudiantiles del Campus de Pérez Zeledón, con las que se benefician 76 estudiantes provenientes de territorios indígenas y diferentes zonas de la Región Brunca. / UNA para LN
El 27 de febrero, Salom (centro con sombrero) inauguró las Residencias Estudiantiles del Campus de Pérez Zeledón, con las que se benefician 76 estudiantes provenientes de territorios indígenas y diferentes zonas de la Región Brunca. / UNA para LN

Roberto Thompson, diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), criticó a la Universidad Nacional (UNA) por gastarse $14 millones en la remodelación de una plaza en el campus de Heredia, que tendrá debajo un museo, galerías, bodegas y cafetería y la primera concha acústica de la institución.

El dinero también alcanzará para un edificio denominado “Casa Estudiantil” que albergará oficinas para estudiantes, otra cafetería y un sótano para parqueo.

“En medio de la grave crisis fiscal que vive el país, la UNA contrata y adjudica la remodelación de una plaza y una casa estudiantil en $14,5 millones, cerca de ¢8.700 millones. ¿Uso eficiente de los recursos públicos?”, escribió este martes el liberacionista desde su cuenta en la plataforma Twitter.

Su homólogo y jefe de fracción del PLN, Carlos Ricardo Benavides, incluso ironizó también desde Twitter: “¿Crisis? ¿Cuál crisis? Crisis hay en la hermana República de Costa Rica. ¡Nosotros estamos pura vida!”, manifestó en referencia el mismo tema.

Con sus palabras, Thompson y Benavides hicieron referencia, por separado, a la publicación este martes en el diario oficial La Gaceta de la licitación pública N° 2017LN-000012-SCA (Nueva Plaza de la Diversidad y Casa Estudiantil).

Según esta, la Proveeduría Institucional de la Universidad Nacional adjudicó el contrato el viernes pasado a la empresa Edificadora Centroamericana Rapiparedes S. A. para obras que ascienden a $14,5 millones y comprenden obra civil y equipamiento de la nueva Plaza de la Diversidad y también una casa civil y sus equipamiento completo.

Alberto Salom, rector de la UNA, confirmó que el trabajo se realizará sobre una plaza ya existente y consiste en un proyecto de varias etapas.

“En primer lugar habrá una concha acústica y bajo la plaza un museo subterráneo, vamos a demoler la actual soda comedor de los estudiantes y, en el mismo sitio, se levantará una nueva cafetería que es necesaria”, aseguró Salom.

Además, se construirán oficinas para estudiantes en lo que denominó “una obra bastante grande que estaba planificada hace tres años”.

El rector insistió en que todo se edificará con recursos propios.

Rector rechaza crítica y anuncia otras obras

“Es lo que llaman algunos subejecución: ahorramos y ahorramos y todo esto es una obra planificada cuando la crisis ni siquiera se preveía. La concha acústica es para los estudiantes; para realizar obras de teatro, prácticas de estudiantes de música, para entretenimiento”, expresó.

Consultado sobre el señalamiento de Thompson, el académico fue directo y categórico en su respuesta: “Le sugiero que no salga a hacer denuncias así, está actuando sin saber de qué se trata la obra cuando primero podría llamarme. Eso se llama mala fe y querer hacerle daño a una institución universitaria que es limpia y transparente”.

Salom aseguró que la Universidad incluso se propone gastar más dinero; alrededor de $35 millones que comprenden las obras en la plaza y otras adicionales.

Citó, por ejemplo, nuevos edificios académicos en la sede de la UNA localizada en Pérez Zeledón, oficinas administrativas y del Consejo Universitario, e incluso un centro de convenciones que servirá como auditorio para las graduaciones estudiantiles.

El rector alega que en la actualidad, por la gran cantidad de graduandos, se ven obligados a alquilar recintos fuera de la universidad o hacer las graduaciones por partes, en fechas distintas, para poder abarcar a todos los estudiantes y sus invitados.

“¿Qué hacemos? ¿Guardamos la plata para no dar la impresión de que estamos malgastando recursos o gastando una bicoca en tiempos de crisis? ¡Diay no!, esos recursos estaban previstos, los hemos planificado y son recursos de inversión. No construimos improvisando”, concluyó Salom.